Salcedo, el jugador de Tigres que dio un partidazo... en favor del América

Carlos Salcedo y Henry Martin. (Photo by Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)
Carlos Salcedo y Henry Martin. (Photo by Alfredo Lopez/Jam Media/Getty Images)

Era un partido en el que no se podía permitir ninguna clase de errores. Era el partido para demostrar la valía, la plusvalía, demostrar que era un error estar en la banca en las últimas fechas. Lo que pudo haber sido una noche de victoria para Tigres y sobre todo para el defensa Carlos Salcedo, se convirtió en una noche para el olvido, en una noche de terror, en una mala noche... !no!

Salcedo no entró porque se requiera su experiencia y pundonor en la línea defensiva, todo eso que aprendió, adquirió y pulió en su camino desde la MLS hasta el fútbol de Italia y Alemania y su posterior repatriación al fútbol nacional, sino porque Hugo Ayala se había lesionado y Tigres necesitaba reforzar la línea defensiva porque ya iban perdiendo 1 a 0 en ese minuto 28.

FOTOS | Contraste: drama y felicidad del Tigres contra América

Carlos Salcedo se enfrentó no sólo a unas aves heridas en su casa pocos días antes, sino al conformismo, falta de idea y gastado planteamiento de Tigres. Miguel Herrera supo con conocimiento de causa, que si mantenía a Henry Martin desde el principio, situación que no se dio mucho en la temporada regular, el jugador yucateco podría desequilibrar la línea defensiva del rival. La salida de Ayala creó un resquicio, esa hendidura ideal para Martin quien ‘cayó’ sobre blandito tras el ingreso de Salcedo.

Al minuto 45 llegó el primer error del central que comenzó el partido en la banca. Henry peleó un balón que parecía controlar la defensa felina. Este tipo de balones que se pueden manipular de mil formas, menos perderlo con un recorrido hacia la propia meta. El americanista robó el balón, con fuerza, con concentración, con hambre de triunfo, tres cosas que Salcedo no mostró durante los minutos que jugó. Martin centró y Giovani dos Santos, ese Giovani que tanto trabajo le ha costado adaptarse al fútbol mexicano y en el que ha sudado más de la cuenta para granjearse el cariño de la exigente afición amarilla, pudo anotar un gol.

Era el segundo del América esa noche. El primero en el que participaba Salcedo.

Tigres se repuso, muchos de sus elementos sabían que podían retomar las riendas de esta serie de Cuartos de Final. Se le había ganado al equipo de Miguel Herrera en el Estadio Azteca. En el ‘Volcán’ no había razón por la que no se pudiera destrozar al odiado rival.

Pero apareció Salcedo otra vez. Una acción que por más que se repasa y se revisa, no se puede entender el porqué de la absurda falta del defensa sobre Roger Martínez en la propia área. Salcedo se convertía en el mejor elemento americanista sin ser parte de su nómina. Emanuel Aguilera sentenció con un magistral tiro desde los once pasos. Tigres se despedía de este torneo.

El árbitro César Arturo Ramos añadió seis minutos, una eternidad para la defensa americanista. Corría el minuto 91 y la gente comenzó a abandonar el Estadio Universitario de Nuevo León en evidente señal de enfado, sabían que con esa defensa no podía haber semifinales.

La afición de Tigres, la misma que presume en ser la más fiel y la más grande de México, es a la vez la más estricta, la que difícilmente perdona algo. No perdonó lo errores de Salcedo y se lo hicieron notar durante el tiempo que quedó del partido. La falta de concentración del jugador durante los minutos que jugó fue tan obvia, que los medios se volcaron a cuestionar a Ricardo Ferretti sobre estas pifias, como si Salcedo hubiese sido el único jugador sobre la cancha.

El juego de Salcedo bien pudo interpretarse como un trabajo ‘vendido’, como esos conceptos que rodearan con mala fama al América en los años ochenta, ese América que supuestamente ‘compraba’ árbitros y jugadores. Así, sin guardar discreción de nada.

Captura de pantalla de la página de Carlos Salcedo en Wikipedia.
Captura de pantalla de la página de Carlos Salcedo en Wikipedia.

El sitio de información Wikipedia presumió este lunes 2 de diciembre que Carlos Salcedo jugaba en el América. El usuario que editó esta información se tomó el tiempo para señalar el equipo con letras rojas, claramente con el afán de marcar una cruel broma. Horas después la información fue corregida.

Veremos cuánto tardará la afición de Tigres en ser benévola con el defensa mexicano, si es que se mantiene en el equipo la próxima temporada.

Qué leer a continuación