Samuel Eto’o: Lionel Messi como “Dios del fútbol” y la cuenta que le quedó pendiente con Boca

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·8  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Samuel Eto'o en Doha, donde es embajador del Mundial de Qatar 2022
Samuel Eto'o en Doha, donde es embajador del Mundial de Qatar 2022

Pronto hará dos años que Samuel Eto’o se retiró del fútbol. Qatar SC fue la última estación de su prolífica carrera, con más de 400 goles repartidos entre 13 clubes y el seleccionado de Camerún, con el que fue campeón olímpico y bicampeón de la Copa Africana. Una de sus primeras decisiones como exjugador fue quedarse a vivir en Doha, donde se transformó en Embajador del Mundial de Qatar 2022. “Si la FIFA lo quisiera, el próximo mes podría comenzar el Mundial. Estamos preparados, con las obras avanzadas en un 95 por ciento”, expresó Eto’o (40 años), con un tono jovial que no lo abandonó en la charla por Zoom con La Nación.

Uno de los mejores futbolistas africanos de la historia también forma parte de Generation Amazing, un programa que comenzó en 2010, junto con la candidatura de Qatar al Mundial, con llegada a 725.000 personas vulnerables y desplazadas de 10 países. La presencia en la Argentina es a través de la Cruz Roja. Con el fútbol como herramienta integradora, se construyen campos e instalaciones, donde se promueven los valores de la inclusión, la vida saludable y el cuidado del medio ambiente. “Hablamos del lenguaje del fútbol, que va más allá de la política. De aquí al Mundial queremos llegar al millón de niños jugando al fútbol”, agregó Eto’o.

-A casi dos años del retiro. ¿Qué es lo mejor y lo peor de la vida de ex futbolista?

-Lo mejor es que ya no tengo la presión de los partidos. Solo le veo cosas buenas a la vida de exfutbolista. Disfruté del fútbol durante 26 años, fui un privilegiado. En esta ciudad encontré otra forma de vida: combino el trabajo con la posibilidad de pasar un rato en la playa o de dar un paseo en barco. Ahora me siento tranquilo a ver al dios Messi, que me da emociones de las que solo él es capaz.

-Jugaste en 13 equipos de seis ligas diferentes. ¿Cuál de ellos vio al mejor Eto’o?

-Todos tuvieron al mejor Eto’o, dependiendo de la edad que tenía y en la liga que competía.

-Al margen de los goles, ¿cuál era tu mayor virtud como futbolista?

-Eso lo tienen que decir los demás. Decían que yo lo hacía todo: defendía tanto como marcaba goles. Lo que mejor sabía hacer en un campo de fútbol era disfrutar.

Con Lionel Messi ganó dos Champions League; en la final de 2009 ante Manchester United convirtieron un gol cada uno en el triunfo de Barcelona
MANU FERNANDEZ


Con Lionel Messi ganó dos Champions League; en la final de 2009 ante Manchester United convirtieron un gol cada uno en el triunfo de Barcelona (MANU FERNANDEZ/)

-Por lo que te contó tu compatriota Alphonse Tchami, ¿te interesó jugar en Boca?

-No solo por lo que me dijo Alphonse, a quien considero mi hermano mayor. Por suerte podemos ver los partidos del campeonato argentino y un poco me imagino cómo hubiera sido estar en ese campo mítico que es la Bombonera. Soñé cómo sería jugar en ese estadio siempre repleto en un partido importante. No pude tener ese honor, me queda esa deuda. Solo espero que antes de irme de este mundo pueda al menos ver un partido en esa Bombonera repleta.

-Con 16 años llegaste a Real Madrid. ¿Cómo hace un adolescente extranjero para adaptarse a un nuevo mundo de exigencias?

-Tuve mucha suerte cuando llegué a Real Madrid, el mejor equipo del mundo. Me encontré con personas que fueron como mis padres, como José Luis López Serrano, que en paz descanse. Él jugó el papel de mi padre en Europa. Se juntó con mi padre biológico en Camerún para que yo no perdiera la cabeza y viviera la experiencia con tranquilidad.

-En Espanyol no tuviste oportunidades con Miguel Ángel Brindisi, un técnico argentino que es reconocido por su calidad humana. Cuentan que la situación te afectó anímicamente. ¿Cómo lo recordás a Brindisi?

-Obvio que a cualquier futbolista le encanta jugar. En Espanyol, yo pensaba que debía tener un lugar, pero el míster tenía otras ideas. Yo comprendo la posición de un entrenador, no es fácil. Cuando fui futbolista, noté que el de entrenador es el peor lugar a ocupar dentro de un plantel, porque está obligado a tomar decisiones entre 23 muchachos que se creen los mejores cada uno en su puesto. Lo más importante fue que aprendí de aquella experiencia y me ayudó a mejorar.

-En tus cinco años en Barcelona fuiste testigo de la aparición de Messi. ¿Qué recordás de aquella época?

