Saúl Álvarez-Callum Smith: el Rocky mariachi y el fin de un invicto para que Canelo unifique títulos

LA NACION
·2  min de lectura

SAN ANTONIO.- El boxeador mexicano Saúl Canelo Álvarez volvió al ring después de más de un año de inactividad y venció el sábado por decisión unánime al británico Callum Smith y le arrebató el título de peso supermediano de la AMB y de la CMB.

El mexicano no peleaba desde el 2 de noviembre de 2019, cuando venció al ruso Sergey Kovalev en el MGM Grand de Las Vegas. Su ingreso fue espectacular, con una particular versión mariachi de la canción The Final Countdown.

La pelea se disputó en el Alamodome de San Antonio, Texas, en Estados Unidos, que tiene capacidad para 72.000 espectadores, pero sólo se permitió el ingreso a 12.000 personas, como medidas preventivas por la pandemia de coronavirus. Sin embargo, muchas de las medidas sanitarias no fueron cumplidas.

El boxeador de 30 años se vio superior y ofreció una combinación de golpes que disminuyó la poca resistencia que mostró Smith, quien llegaba invicto al compromiso.

La decisión unánime de los tres jueces fue de 119-109, 119-109 y 117-111. Álvarez (54-1-2 con 36 nocauts) dominó ampliamente el único combate que pudo sostener en el año de la pandemia. A lo largo de los 12 asaltos en el Alamodome, recurrió con frecuencia a golpes rectos y ganchos de derecha sobre la cabeza del púgil inglés.

Smith llegaba a la pelea con Canelo con un invicto de 27 duelos (19 KO), pero sin triunfos ante grandes figuras y con una carrera "modelada" en Europa.

"Vamos a seguir haciendo historia, esta es la era del Canelo. Soy el mejor del mundo, y eso es por algo", dijo Álvarez tras la pelea.

Álvarez ya había noqueado a Liam, hermano mayor de Callum, el 1° de septiembre de 2016, en el AT&T Stadium de Arlington, también en Texas. Muchos especularon que Callum quería vengar aquel revés de su hermano en el noveno episodio. Pero Álvarez no pasó grandes apuros ante el hermano menor.

Tras una victoria sin atenuantes, Canelo dijo que le agradaría un tercer pleito ante el kazajo Gennady Golovkin, quien la víspera impuso un récord, al defender por 21ra ocasión sus títulos de los medianos, con un triunfo por nocaut sobre el polaco Kami Szeremeta.

Álvarez buscaría también la unificación de los cetros de los supermedianos. "Quiero unificar en este peso, y éste fue el primer paso", comentó.