San Pablo - Racing: la Academia dio el golpe en el Morumbí ante el equipo de Hernán Crespo y sacó pasaje a los octavos de final

·2  min de lectura
Mauricio Martínez es perseguido por Martín Benítez; este martes a la noche Racing y San Pablo volverán a enfrentarse por la Copa Libertadores
Fotobaires

Racing consiguió el pasaje a los octavos de final de la Copa Libertadores, con un ajustado triunfo por 1 a 0, ante San Pablo, en el Morumbí. Como había ocurrido la semana pasada en Perú, Juan Antonio Pizzi decidió cuidar a los futbolistas con más minutos pero igual se trajo los tres puntos para Avellaneda. Y se perfila para quedar primero en el grupo, al que todavía le falta la última jornada.

Es la quinta vez en las últimas siete ediciones que la Academia logra pasar de ronda en la Libertadores. De a poco, aún sin lograr pasar la frontera de los cuartos de final, empieza a pisar fuerte en el continente. La última visita a Brasil había sido en diciembre pasado con el histórico triunfo en el Maracaná, por penales, ante Flamengo, el campeón defensor. Ahora consigue una gran victoria en el Morumbí, contra un equipo que llevaba 14 partidos invicto y que también guardó a sus titulares porque este jueves debe jugar la final del campeonato paulista ante Palmeiras. De sus últimos ocho juegos de visitante por Libertadores, Racing ganó cinco, empató dos y perdió apenas uno, ante Boca en La Bombonera. En esos dos empates también se incluye la victoria por penales ante Flamengo.

Anda derecho Racing, que ya parece haber transformado los guiños de la suerte en una virtud. Porque que Gabriel Arias salve al equipo no sorprende. Y, a esta altura, tampoco puede llamar la atención que llegue un puente aéreo entre Maximiliano Lovera y Joaquín Novillo para que la Academia marque un gol. Las manos mágicas de Arias y la agresividad de sus defensores en el área contraria son algunas de las armas que encontró el equipo de Juan Antonio Pizzi para transformar la historia de un semestre que había arrancado torcido. Después de esa ventaja el visitante se dedicó a cuidar el cero.

Como había pasado la semana pasada en Lima con Ignacio Galván, Pizzi le dio la oportunidad de debutar a Imanol Segovia, un zaguero de 20 años. El chico hizo pie en su estreno, nada menos que en el Morumbí. Ya en la segunda mitad, la Academia se replegó demasiado cerca de su arco y sufrió. Pero por quinto partido consecutivo, Arias terminó con la valla invicta. Así, llega de racha, descansado y con la confianza en alza al partido de semifinales ante Boca, por la Copa de la Liga, el próximo domingo en San Juan.