Santiago Silva: la sanción por la búsqueda de ser papá y el deseo de seguir jugando al fútbol

LA NACION
·3  min de lectura

La lucha no se detiene, las frases son contundentes. Santiago Silva, el Tanque, que fue sancionado con 24 meses de suspensión por la AFA por dar positivo en un control antidoping por tener un nivel de testosterona más alto del permitido, dijo que no intentó sacar ventaja y que lo que tomó fue porque "pretendía ser papá". Además, el delantero uruguayo, que acaba de cumplir 40 años, explicó que pretende retirarse adentro de una cancha.

A fines de octubre recibió la notificación de la sanción y en su cuenta de Instagram publicó: "Recibí la triste notificación sobre la decisión que tomo AFA, dictaminado mi suspensión y anulando mi posibilidad de seguir jugando . A pesar de que en su momento cuando me fue requerido presente todos los análisis y certificados que comprobaban mi situación médica de ese momento (tratamiento para ser nuevamente padre ). Quienes me conocieron y compartieron conmigo mi extensa e intachable carrera, saben de mi compromiso y superación día a día para con mi pasión que es el fútbol".

El delantero interpuso una medida cautelar ya que se trataba de una tratamiento para la fertilidad (estaba jugando en Gimnasia cuando le dio positivo) y la sanción quedó en suspenso, por lo que pudo seguir jugando, ya siendo futbolista de Argentinos Juniors. Sin embargo, el 30 de octubre último la sanción entró en vigencia y no pudo disputar la Copa Diego Maradona.

En su última entrevista con TyC Sports, dejó algunas reflexiones acerca de su caso que realmente dejan clara su lucha por sentir que es una sanción injusta: "No doy marcha atrás en nada porque no tuve la intención de sacar ninguna ventaja. O sí, mi ventaja fue buscar mi tercer hijo. Nunca pensé que me iba a hacer mal y el médico con el que estaba haciendo el tratamiento me dijo que no había ningún problema. Tenía absoluta confianza. No niego que estaba realizando un tratamiento, pero no estaba buscando sacar una ventaja o hacer algo que me hiciera mejor futbolista; estaba buscando agrandar mi familia", dijo Silva.

Además, en una entrevista con Ole, el atacante uruguayo extendió un manto de sospecha sobre cómo se aplicó su suspensión: "Tengo 22 años de carrera y más de 100 controles antidoping, nacionales e internacionales, tengo una reputación en el fútbol argentino. Es totalmente injusto, pero no puedo esperar nada viendo todo el contexto y lo que es la gente que nos representa en el fútbol argentino. Por eso digo que si el mazazo viene tan fuerte es por haber ido a la Justicia. Hay un montón de irregularidades que, por ahí más adelante, cuando termine el caso, se podrán ver. Lo más raro de todo esto es que ahora se declaran incompetentes, como que se lavan las manos, y me mandan al TAS".

No se da por vencido Silva, más allá de tener 40 años, y pretende terminar su carrera adentro de una cancha: "Por mi mentalidad no me siento retirado, pero es una locura, son dos años, es mucho tiempo. Hoy seis meses para un chico es demasiado, imaginate para un tipo de 40 años... Lo que más quiero es retirarme en la cancha. Estaba evaluando cuándo, si ahora o a mitad del año que viene. Por más que me sienta bien y la pandemia no me haya afectado. Físicamente me siento bien, e incluso fue una prueba para mí mismo, soy consciente de la edad. Pero bueno, parece que me quieren retirar de esta manera".