Santos - San Lorenzo, por la Copa Libertadores: el Ciclón empató 2-2 en Brasilia y deberá disputar la Sudamericana

Fernando Vergara
·4  min de lectura
El festejo de Pará, autor del segundo de Santos; la frustración de San Lorenzo, que dio batalla, pero no alcanzó el objetivo
Ueslei Marcelino

El camino de San Lorenzo en la Copa Libertadores llegó a su fin demasiado pronto. El Ciclón buscó concretar una hazaña para eliminar al subcampeón sudamericano Santos, en Brasil, y avanzar a la fase de grupos. Pero, tras el 3-1 en el Nuevo Gasómetro, quedó muy lejos. En la noche del martes igualaron 2-2 y el equipo de Ariel Holan ingresó al grupo C que componen Boca, Barcelona (Ecuador) y The Strongest (Bolivia). Del otro lado, Boedo continuará su camino en la Sudamericana. Para los azulgranas los objetivos han cambiado: será tiempo de barajar y dar de nuevo.

Asimismo, sumó un problema: cuando la delegación regresó a Buenos Aires, los testeos rápidos realizados en Aeroparque detectaron los positivos del defensor Andrés Herrera y Walter Ribonetto, asistente de Diego Dabove. Ambos se encuentran por el momento sin síntomas, en buen estado de salud y ya en sus respectivos domicilios particulares.

Copa Libertadores: fixture, horarios y la TV de los partidos de la etapa de grupos

Tras el cambio de sede debido al colapso sanitario en San Pablo, la misión no era sencilla para San Lorenzo en Brasilia, una ciudad a la que llegó sin margen de especulación y aferrado a la épica de algunas gestas conseguidas a lo largo de su historia. Así, frente a la necesidad de un resultado abultado a su favor, Diego Dabove puso en la cancha desde el inicio, por primera vez en esta copa, a los hermanos Ángel y Oscar Romero.

Marcos Leonardo anotó el 1-0 para Santos

Pero el Ciclón volvió a toparse con un conjunto que juega bien en su cadena evolutiva, con movimientos aceitados, veloces. Con triangulaciones. En principio, la idea de Holan empieza a notarse. Y el mérito más grande fue el gran entendimiento que alcanzaron todos como fuerza de equipo. De ese modo llegó el primer tanto del partido a los 22 minutos a través de Marcos Leonardo, una joya de apenas 17 años.

El 2-0 para Santos

A puro empuje y determinación, el equipo argentino presionó en el cierre del primer tiempo. Mostró actitud a pesar de la adversidad. A Santos le costaba recuperar la pelota en el medio y su rival encontraba espacios que trataban de aprovechar sus activos delanteros. Juan Ramírez tuvo el empate, pero se lució el arquero Paulo en el remate y en segunda instancia ante Nicolás Fernández. Fueron algunas de las posibilidades concretas para arrimarse en el tanteador.

El descuento del Ciclón

Sin embargo, todo se hizo muy cuesta arriba para el Ciclón en el segundo tiempo con la temprana expulsión de Gabriel Rojas por una infracción a Marinho en un contraataque. Las escasas esperanzas se fueron desvaneciendo y Pará aumentó a los 11 minutos. Rápidamente descontó Franco Di Santo, que sigue de racha y luego igualó Ángel Romero. Valorable, desde ya, la actitud azulgrana.

Ángel Romero estampó el 2-2

Para San Lorenzo era de vital relevancia el acceso a la zona de grupos, porque el avance representaba un importante ingreso económico. De hecho, la actualidad financiera del club de Boedo lejos está de ser la ideal y el 2020 lo cerró entre deudas y cheques rechazados. En la rueda de repechaje disputada contra Universidad de Chile, la institución se aseguró 1.050.000 dólares. Pero el plato fuerte aparecía más adelante. Ya entre los mejores 32 equipos los montos se incrementan: cada institución recibe 1.000.000 de dólares por cada compromiso que juega de local.

Marcos Leonardo celebra su gol, el primero de Santos en Brasilia
BUDA MENDES


Marcos Leonardo celebra su gol, el primero de Santos en Brasilia (BUDA MENDES/)

Un detalle que no se puede soslayar: San Lorenzo llegó al repechaje de la Libertadores gracias a que Defensa y Justicia celebró en última Sudamericana. Los azulgranas ya estaban clasificados para la presente edición, y ese será su próximo destino. El nuevo formato de la competición, que contará con un incremento de partidos disputados, entregará un 25% más que la última copa en conceptos económicos. Desde ya, los números son notoriamente más bajos si se los compara con la Libertadores. El Ciclón formará parte del grupo A junto con Rosario Central, Huachipato (Chile) y 12 de octubre (Paraguay). Como primer paso, en la segunda competencia continental cada equipo recibirá otros 300.000 dólares por cada partido como local.

¿Qué sucederá, por ejemplo, con los hermanos Romero a partir de junio? Tanto Ángel como Oscar tienen dos de los contratos más elevados del plantel. Es difícil contar con certezas en estos momentos. Lo cierto es que los planes del Ciclón se alteraron sustancialmente y sus luces -además de la Copa de la Liga- apuntarán hacia la Sudamericana. El próximo miércoles, en el Nuevo Gasómetro, tendrá su estreno contra Huachipato.