La salud de Diego Maradona: terminó la operación que se le realizó en una clínica en Olivos

LA NACION
·3  min de lectura

Diego Armando Maradona fue sometido en la noche del lunes a una intervención quirúrgica para resolver un hematoma subdural en su cabeza. El procedimiento, según confirmaron desde la Clínica Olivos, en la que se realizó la intervención, fue exitoso y ahora el astro descansará en una habitación individual para luego comenzar el posoperatorio.

El centro asistencial dispuso un protocolo estricto para el ingreso de allegados y amigos del Diez: sólo pudieron estar cerca suyo familiares directos.

"Hematoma subdural": qué es la afección por la que operan a Diego Maradona, y que tuvo Cristina Fernández

El entrenador de Gimnasia (La Plata) ingresó al quirófano a las 21.05, y se sometió a un procedimiento calificado "de rutina" por médicos especialistas en temas neurológicos. Podía llegar a durar entre una y dos horas. Al final, cerca de la medianoche se conoció que todo había salido bien y que Diego descansaba junto a su familia y sus allegados más cercanos.

El anuncio de su jefe de prensa

El posoperatorio será tan importante como el procedimiento en sí, ya que el paciente tiene que respetar las indicaciones clínicas, sobre todo en los primeros días. Maradona, con su historial de problemas de salud, no es un "paciente cualquiera", por lo que los médicos que lo atienden monitorearán bien de cerca su evolución.

La salud de Diego Maradona: quién es Leopoldo Luque, el médico que controla su internación

A las 19.09, la ambulancia de alta complejidad que trasladaba al Diez ingresó al portón de acceso de la Clínica Olivos, ubicada sobre la Avenida Maipú. El paciente más famoso había abandonado apenas una hora y diez minutos antes otra clínica, la Ipensa de La Plata. Allí, en horas del mediodía, su médico Leopoldo Luque le había contado que una tomografía computada realizada por la mañana mostró un hematoma subdural en su cabeza. Y que era necesario operarlo. Maradona estuvo de acuerdo con la intervención.

Las banderas con el rostro de Diego Armando Maradona, en la puerta de la clínica Olivos, donde el excapitán y exentrenador del seleccionado argentino fue operado de un hematoma subdural.
Fuente: LA NACION - Crédito: Rodrigo Néspolo

El excapitán del seleccionado había mostrado síntomas de mejoría durante el día. Desayunó (su falta de apetito había sido uno de los síntomas de preocupación para su entorno), caminó con su médico por el segundo piso del sanatorio, bromeó, recibió la visita de Donato Villani, quien acudió a la ciudad de las diagonales en representación de Claudio Tapia, presidente de la AFA. Estaba mucho mejor de ánimo que el lunes. E incluso que el mismo viernes, cuando se lo vio desmejorado en ocasión de su cumpleaños número 60, celebrado en la antesala del partido entre Gimnasia y Patronato, en La Plata.

En horas de la tarde, Diego Maradona abandonó la clínica platense en la que estaba internado y fue trasladado a la clínica Olivos, donde pasadas las 21 ingresó al quirófano para ser operado de un hematoma subdural.
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Antes de emprender el viaje hacia Olivos, Maradona recibió a una de sus ex parejas, Verónica Ojeda, en la clínica platense. Y hasta allí también fue Gianinna, una de sus hijas. Su hermana Dalma se unió al acompañamiento ya en Olivos, donde también estaba su medio hermana Jana, quien vive con Diego. Al Diez no le faltó afecto en las últimas horas, complicadas por un diagnóstico que lo obligó a pasar por la sala de operaciones. De la que ya salió. Y se repone.