Una especie de salamandra lleva más de 7 años sin moverse y no está muerta

Yahoo Noticias

Un total de 2.569 días sin que se haya registrado movimiento alguno por su parte. Poco más de 7 años lleva un proteo, variedad de salamandra conocida por los zoólogos por su capacidad para pasar largos periodos de tiempo sin desplazarse y sin alimentarse, según un estudio publicado por Journal of Zoology y recogido por Gizmodo.

Los proteos son una especie de salamadra que viven en cuevas de Europa Central con unas características particulares que le permiten pasar años sin alimentarse ni moverse y seguir vivas. (Foto: Getty Images)
Los proteos son una especie de salamadra que viven en cuevas de Europa Central con unas características particulares que le permiten pasar años sin alimentarse ni moverse y seguir vivas. (Foto: Getty Images)

Lo proteos, explican los expertos, son unos anfibios que viven en las cuevas de algunos países de Europa Central y que no suelen medir más de 40 centímetros de largo. Su hábitat es un entorno tranquilo en el que no coexisten con depredadores que mermen su esperanza de vida. Por lo que no necesitan huir para evitar entrar a formar parte de la cadena alimenticia.

De ahí que como media no suelan recorrer más de cinco metros distancia anualmente. Tampoco necesitan desplazarse mucho para buscar comida dadas sus características. Según detallan en Gizmodo, lo que suelen hacer es quedarse parados y esperar a que se acerque algún caracol o insecto para alimentarse. Pueden pasar mucho tiempo sin comer y, llegado el caso, hasta alimentarse de sus propios tejidos. 10 años llegó a estar un ejemplar de proteo en un experimento sin ingerir bocado alguno.

Para aguantar tanto tiempo reducen su actividad metabólica y se están muy quietos para no consumir energía. También son capaces de vivir en lugares con poco oxígeno. Es decir, son sumamente resistentes y pueden sobrevivir en condiciones realmente adversas. Su esperanza de vida alcanza los 58 años aunque se conocen casos de ejemplares que los superaron.

Para conocer mejor a esta variedad de salamandra tan resistente, un grupo de zoólogos marcó en 2010 a 26 de ellos en la cueva Vruljack 1, situada en Bosnia Herzegovina. Desde entonces ha estado monitorizando su actividad. Les inyectaron un tinte y tomaron su posición exacta en aquel momento para hacer sus cálculos. Cada 100 días, aproximadamente, volvían a registrar nuevos datos y así lo hicieron hasta 2018, como señala IFL Science.

El resultado es que la mayoría cumplió con esa media de recorrer unos cinco metros por año, pero hubo dos que se salieron de la media tanto por arriba como por abajo. El primero de los casos es el de un proteo que se movió 38 metros en solo 230 días. El segundo, que es el que más ha llamado la atención de los expertos, es el que ha estado un total de 2.569 días sin registrar movimiento.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación