En San Antonio: la historia de Becky Hammon, la primera mujer que dirige a un equipo de la NBA en un partido

LA NACION
·4  min de lectura

A los 43 años, Becky Hammon entró en la historia de la NBA, al convertirse en la primera mujer en dirigir a un equipo durante un partido. Lo hizo anoche, durante el encuentro entre Los Angeles Lakers y San Antonio Spurs, como coach del equipo texano, tras la expulsión de Gregg Popovich. Hammon reemplazó así al histórico conductor de los Spurs. Seguramente le hubiera gustado más ganar que ser la protagonista de una historia singular, pero el triunfo quedó en manos de los actuales campeones de la mayor liga de básquetbol del mundo, por 121 a 107.

Hammon tomó el control de los Spurs durante el segundo cuarto, después de que el entrenador Popovich fue expulsado por discutir con el árbitro Tony Brown cuando faltaban 3:56 minutos en el segundo periodo. Popp entró a la cancha a reclamar, después de que no se marcó una presunta falta sobre DeMar DeRozan y en el intento de rebote de Drew Eubanks. Luego de ser excluido, le dijo a Hammon: "Te toca a vos".

Hammon tomó su lugar en la banca del equipo durante el intervalo. Es la primera entrenadora asistente de tiempo completo en la historia de la liga, y acompaña a los Spurs desde 2014, por lo que llegó a compartir varios campeonatos con Manu Ginóbili. No es la primera vez que Popovich es expulsado, y de hecho, algo similar sucedió ante Portland, el 16 de noviembre de 2019. Pero esa vez fue Tim Duncan el que ocupó el lugar del veterano coach; el legendario integrante del Big Three decidió no regresar como asistente esta campaña, y ese puesto quedó en manos de Hammon.

Becky Hammon junto a Manu Ginóbili, cuando el bahiense todavía jugaba en los Spurs
Fuente: Archivo

Rebbeca Lynn Hammon, conocida por todos como Becky, había sido ascendida hace un par de temporadas al rango de tercera asistente de Popovich junto a Ettore Messina e Ime Udoka, luego de conducir a los Spurs a ganar la Liga de Verano en Las Vegas en 2015, pero en los últimos tiempos creció su papel dentro de la conducción del equipo. Hace tres años también dirigió a los Spurs en un partido de pretemporada frente a Denver Nuggets, pero el de anoche fue el primer cotejo de carácter oficial.

Mucho tiempo atrás, Hammon también había dejado otras marcas dentro del básquetbol norteamericano. Como jugadora, se desempeñó como base en New York Liberty y en San Antonio Silver Stars, disputó seis veces el All Star de la WNBA y se la considera una de las 20 mejores basquetbolistas de la historia. Sin embargo, en 2008, después de enterarse que ya no sería tenida en cuenta para el seleccionado estadounidense, tomó la decisión de jugar para Rusia los Juegos Olímpicos de Beijing 2008, por lo que fue acusada de "Judas", "antipatria" y de "traidora", por parte de la prensa y los aficionados. Hammon ya estaba acostumbrada a dividir su temporada -jugaba un semestre en la WNBA y otro en España o Rusia-, y aceptó la propuesta de Igor Grudin, seleccionador ruso y director del poderoso CSKA de Moscú.

Becky Hammon, como jugadora de New York Liberty
Fuente: Archivo

Más allá de las críticas, recibió la ciudadanía rusa y contribuyó a obtener la medalla olímpica de bronce para su nuevo país, con el que luego jugó también el EuroBasket 2009, el Mundial 2010 y los Juegos de Londres 2012. Pero, a pesar de esta controversia, en San Antonio siempre tuvo la máxima consideración. Jugó para las Stars durante siete años, desde 2007 hasta su retiro en 2014, y su dorsal, el número 25, es el única que se ha retirado en la historia de esa franquicia de la WNBA.

Anoche, luego de su debut, Hammon comentó: "Trato de no pensar en los aspectos más trascendentes de esto, porque puede resultar abrumador. Realmente no tuve tiempo de reflexionar, ni de mirar siquiera mi celular, así que no sé qué pasó allí fuera". Y agregó: "Busqué que los jugadores hicieran lo correcto. Traté de motivarlos. Evidentemente, todos estamos en una situación de aprendizaje, pero me hubiera encantado salir con una victoria para el equipo".

Becky Hammon, en sus tiempos de jugadora de la WNBA
Fuente: Archivo

La figura de la noche volvió a ser LeBron James, que cumplió 36 años y lo celebró con 26 puntos, 8 asistencias y 5 rebotes en el tercer triunfo de los Lakers. Los equipos completarán la serie de dos duelos este viernes. James se mostró contento con el logro de Hammon: "Obviamente ella ha hecho su trabajo en los últimos años, y el entrenador (Popovich) le ha dado la oportunidad. Es hermoso oír cómo da las órdenes. Es muy apasionada por este deporte. Le deseo felicidades, esto es muy bueno para ella y para nuestra liga''.