Súper Rugby. Jaguares juega a puertas cerradas: los riesgos de un deporte con permanente contacto físico

Alejo Miranda
lanacion.com

No hay Champions League ni eliminatorias, no hay NBA, el tenis está paralizado, el golf también y el Seis Naciones se quedó sin definición. El Súper Rugby, por su parte, quedará suspendido a partir del final de la séptima fecha por decisión de la Sanzaar y en función de las medidas tomadas por el gobierno de Nueva Zelanda, que recluirá durante 14 días a todos los viajeros que arriben a ese país. En ese contexto, Jaguares jugará hoy, a las 20, en Vélez ante Highlanders, a puertas cerradas.

La Sanzaar determinó la suspensión del Super Rugby luego de esta fecha

La imagen de los jugadores escoceses en el aeropuerto de Edimburgo rumbo a Cardiff es elocuente. Sean Maitland saluda a la cámara y deja ver los guantes de latex con que extremaron (acaso demasiado en este caso) la prevención contra el virus. Gales-Escocia, igualmente, fue suspendido a 24 horas del kick-off. Italia vs. Inglaterra y Francia vs. Irlanda, por jugarse en países donde la situación es delicada, ya habían sido cancelados. Lo mismo que las etapas de Hong Kong y Singapur del Circuito Mundial de Seven, la Pro 14 (ex Liga Celta, con equipos de Irlanda, Gales, Esocia, Italia y Sudáfrica) y hasta último momento estuvo en duda la final de la Copa de la Liga inglesa entre Harlequins y Sale, estipulada para el domingo. El Top 14 de Francia es el último certamen en interrumpirse, con pérdidas estimadas en 100 millones de euros según Eurosport.

Pero el Súper Rugby por ahora sigue brindando show. Esto responde principalmente a que participan franquicias de países donde la pandemia no se propagó con tanta vehemencia. Hasta la noche del jueves, la Argentina registraba sólo 13 infectados, Nueva Zelanda cinco y Australia 128. Japón, de donde es Sunwolves, sí es considerado uno de los países con circulación progresiva del coronavirus, por lo que el equipo debió trasladar su base de operaciones a Australia, donde hizo de local el fin de semana pasado y éste, lo que forzó a algunos cambios de horario.

Jaguares también se vio afectado, ya que para el duelo del sábado ante Highlanders deberá jugar sin público por una disposición del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. La medida es por 30 días, por lo que también afectaría a los partidos ante Stormers (21 del corriente) y Rebels (4 de abril). Y en Australia, pese a que este fin de semana todo seguirá su cauce normal, ya avisaron que jugarían a puertas cerradas la siguiente fecha, una medida del gobierno para todo evento que supere aglomeraciones de más de 500 personas que regirá a partir del lunes.

Cómo afecta al torneo

"El Súper Rugby es una competencia internacional y con el brote global del coronavirus en las últimas semanas siempre supimos que, desafortunadamente, en algún momento el torneo se vería afectado", dijo el CEO de Sanzaar, Andy Marinos, en un comunicado el viernes por la noche. "Hemos estado planeando tales contingencias y hemos tenido conocimiento de todas las directivas del gobierno y de las autoridades sanitarias emitidas en sus respectivos territorios".

El equipo argentino llegó el lunes luego de permanecer tres semanas en Sudáfrica y tras hacer escala en Brasil. Los jugadores recibieron los consejos pertinentes de prevención y, por ejemplo, en el entrenamiento del miércoles se pudo ver cómo cada jugador tenía su botella individual para hidratarse.

Gonzalo Quesada y la preparación

Para el entrenador Gonzalo Quesada, el coronavirus fue un inconveniente más en una semana convulsionada. "El hecho de haber estado en Sudáfrica, más allá de que no es uno de los países vigilados, estuvimos en varios aeropuertos así que tomamos algunas precauciones", contó a la nación. "Lo que sí nos afectó fue haber llegado el lunes a la noche tarde y más allá de que tratamos que los jugadores no se distrajeran, estaban todos con las redes sociales pendientes de que se jugaba, que no se jugaba [por el comunicado del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación], que era con público o sin público. Eso distrajo un poco. Se suma a que diluvió el miércoles, el día del entrenamiento más importante de la semana. Pero nos pudimos preparar bien más allá de estas contingencias. Será raro jugar sin público y fue una semana particular, pero estoy seguro de que no nos va a afectar".

Más allá de los recaudos que puedan extremarse, queda la cuestión de si el rugby en sí no es un deporte proclive a la transmisión del COVID-19. La NBA, por ejemplo, ni bien se conoció el primer caso de un jugador suspendió todos los partidos. Todavía no se han registrado casos de rugbiers infectados, pero ¿qué pasaría si uno lo estuviera y jugara un partido?

"El tema del deporte de contacto es un riesgo. El virus está en las secreciones [saliva, mocos], pero no vuela en el aire. Si alguien estornuda y elimina secreción nasal no contagia directamente, pero sí si cae en la ropa y uno lo toca y entra en contacto con la boca, nariz u ojos. Al haber contacto estrecho y transmisión de secreciones en el rugby, la transmisión del virus es muy fácil", explica la doctora Guillermina Kremer, médica infectóloga del Hospital Austral.

"No hay una recomendación específica para cada tipo de deporte. Hay que tomar medidas precautorias como lavado de manos, no compartir el agua, alguien con síntomas o que viene de uno de los países en riesgo no debería entrar a la cancha. Todavía estamos en una etapa de contención. Lo que se busca es que los casos que llegan del exterior no se dispersen y empiece a haber transmisión viral".

A nivel local, la URBA tomó apresuradamente cartas en el asunto y suspendió toda la actividad por tiempo indeterminado, incluyendo entrenamientos, amistosos, plantel superior, juveniles e infantiles. Ya hace un par de semanas había impulsado una campaña para aislar a los jugadores que hubieran estado en los países de riesgo y para que cada uno llevara su botella de agua a los entrenamientos.

Los jugadores de Pumas 7s, por ejemplo, que esta semana volvieron de disputar los certámenes de Los Ángeles y Vancouver, debieron suspender la concentración que tenían prevista y quedaron en cuarentena. También se interrumpió una concentración nacional de Pumitas M20 en La Plata. En cambio, la UAR dio vía libre la decisión de cada unión local la disputa del Argentino Juvenil M18, que este fin de semana disputa la segunda fecha, a condición de que los partidos sean sin público.

La Súper Liga Americana sigue su curso a medias, con la disputa de la 2ª fecha. Ceibos juega hoy a las 17 ante Selknam en el Estadio Nacional de Chile, con público. En Asunción, se suspendió el encuentro que anoche debían sostener Olimpia y Corinthians a puertas cerradas.

El coronavirus todavía no llegó al rugby, pero ya alteró su desarrollo. Mejor prevenir que curar.

Qué leer a continuación