San Lorenzo se rearma con dos refuerzos y una misión: dar de baja a once jugadores

Fernando Vergara
lanacion.com

Como si fuera una imagen en loop, Diego Monarriz se encontró con una situación que San Lorenzo atravesó muy poco tiempo atrás de la mano de Claudio Biaggio. Una serie de buenos resultados en el banco del Ciclón lo afirmaron como director técnico y el ex líder de la reserva será la principal cabeza azulgrana en el fútbol por detrás de Marcelo Tinelli en este inicio de 2020. Un arranque que lo tiene expectante en la Superliga, a cuatro puntos del líder Argentinos y con un mercado de pases agitado: el éxodo en Boedo es importante. Se decidió acelerar los procesos y depurar un plantel numeroso. Así, son muchos los que están haciendo las valijas antes de la reanudación del torneo.

En un verano en el que se piensa en profundidad cada detalle a la hora de comprar y vender -la impredecible economía argentina complica la estada de varias figuras- San Lorenzo se destaca porque tomó la escoba y barrió. En lo que va del año, del club se fueron -o se están por marchar- 11 futbolistas: Fernando Belluschi, Nicolás Navarro, Santiago Vergini, Rubén Botta, Ezequiel Cerutti, Héctor Fértoli, Mauro Pittón, José Devecchi, Elías Pereyra, Manuel Insaurralde y Gianluca Ferrari. Borrón y cuenta nueva. A esto se le añade que hay dos nombres de peso en veremos: Adolfo Gaich y Nicolás Blandi, con ofertas del exterior.

Las próximas horas serán claves tanto en el futuro de Gaich como en el de Blandi. Desde San Lorenzo entienden que la oferta de Brujas de Bélgica por el juvenil no es suficiente y que deberán hacer un esfuerzo por acercarse a los 15 millones de dólares fijados en la cláusula de salida. En Boedo sueñan con retenerlo al menos hasta junio. En tanto que el ex Boca, pretendido por Colo Colo parece estar cada vez más cerca de Chile.

Una de las salidas que más ruido generó fue la de Belluschi, uno de los exponentes más arraigados a la camiseta azulgrana. El adiós del volante tiene que ver con una decisión del entrenador de darle un lavado de cara al plantel. Es cierto, también, que la relación del santafesino con el club estaba un tanto desgastada: entre lesiones, el jugador de 36 años venía exhibiendo bajos rendimientos al igual que otros referentes del último tiempo. Su destino fue Lanús.

En este nuevo ciclo, el club de entrada les informó a Navarro, Cerutti, Botta y Vergini que no estarán en sus planes. Se hace especial hincapié en estos protagonistas porque una de las primeras medidas de la gestión a cargo de Tinelli fue la de reducir varios de los contratos más altos de la entidad. Botta y Cerutti podrían ir a Defensa y Justicia y Colón, respectivamente. ¿Y el resto? La dirigencia escuchó ofertas y se negociaron. Fértoli, a Racing; Mauro Pittón, a Vélez; Devecchi, a Audax Italiano de Chile; Pereyra, a Benfica; Insaurralde, a Universidad Católica de Ecuador, y Ferrari a Godoy Cruz. Nahuel Barrios es otro de los que define su futuro.

En este movimiento de fichas, claro, también hubo un par de bienvenidas. A la primera incorporación del uruguayo Diego Rodríguez (el volante de 30 años llega a préstamo por un año, con opción de compra) se le sumó Alejandro Donatti. El ex defensor de Racing tiene una buena relación con Monarriz, a quien conoce de su paso por Rosario Central como ayudante de campo de Eduardo Coudet, y eso facilitó su arribo a Boedo.

En medio de tantas palabras y de versiones, otro de los nombres que sonó fue el de Jeremías Ledesma. Si bien desde su entorno aseguran que el arquero nunca estuvo cerca de Boedo, en el club pensaron en uno de los mejores arqueros argentinos para adueñarse de los tres palos. Caído lo del guardavallas de 26 años, apareció una oportunidad para que retorne un viejo conocido de la casa: Fernando Monetti, quien ya estuvo en el Ciclón durante el primer semestre de 2019. La poca participación del ex Gimnasia y Lanús en Atlético Nacional de Colombia facilitarían su vuelta a Boedo. Pero nada está cerrado.

Dentro de este panorama, San Lorenzo volvió a ilusionarse con la Superliga. El repunte de los últimos compromisos lo situó en el nutrido grupo de nueve clubes separados por apenas cuatro unidades. Desde el sábado 25 de enero tendrá una seguidilla clave que comenzará frente a Estudiantes. "Tenemos tres partidos en una semana con poca recuperación. Estamos trabajando dos o tres sistemas para que los futbolistas se sientan cómodos y puedan rendir en el campo de juego", explicó Monarriz. El DT se ilusiona. "Tanto Donatti como Torito Rodríguez son competitivos. Y hasta que el 26 de enero no cierre el libro de pases no vamos a decir basta, porque podría aparecer algo sorprendente y que nos sirva".

La reconstrucción del Ciclón lleva una carga especial debido a los malos resultados que envuelven al equipo desde hace varios años. El club se encuentra sumergido en una etapa de modificaciones y precisa un golpe de timón. La purga del plantel, admiten desde adentro, era necesaria. Para los azulgranas soplan vientos de cambio.

Los jóvenes que Monarriz tiene en carpeta

Monarriz decidió llevar a la pretemporada a Cardales a varios juveniles para que se incorporen al primer equipo. Aparecen Agustín Hausch, delantero oriundo de Baradero de tan sólo 16 años (categoría 2003); Mariano Peralta Bauer (goleador de la reserva); Agustín Martegani (volante que ya debutó en primera); Francisco Flores (defensor, habitual convocado a la selección Sub 17); Rufino Lucero (defensor, categoría 2002); Matías Rapetti (lateral izquierdo, categoría 1998), Gastón Hernández (marcador central, categoría 1998); Agustín Peralta Bauer (volante, categoría 2000) y el volante zurdo Nicolás Fernández (categoría 2000).

Tinelli, entre la formación del plantel y el estadio

El último 14 de diciembre, por primera vez en su vida, Marcelo Tinelli fue elegido por los socios como presidente azulgrana. Además de ocuparse del mercado de pases, el conductor televisivo aseguró que uno de sus principales objetivos a corto plazo son los viajes a China a buscar el financiamiento de varios bancos para la construcción del nuevo estadio en Avenida La Plata.

Qué leer a continuación