Argentina y Sampaoli encontraron el desequilibrio que necesitaban en el fútbol local, con Pavón

El juvenil de Boca terminó de ganarse la consideración del DT: dio dos asistencias en los dos amistosos de la gira.

Jorge Sampaoli tenía algunas cuestiones por definir antes de dar la lista de convocados del fútbol local para los amistosos de la Selección argentina frente a Rusia y Nigeria y, por eso, el último domingo de octubre se acercó hasta La Bombonera para seguir de cerca las actuaciones de Darío Benedetto y Pablo Pérez. Sin embargo, el que eclipsó la mirada del entrenador en el triunfo de Boca sobre Belgrano fue Cristian Pavón, que con su actuación se terminó de ganar su primera citación para ponerse la Albiceleste. Algo que sus compañeros pedían desde hace tiempo.

Nadie podrá decir que el llamado para el cordobés es injusto. Mientras en el último tiempo todas las luces se las llevó -merecidamente- Benedetto y su tremenda racha goleadora, desde un segundo plano el juvenil se convirtió en un jugador cada vez más irremplazable para el equipo de Guillermo Barros Schelotto: en sus gambetas se esconden muchas veces las llaves de los partidos para el Xeneize.  

Es esa capacidad de desequilibrio la que, en definitiva, le abre a Pavón las puertas del combinado nacional: Sampaoli no tiene en el plantel otro futbolista de esas cualidades. El atacante es el primer wing derecho natural que tiene la Albiceste en mucho tiempo: ni Lautaro Acosta, ni Ezequiel Lavezzi en su momento, eran futbolistas tan marcadamente de banda. 

En el partido ante Rusia, que marcó su debut con la camiseta de la Selección mayor, lo primero que hizo fue picar para que Messi le dé un pase y asistir al Kun Agüero para el único gol argentino. Como titular, ante Nigeria, volvió a darle el gol servido al de Manchester City.

¿Qué le aporta el juvenil a la Selección? Lo que hizo en la gira es un perfecto ejemplo. Estacionado en la derecha, no entró demasiado en contacto con la pelota, pero cada vez que participó fue desequilibrante. Eso sí, los partidos internacionales dejaron enseñanzas sobre su posición y lo que no tiene que hacer: no sirve que su tarea incluya retroceder hasta el área propia.