San Antonio Spurs. Una racha negativa que se repite después de 22 años y los playoffs que son una gran incertidumbre

LA NACION
lanacion.com

Parece imposible de creer, pero está sucediendo. No se trata simplemente que San Antonio Spurs no puede tener derrotas: lo que resulta increíble es que después de 22 años afronta una de las peores rachas negativas en la NBA.

La estadística dice que desde febrero de 1997, la franquicia de Texas no acumulaba siete caídas consecutivas. Y las proyecciones no le permiten ver un horizonte claro. Desde la temporada en la que Tim Duncan era un rookie que los Spurs no tenían una sequía de éxitos tan prolongada. Así, inevitablemente comienzan los interrogantes acerca de si este equipo será capaz de ingresar a playoffs de la NBA esta temporada, una cita a la que no falta también desde hace 22 años.

La caída del miércoles por la noche ante Washington por 138-132 representó la séptima derrota en fila de San Antonio, una marca que no registraba desde el 23 de febrero de 1997 al 5 de marzo, cuando también tuvo un balance de 7-0. Incluso, según datos de ESPN Stats, es tan extraña esta racha para los Spurs, que tomó como referencia a las 30 franquicias de la NBA para explicar que ellas tuvieron un total de 1089 rachas de al menos cinco derrotas seguidas y dentro de esa estadística el equipo de Gregg Popovich apenas tuvo dos momentos negativos: en abril de 2011 cuando sumaron seis caídas en línea y esta que se concretó en la casa de los Wizards.

No parece sencilla la tarea de Popovich, que entendió que sumando a su staff técnico a Tim Duncan podía darle otro vuelo a sus sistemas y encontrar una conexión diferente con su grupo de jugadores. pero no logra poner en sintonía a DeMar DeRozan y a LaMarcus Aldridge, sus estrellas. "Por lo general, si anotás 132 puntos, probablemente deberías tener un muy buena oportunidad para ganar. La mala noticia es que si permitís 138 no lo vas a hacer. Soy un tipo muy inteligente. Me imagino que es lógico. Podría estar equivocado. No hay mucho más que decir", fue la respuesta de Pop, fiel a su estilo.

Si bien los gestos del grupo parecen estar conectados con la delicada situación que atraviesan como equipo, los jugadores salieron a hablar del tema y dejaron mensajes que se contraponen: "La racha en la que estamos, cada partido que perdemos se siente peor que el anterior", le dijo DeMar DeRozan a ESPN. Mientras que Patty Mills comentó: "Debemos mantenernos positivos. Tenemos que estar unidos y encontrar un camino para superar la situación".

El panorama no parece simple tampoco, ya que según datos de ESPN's SOS, el calendario que le había tocado a San Antonio comenzaba con los juegos menos complejos y era de los fixtures menos delicados de la temporada. Pero no pudo imponerse en este tramo de la serie regular y su camino le presenta una ruta en la que en los próximos cinco juegos tendrá que medirse con Sixers, Lakers y Clippers.

Ahora más que nunca la mano de Pop y la experiencia de Duncan serán determinantes para rescatar a la franquicia que supone domina el Oeste como casi nadie.

Qué leer a continuación