Súper TC 2000: El primer triunfo de Ciarrocchi y la pulseada Pernía-Rossi por el título

LA NACION
lanacion.com

La carrera y el campeonato. El regreso del Súper TC2000 al autódromo de Río Cuarto descubrió un interés desdoblado, entre lo que ofreció la anteúltima fecha del calendario y lo que resultó la pulseada por la corona. Marcelo Ciarrocchi, cordobés de Almafuerte, firmó la victoria con el modelo Lounge 4, de Citroën, y se anotó el primer éxito en la categoría; un triunfo en un momento particular de la estructura, que no se presentará como equipo oficial en 2020. Pero también hubo otro ganador: Leonel Pernía (Renault Fluence), su perseguidor más cercano en la pista y que con el segundo puesto recuperó el liderazgo en el campeonato y aventaja por siete puntos a Matías Rossi (Toyota Corolla). Ellos dos definirán el título el 15 de diciembre en Neuquén.

Un fin de semana de ensueño dibujó Ciarrocchi. Campeón de TC2000 en 2018, entre 2000 y 2003 desarrolló una experiencia en el automovilismo europeo, midiéndose con el cuádruple campeón de la Fórmula 1, Sebastian Vettel, y Nico Hulkenberg, actual piloto de Renault. La crisis económica le impidió continuar en el Viejo Continente: regresó al país, terminó los estudios secundarios y trabaja, desde entonces, en un emprendimiento familiar. Su función es comprar frutas y verduras, por lo que maneja un camión. El sábado, después de clasificarse 7mo, se llevó más tarde la carrera clasificatoria; ayer, fue el más veloz en la prueba de tanques llenos y se impuso con facilidad. Inalcanzable para Pernía, que cada vez que intentó ponerse a tiro e ingresó en el aire sucio del Citroën no le descontaba en los cronómetros. El tandilense llegó a pedir por radio información de seguir atacándolo o mantenerse como escolta, lo que no era una mala cosecha, analizando el rendimiento inconsistente de Rossi.

Con Ciarrocchi fuera de alcance, el eje se corrió hacia la batalla por el título. Rossi arribó a Río Cuarto con cinco puntos de ventaja sobre Pernía, que marcó la pole y con esas cinco unidades emparejó la puja. Antes de la carrera, estaban igualados en 155 puntos. Pero la prestación de cada auto enseñó la fortaleza de Renault Sport por sobre Toyota Gazoo Racing: Pernía -largó 4to- atacó con rapidez a Mariano Altuna (Toyota Corolla) y luego a Agustín Canapino (Chevrolet Cruze) para ser 2do; atrás suyo, el bicampeón Facundo Ardusso (Renault Fluence) era un escudero de jerarquía. Desde el 10 cajón de partida, Rossi avanzó hasta el quinto puesto, pero nunca inquietó a Canapino y debió conformarse con esa posición.

Neuquén será el escenario de la definición del STC 2000. Pernía viajará con ventaja, después de recortar los cinco puntos de diferencia y hacerle una luz de siete unidades a Rossi. "Hacer un fin de semana como este, sin errores y con un gran auto. Tenemos todo a favor y lo tenemos que aprovechar", comentó el tandilense, que busca su primera corona en la categoría y sostener la supremacía de Renault Sport. Enfrente, Rossi, que una semana atrás se consagró campeón en TRV6, advierte: "Me voy preocupado por la diferencia de performance que tenemos con nuestro rival directo en el campeonato. Con lo que tenemos no nos alcanza para pelear mano a mano, pero no bajaremos los brazos".

Qué leer a continuación