San Lorenzo: Dabove, la charla con los referentes y la controversia sobre la situación de los hermanos Romero

Fernando Vergara
·4  min de lectura
Diego Dabove, DT de San Lorenzo
ARCHIVO LA NACION

Apenas cinco puntos sobre los 18 en juego en la Copa de la Liga había cosechado San Lorenzo, y el clima empezaba a complicarse para Diego Dabove. Una crisis futbolística a la que se le sumaba la reciente eliminación en la Copa Argentina. Por eso, el técnico pateó el tablero. Una vez más. Por eso, también, el 2-0 sobre Estudiantes de La Plata fue un desahogo para el equipo azulgrana.

La noticia, de entrada, causó cierto asombro: al plantel de San Lorenzo, Dabove les confirmó a los titulares apenas unos minutos antes de partir hacia La Plata para el cruce ante el conjunto dirigido por Ricardo Zielinski. Allí volvió a poner entre paréntesis a los hermanos Romero y apostó por otros exponentes.

En la previa de este duelo el entrenador se habría reunido con algunos de los futbolistas más experimentados del club para expresarles una idea: dejar a los paraguayos en el banco. Una apuesta, en todo caso. Una más. Con esto, el técnico que busca el once ideal volvió a optar por un esquema 4-3-3 y mandó a la cancha a Franco Troyansky y Nicolás Fernández para acompañar en el ataque a Franco Di Santo. ¿Sorpresivo? No. Pero sí llamó la atención la ausencia de Ángel. No así de Oscar, que vio la mayoría de los partidos desde el banco.

Agüero anunció que no seguirá en Manchester City después de junio y deja abierto su futuro

Cabe resaltar que desde su llegada a San Lorenzo, el DT tuvo que lidiar con el “Romerogate”, con diversas situaciones que ya venían de arrastre. El técnico pisó fuerte en el terreno, con mano firme y en el medio de un clima interno espeso con los hermanos –a quienes no tiene como sus principales prioridades– dejó algo en claro: “Son dos jugadores más del plantel”.

El momento de tensión cuando Diego Dabove reemplazó a Angel Romero en el partido por la Copa Libertadores; desde ese momento, todos siguen de cerca la relación entre el DT y los hermanos paraguayos
El momento de tensión cuando Diego Dabove reemplazó a Angel Romero en el partido por la Copa Libertadores; desde ese momento, todos siguen de cerca la relación entre el DT y los hermanos paraguayos


El momento de tensión cuando Diego Dabove reemplazó a Angel Romero en el partido por la Copa Libertadores; desde ese momento, todos siguen de cerca la relación entre el DT y los hermanos paraguayos

Ya desde el inicio de su ciclo, Dabove mantuvo una relación bajo tensión con los paraguayos. Públicamente, la más visible fue la noche en la que el Ciclón eliminó a Universidad de Chile en el repechaje de la Copa Libertadores disputado en el Nuevo Gasómetro. En el segundo tiempo, Ángel marcó su primera conquista de la temporada y fue la gran figura del compromiso. Sin embargo, Dabove optó por sacarlo de la cancha a los 19 minutos del segundo tiempo, cuando el jugador de 28 años era el dueño absoluto del equipo. El gesto de desaprobación del paraguayo –también hubo un cruce de miradas y un intento de explicación del DT, que lo tomó del brazo– se vio desde cada rincón del estadio azulgrana.

Estudiantes - San Lorenzo: la contundencia del Ciclón fue demasiado para un adversario demasiado tibio

¿Influyeron estas circunstancias para que Dabove dejara de lado a los gemelos? El DT siempre lo negó, pero sólo el tiempo se encargará de echar luz sobre la cuestión. No dejan de ser llamativas las ausencias en un equipo que todavía no pudo tomar vuelo. Si bien se puede entender la inquietud por evaluar a otros jugadores, también es cierto que los Romero –aunque no brillen y por momentos ingresen en diversas lagunas en varios tramos del juego– son dos de los futbolistas más talentosos del plantel. También, claro, se habla por quienes San Lorenzo realiza un gran desembolso económico.

Un desahogo para San Lorenzo; el festejo tras el 2-0 sobre Estudiantes en La Plata
FOTOBAIRES


Un desahogo para San Lorenzo; el festejo tras el 2-0 sobre Estudiantes en La Plata (FOTOBAIRES/)

En La Plata, el Ciclón tomó aire a partir de los 12 minutos del primer tiempo. Di Santo, recostado por la izquierda, encabezó la jugada que terminó con un centro preciso que Nicolás Fernández mandó al fondo de la red entrando por el centro del área.

Un rato más tarde, a los 25, San Lorenzo tuvo la oportunidad de aumentar el marcador: Juan Ramírez envió un centro desde la izquierda, Bruno Pittón la bajó en el segundo palo y Di Santo definió, pero Andrés Merlos –de muy flojo desempeño– cobró posición adelantada cuando en realidad el artillero estaba en clara posición lícita.

Resultó parejo el primer tiempo. A los platenses el partido se les presentó en clara desventaja desde el comienzo. A pesar de eso, insistieron con entrega. José Devecchi, uno de los más destacados de la noche, respondió con solvencia ante un par de embates de Estudiantes.

En la segunda parte San Lorenzo convirtió –posiblemente– el gol más destacado de la era Dabove. A los 23 minutos, Julián Palacios robó la pelota en el sector derecho de la mitad de la cancha y el balón pasó por los pies de Di Santo, Marcelo Herrera, Troyansky –la aguantó muy bien en el área– y la estocada final quedó en el pie zurdo de Ramírez. Al cabo, una conquista jugada a ras del suelo, bien elaborada.

Dabove (cuatro victorias, tres empates y cuatro derrotas en Boedo) respiró aliviado en La Plata. Ganó con justicia y mantiene las opciones para clasificar. El movimiento de piezas esta vez le funcionó. Ángel Romero, en tanto, disputó los últimos 13 minutos. Oscar, en el banco, observó todo desde lejos.