Súper TC2000. Agustín Canapino ganó, pero Matías Rossi lo espera en un mano a mano desigual

Alberto Cantore
·4  min de lectura

Cumplió con la misión de estirar la definición del campeonato de Súper TC2000, aunque las cuentas son ajustadas para ilusionarse con el título. Agustín Canapino (Chevrolet Cruze) no podía caer del segundo puesto del clasificador final para aferrarse al sueño: sacó rédito de un roce entre su compañero de equipo Berni Llaver y Leonel Pernía (Renault Fluence) para en la vuelta 3 tomar el control de la carrera y llevarse el premio mayor del autódromo Oscar y Juan Gálvez, de Buenos Aires. Triunfó como en el estreno de la temporada, que también se desarrolló en el circuito N°8 del Coliseo porteño: esta vez, con Facundo Ardusso (Renault Fluence) como perseguidor; en la anterior, controlando los ataques de Matías Rossi (Toyota Corolla), el amplio favorito para ceñirse la corona del certamen 2020/21. El Misil tendrá la posibilidad de rematar la tarea el sábado, en la prueba de clasificación: de marcar la pole, obligará a Canapino a realizar el segundo o tercer mejor registro si pretende prolongar la aventura.

"Desde hace varias carreras vengo con la mentalidad de correr, de exigirme, pero no pienso en el campeonato. El campeonato siempre estuvo muy lejos, la diferencia es amplia. El equipo Toyota nos sacó esta brecha y correrlo a Rossi se nos hizo muy complejo; ellos tuvieron más tiempo en pista. La prueba que hicimos en la semana, antes de venir al autódromo, nos permitió achicar la distancia, dar un saltito de calidad, y eso nos ilusiona para encarar la temporada que viene, que va a empezar casi dentro de un mes. Con Berni [Llaver] ganamos todas las tandas del fin de semana, eso es una señal del avance", le comentó Canapino a La Nacion, en el box del equipo Chevrolet. No está abatido, pero igualmente siente que la pelea es demasiado despareja para, en circunstancias normales, ilusionarse: "Primero tendría que recortarle en la clasificación y después Rossi debería abandonar y yo, ganar", acota el campeón de 2016 sobre los 27 puntos que Rossi tiene a su favor, con 33 en disputa.

El equipo Chevrolet logró el objetivo que no pudo trazar el sábado, cuando Canapino avanzó desde el octavo puesto hasta el tercero, en la carrera clasificatoria que ganó Llaver. El quinto puesto de Rossi minimizó el avance del arrecifeño, que aseguró la inexistencia de órdenes entre sus pilotos. Sin la presencia de su padre Alberto -dio positivo de Covid-19-, su hermano Matías era el encargado, junto con el ingeniero Guillermo Cruzzetti, de establecer comunicación vía online con el director técnico de la estructura para analizar los datos del auto N°86.

Súper TC2000: El festejo de Llaver, el esfuerzo de Canapino y las cuentas de Rossi en la noche del Gálvez

"En la carrera aproveché el contacto entre [Leonel] Pernía y Berni [Llaver], al que le agradezco que me cedió el paso porque quedó con el auto herido. Pasé a Leo en el segundo intento que tuve y eso fue importante, porque si me trababa detrás suyo posiblemente la historia hubiera sido otra. Después, Ardusso venía muy rápido, con mejor auto, pero me favoreció -como en la primera carrera del año- que el N°8 es circuito muy difícil para los sobrepasos", relata Canapino, sobre el desarrollo de las 33 vueltas, las que le dieron la decimonovena victoria en el Súper TC2000.

En el box de Toyota Gazoo Racing, el avance de Chevrolet y el crecimiento de Renault -Rossi viajó detrás de Matías Milla (Renault Fluence)- fue tomado con tranquilidad. "Una mala partida, perdí muchos puestos, porque el auto quedó patinando. Pude recuperarme, avanzar, pero no teníamos medios para seguir progresando. Estoy contento, llegamos con buenas chances para la definición de la semana que viene", señaló Rossi, que después de la fallida largada evitó enredarse en maniobras de riesgo. El Misil, además, tuvo a Julián Santero como escudero y detrás del mendocino se engancharon otros tres Toyota: Ricardo Rissatti, Franco Vivian y Diego Ciantini.

El circuito N°6 del autódromo Oscar y Juan Gálvez será el trazado en donde el Súper TC2000 definirá el campeonato. Un mano a mano con Rossi como favorito y Canapino en el papel de retador, una pulseada que empezó el 20 de septiembre de 2020 y espera a un ganador.