Santos-Independiente: el Rojo perdió en Brasil, por los octavos de final de la Copa Sudamericana, pero quedó la sensación que sigue vivo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Lucas Rodriguez intenta frenar un avance de Marinho, el más peligroso de Santos, (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP)
CARLA CARNIEL

Independiente perdió por 1 a 0 con Santos, en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana, en Brasil. El equipo de Avellaneda, sin rodaje ni refuerzos, más allá de la derrota, mantiene la esperanza de alcanzar la clasificación. El conjunto brasileño juega bien cuando ataca, pero deja espacios y no muestra rigor en la marca, en los metros finales.

Por Messi. El trueque que prepara Barcelona que podría sacudir el mercado de pases

Santos pudo ganar por una diferencia mayor. Sin embargo, Independiente casi lo empata, con un tiro libre fantástico de Silvio Romero, de convincente actuación, que contuvo Joao Paulo. Apenas faltaban segundos para el cierre del espectáculo.

La revancha será el próximo jueves 22 de julio en el estadio Libertadores de América y el ganador se enfrentará en los cuartos de final a Junior, de Colombia, o Libertad, de Paraguay, que jugaron el partido de ida anoche en Barranquilla con triunfo del equipo visitante por 4 a 3.

El 1 a 0 de Santos

Independiente tuvo una digna actuación durante la primera mitad del espectáculo, con personalidad y chispazos de buen juego, liderados por Roa. El conjunto de Avellaneda no dispuso de situaciones de riesgo, pero mantuvo la guardia alta y pocas veces sufrió sofocones en la última línea.

A pura velocidad, Kaio deja en el camino a Roa, en un ataque de Santos; el volante de Independiente mostró su calidad (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP)
CARLA CARNIEL


A pura velocidad, Kaio deja en el camino a Roa, en un ataque de Santos; el volante de Independiente mostró su calidad (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP) (CARLA CARNIEL/)

No le sobra plantel a Independiente, que mantiene la estructura del semestre anterior y dispuso de un cuarteto de intérpretes audaces, compuesto por el colombiano, el joven Velasco, el escurridizo Palacios y Silvio Romero, siempre un peligro latente. Sin embargo, lo mejor del Rojo se construyó en la zona media, con (el otro) Romero, Lucas, como el símbolo del quite y la distribución.

Santos Pará protege el balón frente a Andrés Roa, uno de los más punzantes de Independiente (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP)
CARLA CARNIEL


Santos Pará protege el balón frente a Andrés Roa, uno de los más punzantes de Independiente (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP) (CARLA CARNIEL/)

Santos quedó lejos de aquel que eliminó a Boca y llegó a la final de la Copa Libertadores 2020. Arriesga con Marinho, el estandarte de la audacia, acompañado por jóvenes que suman rodaje y les sobra picardía, como Gabriel Pirani y Kaio Jorge, ambos de 19.

Sebastián Sosa salvó varias veces a Independiente (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP)
CARLA CARNIEL


Sebastián Sosa salvó varias veces a Independiente (Photo by CARLA CARNIEL / POOL / AFP) (CARLA CARNIEL/)

Con el transcurrir de los minutos, el equipo local se hizo cada vez más fuerte. Marinho mostró su explosión en las dos bandas, llegaban con criterio los laterales y por sorpresa, los volantes. Santos parecía un equipo peligroso y por momentos desbordó a Independiente, que se mantuvo en pie con un par de buenas atajadas de Sosa. La mejor atajada fue resolver con seguridad un cabezazo de Kaiky, el zaguero de apenas 17 años. Independiente no hacía pie en los minutos finales, pero resultó un alivio porque Santos no tenía puntería y, cuando la tuvo, chocó con las manos del uruguayo.

Hasta que Kaio Jorge aprovechó otra atajada de Sosa, que rechazó un remate con mala fortuna, porque el rebote le quedó al delantero de Santos. Con un toque suave, abrió el marcador. Más tarde, desatado, Santos pudo elevar la cuenta, con momentos brillantes de Marinho, un fuera de serie. Independiente estuvo acorralado en casi todo momento, pero cometió un golazo (una definición con clase de Silvio Romero), que no fue cobrado por posición adelantada.

Es más: Herrera pudo conseguir la igualdad a cinco minutos del final. Santos es un buen equipo cuando ataca, pero al retroceder deja espacios, que no siempre aprovechó Independiente. Es una invitación para los rivales, porque los volantes brasileños están más preparados para el vuelo ofensivo que al rigor defensivo. Sin embargo, no hubo más goles. Independiente perdió, es cierto. Pero tiene argumentos, en su casa, para creer que la clasificación es posible.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.