Súper TC2000. Matías Rossi y Agustín Canapino, los "no amigos" que definen el título en el Gálvez

Alberto Cantore
·3  min de lectura
Matías Rossi y Agustín Canapino, rivales en la definición de Súper TC2000, como antes en Turismo Carretera y en Top Race.
Fuente: Archivo - Crédito: Súper TC2000 Oficial

La definición será un mano a mano. Un duelo desparejo reservado para dos pilotos: Matías Rossi (Toyota Corolla), el favorito; Agustín Canapino (Chevrolet Cruze), el retador. Los 27 puntos que los separan, con 33 en juego, resaltan la disparidad y los roles que cumplirán: el puntero del certamen podrá ensayar cuentas con varias fórmulas para calzarse la corona, mientras que al arrecifeño lo acorralará la urgencia. El autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires, es el escenario del asalto final del campeonato de Súper TC2000, la misma sede donde empezó la temporada, que por la pandemia de Covid-19 se desdobló en 2020 y 2021.

El circuito Nº 6 consagrará al nuevo monarca, que terminará con el dominio que ejerció el equipo Renault, primero con el bicampeonato de Facundo Ardusso y más tarde con la consagración de Leonel Pernía en 2019.

Incendio en Termas Río Hondo: las piezas que lograron salvar en el histórico Museo Internacional del Automóvil

La amplia ventaja de Rossi puede determinar que el nudo se desate en la prueba de clasificación -desde las 17.25 de este sábado-, que entregará tres unidades al que marque el mejor tiempo. Si Rossi se adueña de la qualy, Canapino estará obligado a sumar puntos -al segundo le corresponden dos y al tercero, uno- para estirar la definición a la carrera del domingo. De lo contrario, el Misil estará habilitado a festejar: aunque abandone en la final y el piloto de Chevrolet gane la carrera y lo iguale en unidades, la mayor cantidad de triunfos en la temporada -cinco contra dos- define en favor de Rossi. Para la grilla de largada del Gran Premio Coronación no habrá sistema de penalidades ni tampoco una carrera clasificatoria, como sí las hubo durante el resto del calendario.

En la pista como en el campeonato de Súper TC2000: Matías Rossi (Toyota Corolla) manda y Agustín Canapino (Chevrolet Cruze) es el perseguidor.
Fuente: Archivo - Crédito: Súper TC2000 Oficial

La batalla entre Rossi y Canapino fue la primera imagen que regaló la temporada: el éxito del piloto de Del Visoen la carrera clasificatoria en la apertura, el 19 de septiembre, con el arrecifeño como escolta, contrastó con el desquite del usuario de Chevrolet al día siguiente, en una ajustada definición contra el conductor del auto Nº 17 en el circuito 8 del Coliseo porteño. En el mismo trazado la categoría se presentó la semana pasada y Canapino se repitió como ganador. Entre esos dos triunfos -los únicos del retador- se dieron las cinco victorias del Misil y la supremacía de Toyota Gazoo Racing, que también firmó primeros puestos con Rubens Barrichello y Julián Santero.

Correr de noche en el Gálvez, una experiencia que se revive luego de poco más de cuatro décadas

En cuatro de las 18 carreras Canapino logró terminar por encima de Rossi en el clasificador: además de en esas dos victorias, lo hizo en la carrera clasificatoria del sábado pasado -terminó tercero, y su adversario, quinto- y en la final de la quinta fecha en el circuito 6 del Gálvez, donde se definirá el título: el arrecifeño largó 12º y resultó escolta de Barrichello, mientras que Rossi cayó al 16º casillero, después de algunos roces con Pernía (Renault Fluence) y Berni Llaver, compañero de Canapino.

Agustín Canapino (Chevrolet) ganó dos de las 18 carreras de la temporada, y Matías Rossi (Toyota) festejó en cinco; el arrecifeño arriba a la definición con 27 puntos de desventaja y 33 en juego.
Fuente: Archivo - Crédito: Súper TC2000 Oficial

Una rivalidad deportiva que se paseó por el Súper TC2000, el Turismo Carretera y el Top Race ofrecerá un nuevo episodio. "Nos gusta cruzarnos en la pista, en especial si estamos peleando por la punta de la carrera. Queremos ganar, como cualquiera, y es innegable que el duelo agrega un plus de atención", contó un tiempo atrás Canapino, que en 2016 se consagró campeón y en su palmarés acumula 14 títulos en 15 años. Para Rossi, la competencia impide un vínculo de amistad, pero los límites no deben estirarse frente al anhelo de una victoria: "No tenemos una buena relación.No hay una relación de amistad y creo que no existirá nunca, por la rivalidad. Somos respetuosos entre nosotros, salimos a correr y a ganar; por eso cuando existe algún roce se lo malinterpreta. Cruzarse con un piloto que anda muy bien siempre eleva el nivel", resaltó Rossi, que, siendo piloto de Toyota, se coronó por última vez en 2013.