El salario de Ibrahimovic en el PSG podría generar enormes gastos al club

El fichaje de Zlatan Ibrahimovic por el París Saint Germain le convertirá en el jugador mejor pagado de Francia, con cerca de 14 millones de euros netos anuales, pero el gasto final podría ser mucho mayor para el club, según abogados interrogados por la AFP.

La cuestión del salario ha estado en el centro de las negociaciones entre el equipo francés y el ya ex delantero sueco del Milan, quien se mostró muy inquieto por la fiscalidad en Francia, cuyo gobierno prevé gravar con el 75% todos los ingresos que superen el millón de euros, según una promesa de campaña del nuevo presidente socialista François Hollande.

Para garantizar al jugador 14 millones de euros limpios de impuestos, que según la prensa exigía el jugador al PSG, el club parisino tendrá que desembolsar una cantidad muy superior.

"La solución, es incrementar en proporción su salario bruto", explicó Jacques Messeca, abogado en el gabinete Eversheds, antes de añadir que el club no puede en ningún caso pagar los impuestos de su nueva estrella.

"Si se quiere que la parte tasada al 75% sea integralmente pagada por el jugador, el club le debería cuadruplicar la suma", coincidió Frederic Naim, abogado especialista en derecho fiscal.

Dichi de otra manera, el PSG debería gastarse, añadiendo otras cargas fiscales inevitables, más de 100 millones de euros cada año para pagarle únicamente el sueldo a Ibrahimovic.

Contrariamente a otros deportistas, como los tenistas, que recorren todo el mundo jugando diferentes torneos, Zlatan Ibrahimovic no podrá elegir el domicilio fiscal.

"Va a trabajar en Francia, por lo que se convertirá en residente fiscal francés. No puede optimizar diciéndose 'voy a ser residente en tal o cual país'", dijo Didier Bujon, director general de Equance, empresa consultora especializada en la gestión privada.

Por el contrario, el PSG podría reducir la factura valiéndose en una disposición del Código General de Impuestos que se aplican a las personas que ejercen temporalmente una actividad en Francia, a condición de que no hayan sido residentes fiscales en el país en los últimos cinco años, que es el caso del futbolista.

Este régimen de impatriados le permitiría reducirse a la mitad la base imponible, lo que en el caso del sueco le haría pasar a alrededor de siete millones de euros anuales.

Más prudente, Jean Baptiste Guillot, gerente asociado del gabinete RMT y abogado especializado en derecho deportivo, destacó que "la tasación de los altos salarios al 75% es, por el momento, un proyecto, cierto que parece factible y recibido favorablemente por la opinión pública, pero cuyas excepciones y modalidades no han sido en absoluto definidas a día de hoy".

"Esta fiscalidad debe servir, a nuestro entender, en la lucha contra las remuneraciones indecentes autoimpuestas por algunos grandes patrones y no a las remuneraciones aleatorias relacionadas con el talento o la inteligencia de personas que ejercen por contrato y que están subordinadas a un empresario o una federación, caso de los artistas o los deportistas de alto nivel", agregó.

El salario de Ibrahimovic no suscita sólo un problema fiscal, sino que ha desencadenado un debate en Francia sobre la conveniencia o no de pagar semejantes sumas de dinero a un deportista en una época de crisis.

La portavoz del gobierno socialista Najat Vallaud Belkacem reconoció este miércoles que el salario que percibirá el jugador "ha chocado a mucha gente" y aseguró que el jugador tendrá una fiscalidad excepcional.

"No hay motivo por el que los deportistas deban escapar de este nuevo tramo del impuesto excepcional del 75%", declaró la portavoz, tras la reunión del consejo de ministros.

"Esto me satisface, estoy contento de que pague sus impuestos en Francia", declaró por su parte el ministro delegado de la Economía Solidaria Benoit Hamon.

Más clara se mostró su compañera de gabinete, la ministra de Deportes Valerie Fourneuron, que calificó esas cifras de "astronómicas e irracionales" y criticó "la ausencia de toda regulación" en el fútbol, "con déficits que se acumulan en el ámbito europeo".

El delantero sueco Zlatan Ibrahimovic entrena en mayo con la selección de su país. El jugador pasó este miércoles por la revisión médica pertinente previa a la firma de su contrato con el París SG, constató la AFP, después de que el martes por la noche se confirmase su fichaje por el equipo parisino.