Súper TC2000: un piloto se educó en la escuela de una marca de autos, es ingeniero, ahora corre para ella y ganó en Buenos Aires

·5  min de lectura
Damián Fineschi se llevó todos los premios de la quinta fecha del Súper TC2000 en el autódromo de Buenos Aires: dos victorias y la pole
Damián Fineschi se llevó todos los premios de la quinta fecha del Súper TC2000 en el autódromo de Buenos Aires: dos victorias y la pole

Un producto de fábrica. En la butaca de un auto de carrera y con los libros, Damián Fineschi está emparentado con Renault. En el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires, ratificó ese lazo y se adueñó de todos los puntos de la quinta fecha del calendario de Súper TC2000: marcó la pole, ganó la carrera clasificatoria y también la final, con un Fluence. En un escenario que no le resulta indiferente, porque de niño fue parte de la multitud que disfrutó de la Fórmula 1 cuando el Gran Circo visitaba el país, a los 33 años mantiene la pasión por los autos, y el triunfo le dibuja una sonrisa.

La victoria potencia el futuro del ingeniero que entendió que era el momento de abandonar la radio y volver a calzarse el buzo antiflama, el casco y los guantes para acelerar por sus sueños. “La vida útil del piloto es corta y las oportunidades, la mayoría de las veces, no se repiten. Me vine de Europa para cumplir con lo que siempre quise, para lo que me preparé y luché”, relata en la rueda de prensa, con Agustín Canapino (Chevrolet) y Juan Ángel Rosso (Honda Racing), quienes lo acompañaron en el podio, como laderos.

Competir en pandemia. A la mañana en Buenos Aires y por la tarde en La Plata: pilotos que corren de un autódromo a otro

Como piloto de carreras, la ingeniería mecánica acompaña al quilmeño, que cursó la educación secundaria en el Instituto Técnico Renault, de Santa Isabel, que depende de la fábrica. En 2003 compitió en la Fórmula Renault Interprovincial; al año siguiente en la Copa Renault Mégane, y en las temporadas 2006 y 2007, en la Fórmula Renault. Y después de 12 años, Fineschi y la marca del Rombo volvieron a encontrarse, cuando el corredor fue convocado por el equipo de Súper TC2000 para participar con Leonel Pernía en los 200 Kilómetros de Buenos Aires. La apuesta fue un éxito: triunfo y puntos para que Pernía ganara el título.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Pero sin butaca en adelante, Fineschi se marchó a España para trabajar como ingeniero en el WTCR (Copa Mundial de Autos de Turismo). Específicamente, en el equipo All-Inkl Motorsports, en el que corrían sus compatriotas Esteban Guerrieri y Néstor “Bebu” Girolami. Era el ingeniero de performance de Honda, en un nuevo desafío para quien cumplió esa función en escuderías de TC2000 y Stock Car (Brasil), aunque así el quilmeño relegaba el fuego del piloto.

Hasta que Renault volvió a cruzarse en el camino y Fineschi no dudó: “La posibilidad de correr en el Súper TC2000 con la marca era algo que anhelaba desde hacía años. Me incorporaba a Renault, que tiene una tradición inmensa en la categoría, que logró recientemente un tricampeonato con [Facundo] Ardusso y Leo [Pernía]... Los modelos como el Renault 18 y las cupé Fuego marcaron mi infancia. Esto era un sueño y una responsabilidad, porque tenía que estar a la altura de los antecedentes y del resto de los pilotos que conforman el equipo, que mantienen un nivel muy alto”, comenta Damián a LA NACION.

Damián Fineschi y la contundencia del Renault Fluence en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires; con 55 puntos, el quilmeño marcha sexto en el campeonato, a 18 del líder, Matías Rossi (Toyota).
Damián Fineschi y la contundencia del Renault Fluence en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires; con 55 puntos, el quilmeño marcha sexto en el campeonato, a 18 del líder, Matías Rossi (Toyota).


Damián Fineschi y la contundencia del Renault Fluence en el autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires; con 55 puntos, el quilmeño marcha sexto en el campeonato, a 18 del líder, Matías Rossi (Toyota).

Dos cuartos puestos en el estreno en Buenos Aires fueron un espaldarazo a la elección de Alejandro Reggi, director de Renault Sport, y Marcelo Ambroggio, director del equipo de Súper TC2000. La ratificación de la apuesta llegó en el mismo escenario donde Fineschi firmó un doblete de victorias, para formar un póquer de festejos en su trayectoria (el primero fue en Junín 2015, con un Peugeot 408). “No es que el Gálvez va a hacer que uno acelere más, pero es la Catedral y todos queremos ganar acá. Además, es donde pasé muchos momentos muy lindos: las visitas de la F. 1; acompañar a mi papá [Oscar, también piloto], cuando corría con la Ford Sierra en el TC2000; las carreras de Turismo Carretera en el circuito Nº 12; las de la Copa de las Naciones... Mil historias que vienen a la mente: desde estar en la tribuna hasta infiltrarme entre mecánicos para estar en los boxes, porque no todos teníamos pases para estar en esa zona”, dice, y se le iluminan los ojos.

El trofeo en manos del ganador: con la victoria en Buenos Aires, Damián Fineschi suma cuatro triunfos en el Súper TC2000; tres de ellos, en la Catedral del automovilismo argentino.
El trofeo en manos del ganador: con la victoria en Buenos Aires, Damián Fineschi suma cuatro triunfos en el Súper TC2000; tres de ellos, en la Catedral del automovilismo argentino.


El trofeo en manos del ganador: con la victoria en Buenos Aires, Damián Fineschi suma cuatro triunfos en el Súper TC2000; tres de ellos, en la Catedral del automovilismo argentino.

Las de este jueves fueron dos victorias sin sobresaltos, porque en las dos ocasiones partió en la pole y marcó el pulso. Con resto para medir a Rosso y a Canapino, escoltas que nunca pusieron en aprietos el triunfo. “El procedimiento de largada detenida fue lo que más me inquietó. Me fui a dormir con eso en la cabeza y me desperté a las 8 y empecé a mirar cámaras on board, porque sabía que una posibilidad de ganar como esta no se me presentaría muchas veces: un auto rápido, con ritmo y sin penalización... Tenía todo el potencial que se necesita y no debía desaprovecharlo”, explica quien no tenía ayudas extras, porque sus compañeros de estructura quedaron relegados: Pernía, después del pinchazo de un neumático y un despiste; Matías Milla, ausente porque amaneció con líneas de fiebre y la categoría aplicó el procedimiento de Covid-19; Tomás Cingolani salía 12º, en la sexta fila...

Roland Garros. Schwartzman y lo que viene: la salida del Top 10 y el ranking que sí le importa

Ahora, con 55 puntos, Fineschi marcha sexto en el campeonato, que tiene como líder a Matías Rossi (Toyota Gazoo Racing), con 73 unidades. “Es una lucha apretada y lo que queda por delante es auspicioso. La ilusión de pelear por el título siempre va a estar”, se esperanza Damián Fineschi, todo un producto de Renault.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.