Samantha Terán pone punto final

El Universal

Édgar Luna Cruz, enviado

LIMA, Perú, agosto 1 (EL UNIVERSAL).- La raqueta y la cancha fueron su familia por casi 30 años. Samantha Terán vivió sólo para el squash; ahora se despidió, aunque de la raqueta y de la pelota, nunca podrá separarse...

"¿Que si estamos en paz?.. No, le debo todo al squash, y se lo seguiré debiendo mientras viva". Los Panamericanos de Lima fueron su despedida; no más competencias ni giras fuera de México, de donde tuvo que irse para destacar.

"Estar en estos Juegos fue un premio. Pararme en una cancha fue un bono. Tuve muchos problemas en las rodillas en los últimos años, tuve muy poquito tiempo para recuperarme de la última lesión, pero me voy en paz", comentó.

Se va con una medalla de bronce, una más de las cientos que ha ganado. Samantha pasará a la historia por ser la máxima ganadora de preseas en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, con 15, y así dijo adiós, "dejo al squash en excelentes condiciones. No siento esa responsabilidad de antes, cuando estaba sola y tenía que dar la cara por mi deporte. El squash aportará mucho para México".

Espera que la nueva camada, tenga más apoyo. "Los medios se enfocan mucho en estos eventos y no siguen la trayectoria de los deportistas, que es estar compitiendo día a día contra los mejores del mundo; no es que nos quedemos en casa y solo juguemos para estos eventos".

Qué leer a continuación