San Lorenzo venció a Boca en la final de futsal: sacó al arquero titular y puso al "ataja-penales" Luka Benyik

LA NACION
lanacion.com

San Lorenzo lo tiene por costumbre. Cuando hay que definir una tanda de penales, el juvenil Luka Benyik, de apenas 18 años, se calza los guantes y reemplaza en el arco a Brian Steccato, uno de los mejores exponentes azulgranas. El resultado no puede ser mejor: con esa modalidad superaron a las series ante Pinocho, Hebraica y Boca en la final. Así, tras el 2-2 en el tercer encuentro, los de Boedo vencieron 6-5 desde los seis metros y se consagraron bicampeones del torneo de futsal AFA.

Boca y San Lorenzo se enfrentaron en la tercera y última final del Playoff, con el antecedente de que ambos habían ganado su partido como visitante. Así, con la eliminatoria 1-1, llegó el momento de definir en el Quinquela Martín. Una vez más, el entrenador Luciano Antonelli tomó la decisión. El método estaba conversado. Y Benyik, el joven arquero de Boedo, primero le tapó el penal a Alamiro Vaporaki y después a Lucas Maina. De este modo, el Ciclón sumó su octavo título AFA y ahora jugará la Liga Nacional.

Lo de Benyik en los penales es notable. Por ejemplo, en cuartos de final se destacó contra Pinocho, luego de empatar 2-2 el tercer encuentro de la serie. En la definición el arquero fue vital y contuvo dos remates. Un par de días más adelante, Benyik (nacido el 30 de enero de 2001) resultó nuevamente el gran protagonista en la primera semifinal frente a Hebraica. El compromiso terminó 3-3 y tuvieron que definir mediante penales. En esa oportunidad, el arquero se la jugó hacia su palo derecho y le detuvo el remate a Gabriel Edelstein. Luego, con el triunfo 5-4 en el segundo cruce, San Lorenzo se metió en una nueva final del torneo de primera división.

"Nos lo merecíamos y estoy muy contento. Ya habíamos hablado de estos cambios con el entrenador desde la serie de cuartos de final. Lo viví con tranquilidad y sabía que se podía dar, nosotros estamos preparados para esto", remarcó Benyik en "Pasión por el Ciclón".

Aunque este cambio es más común en el futsal, en cierta forma la situación recordó a una estrategia que aplicó el técnico Louis van Gaal en los cuartos de final del Mundial de Brasil 2014. Allí, Tim Krul se convirtió en el héroe de Holanda en la tanda de los penales ante Costa Rica. Inesperadamente, el poderoso equipo europeo no había podido con un aguerrido elenco centroamericano.

Luego de 90 minutos, el juego se fue a tiempo extra. Y a pocos segundos de que el árbitro Ravshan Irmatov decretara el final del tiempo reglamentario y el comienzo de los penales, Van Gaal llamó a su arquero suplente, Krul, y le dijo unas palabras al oído. Rápidamente reemplazó a Jasper Cillessen. Krul le contuvo los envíos a Bryan Ruiz y Michael Umaña y Holanda accedió a las semifinales.

Qué leer a continuación