Súper TC2000 en Río Cuarto. Leonel Pernía gana en la pista y Matías Rossi suma para la corona

Alberto Cantore
·5  min de lectura

Un ganador en la pista y un vencedor rumbo a la definición de la corona. La continuidad del campeonato de Súper TC2000, debido a la pandemia mundial de Covid-19 la categoría extendió el calendario a enero y febrero de 2021, enseñó la recuperación del campeón defensor Leonel Pernía (Renault Fluence) y la estrategia que trazó Matías Rossi (Toyota Corolla), líder del certamen. El tandilense logró los triunfos en la Carrera Clasificatoria, del sábado, y en la Final, en el autódromo de Río Cuarto; el Misil redondeó un negocio matemático con el segundo puesto en la competencia que terminó por tiempo, ya que se cumplieron antes los 50 minutos que indica el reglamento que las 41 vueltas pautadas, y afianzó la sumatoria que consiguió el día anterior, con la sumatoria luego de la penalización que recibió su compañero de equipo Julián Santero.

Súper TC2000: un fin de semana con dos incendios impresionantes

Las pruebas aerodinámicas que desarrolló Facundo Ardusso con los ingenieros de Renault Sport, el 30 de diciembre pasado, en el autódromo de Rafaela, ofrecieron resultados en el circuito cordobés, pero con Pernía. La tarea del parejense es la que los pilotos consideran aburridas, aunque son las que representan las mejorías en las performances. "Se obtiene mucha información, es muy importante para el plantel de ingenieros. Son planes de trabajos que hay que cumplir", reconocía el bicampeón 2017 y 2018. Recortar la distancia que sacó Toyota Gazoo Racing, que ganó cinco sobre ocho carreras finales en 2020, era la misión del ensayo. "Cuando el auto no presenta problemas, estamos en la pelea. Por suerte corté la racha negativa. El 2020 fue muy esquivo, con problemas que nos impedían llegar al final de las carreras. Tener de nuevo esa confiabilidad me da tranquilidad.", remarcó el ganador, que en carreras Finales del actual certamen tenía el quinto puesto de la tercera fecha, en Córdoba, como mejor resultado.

La victoria en la Carrera Clasificatoria, del sábado, le dio un empuje al campeón, que no festejaba desde el 26 de septiembre pasado, en Buenos Aires. "Después de ganar fuimos a ver el sector de largada para el día siguiente y decidimos cambiar la grilla. El cajón N°1 estaba muy roto y el N°3 estaba lastimado, pero el N°2 estaba normal y limpio. Esa fue la primera clave de la carrera", confesó Pernía, que tomó la determinación junto con Miguel Ángel Guerra, el director deportivo del equipo Renault. La jugada fue acertada, después de observar lo que sucedió cuando se encendió el semáforo verde: Marcelo Ciarrocchi (Citröen Lounge), que largaba en el cajón que debía ser de Pernía, quedó patinando y Matías Rossi, que partía por detrás del tandilense, lo superó con facilidad.

Ganar una Carrera Final con el N°1 pintado en la puerta era una materia pendiente para el campeón, que lo hizo frente al auto y al piloto candidato: Rossi. "La clasificación fue un mano a mano con Toyota, que nos hacía diferencia en la recta. Por eso en la carrera Final, Rossi me agarraba en succión: si teníamos el setup de ayer hubiera sido más difícil para nosotros, porque el auto iba muy parado en lo derecho. Sabía que Matías [Rossi] iba a apretar en el final, por eso guardé gomas", resaltó Pernía, que recuperó la sonrisa, aunque defender la corona resulte prácticamente una tarea imposible.

Rossi corrió pensando en el título

Siete temporadas acumula Toyota sin consagrarse campeón y el actual recorrido enseña a la estructura como el modelo a batir. "Siguen estando más rápidos y Rossi con sus cualidades conductivas y con un mejor auto te ejecuta", deslizó Pernía, sobre la superioridad del modelo Corolla y de las maniobras defensivas a las que apeló para contener al piloto de Del Viso. La cuenta que hizo el Misil daba ganancias desde donde se la mirara, por esa razón atacó, pero jamás se involucró en un roce que pudiera perjudicar el negocio: se clasificó segundo y las penalizaciones lo enviaron al 10mo puesto de la grilla en la Carrera Clasificatoria; avanzó hasta el tercer puesto -con la ayuda de la sanción que recibió su compañero de equipo Julián Santero, en una maniobra al límite en la que también estuvo involucrado Franco Girolami (Fiat Cronos)-; en la carrera Final fue segundo. "Estar en un podio siempre es bueno y más porque peleamos mano a mano con Pernía. Ayer estábamos diez después de la penalización y uno imagina una escalada para ver hasta dónde puede llegar, aunque honestamente me conformaba con menos. Estoy muy feliz, porque es como si hubiera sido un triunfo para el equipo", la lectura de quien con 138 puntos es el líder del campeonato, con 32 unidades de diferencia sobre Agustín Canapino (Chevrolet Cruze).

La velocidad en la recta de Rossi, Pernía la neutralizaba en los tres restantes sectores del circuito, aunque el Misil ejecutó un par de movimientos con el deseo de desestabilizar al puntero, que no se equivocó. "Fue clave superar a Marcelo Ciarrocchi en la largada, porque por el rendimiento que demostró me hubiera costado. En el primer segmento de la carrera me obligó a hacer radios de giros defensivos y a cuidarme, recién cuando tuve aire libre logré atacar a Pernía, con el que no quería arriesgar un choque, porque el segundo lugar era muy bueno", explicó el desarrollo de la carrera quien lleva una década en el equipo Toyota.

En siete días, el Súper TC2000 visitará el circuito de Paraná, un dibujo que tiene a Rossi como último ganador: en 2019, con una maniobra imperial, superó a Ardusso en la última vuelta. "Me veo bien, porque estamos aprovechando el auto. Muchas veces tenés un auto ganador y no se puede plasmar en los resultados, más con la dificultad de las penalizaciones. Por performance, este campeonato, somos el equipo a batir, eso está claro. Pero no es que uno viene y sabe que va a ganar: hay penalizaciones, hay situaciones de carreras. El equipo está muy bien, enchufado. Hicimos una prueba en Rafaela y haremos una de pista después de Paraná, eso demuestra que no nos relajamos y que queremos mejorar", resalta Rossi, cuál es la filosofía del conjunto para marcar el camino y recuperar el cetro.