Centurión, con el clásico en el horizonte

De un mes y medio de recuperación, Centu bajó los tiempos a apenas 17 días: hizo fútbol junto a sus compañeros y llegará al duelo ante River.

La imagen que dejó Ricardo Centurión el 1° de mayo, mientras el grueso del país descansaba por el Día del Trabajador, habla a las claras de su objetivo: se levantó bien temprano, pidió que le abran la puerta del gimnasio y se puso a laburar. Su compromiso con Boca es tan mayúsculo y sus ganas de volver a ponerse la '10' tan grandes, que ni siquiera en un feriado decidió frenar su puesta a punto. Y vaya si el esfuerzo le da resultados.

Pasaron 20 días desde aquel sábado 15 de abril cuando a Ricky, en medio de la práctica de pelota parada, se le trabó la rodilla. Esguince de grado 2 fue el parte oficial y los tiempos, estimados más por extraños que por propios, indicaban al menos un mes de recuperación. El ex-Racing lo bajó a dos semanas y media: este miércoles se entrenó a la par de sus compañeros, hizo fútbol reducido y ya es una fija que estará en el Superclásico del próximo 14 de mayo.

Si bien la intención del cuerpo técnico siempre fue apurar su rehabilitación, fue el propio jugador el que mejoró solo con el correr de los días y ni siquiera fue necesario urgir los tiempos. Así, sacando cualquier imponderable, Centu podrá regresar al cien por ciento ante River en La Bombonera, aunque Guillermo y Gustavo tampoco descartan darle algunos minutos ante Estudiantes el próximo sábado para probarlo y para que sume rodaje.