Sebastián Domínguez y Oscar Ruggeri reflexionaron sobre el retiro tras el anuncio de Fernando Gago: "Es una especie de muerte"

LA NACION
·4  min de lectura

Los exfutbolistas Sebastián Domínguez y Oscar Ruggeri aprovecharon la noticia del retiro de Fernando Gago para reflexionar sobre lo que significa abandonar la actividad profesional para los jugadores, y contaron su propia experiencia acerca de ese momento bisagra e inevitable que atraviesan todos los deportistas de elite.

Con carreras exitosas en el recorrido que trazaron después del fútbol, Ruggeri admitió que igualmente es duro dejar de ser reconocido: "Estamos acostumbrados a que nos aplaudan, nos silben, nos insulten en los partidos, que salís afuera, que uno te insulta, que el otro te pide una foto, la camiseta, firmame esto y lo otro. Y de pronto, se te termina", dijo el exjugador.

Gago: "Dejar el fútbol a mi manera"

"Nos dirigieron entrenadores de la puta madre, los mejores. Nos dirigieron tácticamente, nos ponían, nos enseñaron muchas cosas, ¿pero quién nos prepara para que mañana yo ya no me ponga la camiseta, los botines, esa adrenalina de transpirar por el partido que se nos viene ahora? Empezaste a vivir a los 35 años de otra manera: ¿Cómo hacés?", analizó el "Cabezón" este lunes en F90.

Por su parte, el exdefensor de Vélez hizo hincapié en el hecho de que los deportistas terminan su carrera muy jóvenes. ¿Qué implica eso? Así opinó Sebastián: "La sensación de finitud, de las cosas se terminan, el futbolista la vive muy joven. El futbolista piensa que las cosas son eternas: vos siempre tenés 28 años, siempre estás ahí. Te cuesta verte viejo. Siempre estás a la altura. Y de repente, eso se termina. Y eso, es una especie de muerte".

En la experiencia de Domínguez, incluso, dejar el fútbol tuvo impacto directo en su vida familiar: "Yo estuve separado un año cuando me retiré. Abría los ojos los domingos y no escuchaba a los pibes corriendo por mi casa, yo decía: chau, ¿dónde estoy? Pasaste de un estadio lleno, a estar tirado en una cama solo. Con dos millones de cosas para ver en Netflix, con el auto con nafta para irte a donde vos quieras, con la billetera llena de guita, pero estás solo. Y cuando no lo podes compartir con alguien, es lo mismo que no tener nada".

"Papi, quiero ir a la cancha": el día en que el hijo de Gago lo convenció de no dejar el fútbol

Finalmente, el excampeón con Newell's Old Boys y Vélez Sarsfield hizo foco en lo que significa puertas adentro tener la cámara todo el tiempo encima: "Somos la figura estelar de la familia. Entender de que no somos más el actor principal de la familia, termina siendo el acto de grandeza más importante que vos podés tener con lo que tenés. Yo hago de actor de reparto un rato. Por eso no elegí ser entrenador hasta el día de hoy. Porque digo: ¿otra vez a sebita no lo molesten? No sé si estoy para eso otra vez".

"El reclamo familiar puertas adentro es ese. La figura somos nosotros. Vos sos el reconocido. ¿Y quién ve todo el esfuerzo que hago yo para que vos seas reconocido? No lo ve nadie. A la par, no vamos nunca. Es mentira. Siempre necesitamos un poquito más de tiempo para todo. Para mí, termina siendo violento con la gente que nos rodea. Nunca les preguntaron a ellos cómo están. Siempre nos preguntaron a nosotros como salimos el fin de semana. En algún momento, te sueltan la mano también. Te dicen: yo llegué hasta acá. A mí, ya me pasó. Y pude más o menos encauzar la cosa. Pero no es fácil", cerró.

El propio Sebastián "Pollo" Vignolo, conductor del programa de ESPN 2, no tuvo problema en admitir que se había emocionado con las palabras de sus colegas, y calificó ese tramo del programa, en el que los exjugadores expusieron su experiencia, como la mejor hora en la historia del envío.