-Bueno, fue el nacimiento del Dios del fútbol.

-Dios del fútbol, suena muy fuerte.

-Ha habido muy pocos dioses del fútbol. Y la Argentina dio dos dioses: uno (Diego Maradona) está descansando cerca de su padre y el otro sigue con nosotros en este mundo. Soy un bendecido por haber jugado con Messi y disfrutado de su fútbol. Con Diego no tuve la oportunidad de jugar oficialmente, pero de niño lo veía mucho por televisión y me parecía algo increíble lo que hacía con la pelota.

Eto'o se quedó a vivir en Doha tras cerrar su carrera en el fútbol qatarí
Eto'o se quedó a vivir en Doha tras cerrar su carrera en el fútbol qatarí


Eto'o se quedó a vivir en Doha tras cerrar su carrera en el fútbol qatarí

-Si Messi es un Dios del fútbol, ¿qué es Cristiano Ronaldo, un apóstol?

-Cristiano es otro Dios. Junto con Messi son los jugadores que marcan el fútbol actual con las notas más altas. Pero ya está llegando otro Dios para cuando Messi y Cristiano se cansen de darnos estas alegrías. Ese nuevo Dios será Kylian Mbappé.

-Como futbolista más experimentado que eras, ¿recordás algún consejo que le hayas dado a Messi en sus comienzos?

-Que marque más goles, porque lo tenía todo. Era un chico muy callado. Me pone feliz que en una temporada haga 40, 45 goles. Con eso hace la diferencia. Jugar con Messi te hace los partidos más fáciles. Yo le agradezco mucho que haya dicho en los medios que lo ayudé en sus comienzos, pero era más lo que él nos aportaba que lo que nosotros le podíamos dar. Yo no le iba a enseñar a jugar, es imposible porque es un Dios. Ahora lo veo por televisión y hay veces que me dan ganas de entrar en el aparato a celebrar con él por lo bonito que son sus goles. Y creo que no soy el único que haría eso.

-Con Messi ganaron juntos la Champions 2009, con un gol de cada uno en la final. ¿Te hubiera gustado quedarte más tiempo en Barcelona? ¿No fue posible por decisión de Guardiola?

-A quién no lo hubiera gustado seguir en Barcelona. Pero mi salida me dio la oportunidad de llegar a otra familia, la de Inter, con jugadores muy importantes y un entrenador único, como José Mourinho, lo que me permitió volver a ganar.

-¿Pensás que lo mejor para Messi es quedarse en Barcelona o que le vendría bien un cambio de aire?

-No me lo imagino a Leo con otra camiseta. Es su club, su casa, su amor. No creo que su continuidad pase por una cuestión de dinero. Leo es el Barcelona y Barcelona es Messi. Sé que [el presidente] Laporta le está preparando un proyecto fiable, interesante.

-Ahora lo va a tener de compañero a Sergio Agüero.

-Entre los dos pueden sumar 60 goles por temporada. Solo le pido a Dios que los proteja de las lesiones.

-¿Qué fue lo más divertido de la fiesta de casamiento de Leo en Rosario?

-La fiesta misma, por eso estábamos ahí. Fue un momento familiar en el que muchos jugadores acompañamos a alguien que queremos mucho. La pasamos de maravilla, es un lindo recuerdo aquella visita a Argentina. Veo que Leo y Antonella siguen felices como en aquella fiesta.

-¿Lo viste a Leo tan feliz como cuando juega?

-Es difícil, no se puede comparar los momentos familiares con los futbolísticos. La familia siempre está por encima de todo.

Con Diego MIlito, compañero en el Inter que obtuvo el triplete en 2010
Luca Bruno


Con Diego MIlito, compañero en el Inter que obtuvo el triplete en 2010 (Luca Bruno/)

-Compartiste el triplete del Inter de Mourinho con Diego Milito, Zanetti, Cambiasso, Samuel. ¿Qué destacarías como rasgo del futbolista argentino?

-Tuve la suerte de jugar con varios futbolistas argentinos en mi carrera. Uno de los primeros fue el “Caño” (Ariel) Ibagaza en Mallorca. Para mí, el “Caño” no tuvo toda la carrera que podía y se merecía. Era un futbolista para Barcelona, Real Madrid o Manchester United. El jugador argentino tiene una particularidad: están siempre entre los mejores del mundo y son hombres de verdad.

-Vos fuiste dos veces campeón de África con Camerún. Leo lleva 16 años tratando de ganar un título con la selección argentina. Ahora lo está intentando en la Copa América por sexta vez. Da la sensación de que es lo último que le falta a su carrera…

-Le deseo que gane ese trofeo, no solo por él, que se lo merece, sino porque con sus compañeros le estará dando una alegría al pueblo argentino.

-¿Por qué África no pudo romper todavía el techo de los cuartos de final en un Mundial?

-Tengo fe en que en el próximo mundial el fútbol africano llegará a la final.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.