La salud de Diego Maradona: deberá ser operado por un edema en la cabeza

LA NACION
·2  min de lectura

La salud de Diego Maradona sigue siendo motivo de preocupación: este martes, un día después de haber sido internado en una clínica de La Plata, se conoció que el excapitán de la selección argentina deberá ser operado de un edema en la cabeza. Así lo confirmaron fuentes vinculadas al propio Maradona, aunque todavía no se conocen detalles de la intervención ni dónde se realizará.

Sí se supo que se le formó un hematoma en el lado izquierdo de su cabeza debido a un golpe que habría sufrido en su casa, producto de una caída, que inicialmente no revistió mayor importancia. Ahora, a raíz de ese edema, se tomó esta determinación, aunque no hubo ninguna comunicación oficial de parte de la clínica Ipensa, donde permanece alojado. Se estima, de todas maneras, que la intervención se realizará en una clínica de la ciudad de Buenos Aires o de Olivos.

Una imagen de la clínica platense donde está internado Maradona.
Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

En principio, la internación resuelta ayer fue decidida de común acuerdo entre Maradona y su neurocirujano de cabecera, Leopoldo Luque, por una situación emocional que afectó al ahora entrenador durante la pandemia. Se le tomó una reserva en la clínica Ipensa y en la tarde del lunes se le realizaron diversos estudios de evaluación. Quedó alojado en la habitación 214.

Por qué internaron a Maradona: los detalles del parte médico

A Maradona no se lo vio bien el viernes pasado, cuando participó de un breve homenaje que se le realizó en el campo de juego del estadio de Gimnasia, antes del partido que su equipo disputó con Patronato de Paraná por la primera fecha de la Copa de la Liga Profesional. Ese día, que cumplió 60 años, ni siquiera se quedó a ver el partido. Maradona no iba a estar presente en el estadio, pero finalmente decidió acudir a un reconocimiento, en el que Marcelo Tinelli, presidente de la Liga Profesional, y Claudio Tapia, titular de la AFA, le entregaron una plaqueta de homenaje, en lo que fue su última aparición pública.

"Diego perdió peso porque venía entrenando. Lo vi triste, eso nos llevó a internarlo de común acuerdo. Diego es una persona de ciclos, a veces está muy bien y de a ratos no tan bien. No me gustaba el momento en el que estaba. Internarlo lo ayuda", expresó Luque, su médico personal, que ahora ultima los detalles de los pasos a seguir.

Alrededor de las 15.40, cuando se conoció la noticia de su próxima intervención, ingresó a la clínica Verónica Ojeda, una de sus exparejas, que se mantiene todo el tiempo cercana a la situación.

Noticia en desarrollo