El "infierno" de un pasajero que colapsó en un vuelo de Ryanair

Yahoo Finanzas

Shaun Pinkerton es una de las personas que el pasado 31 de enero viajaba a bordo de un vuelo de Ryanair que cubría el trayecto de Budapest a Edimburgo cuando de pronto comenzó a encontrarse mal y sufrió un colapso. Según ha relatado en declaraciones recogidas por The Independent, él no fue el único pasajero que vivió un episodio como el descrito aquel día.

El "vuelo del infierno" de Ryanair en el que colapsaron cuatro pasajeros según el relato de uno de los afectados. (Foto: AP Photo)
El "vuelo del infierno" de Ryanair en el que colapsaron cuatro pasajeros según el relato de uno de los afectados. (Foto: AP Photo)

Pinkerton ha calificado aquel viaje como el “vuelo del infierno”. El recuerdo que guarda de lo sucedido y lo reciente que está todo le ha marcado tanto que, a día de hoy y con un viaje en las próximas semanas, se declara incapaz de volver a subirse a un avión.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Los hechos a los que hace referencia habrían ocurrido el pasado 31 de enero en un vuelo de Ryanair entre Budapest y Edimburgo. Pinkerton, de 27 años, ha contado que cuando llevaban alrededor de una hora de viaje -el trayecto se cubre en un tiempo estimado de tres horas-, uno de los viajeros comenzó a sentirse mal y colapsó.

Siempre según su testimonio, aquel pasajero tenía solo 17 años y necesitó de RCP (reanimación cardiopulmonar). Después otras tres personas más se desmayaron, incluida Pinkerton, quien habría sido el tercero en colapsar.

“Todos estaban en pánico y todavía no sabemos realmente qué pasó. Hace que no quieras volar de nuevo. Fue el vuelo del infierno”, ha relatado. Cuando se dio en primer caso los miembros de la tripulación de cabina sacaron tanques de oxígeno y realizaron maniobras de RCP a quienes las necesitaban.

Ahora Pinkerton exige que Ryanair le compense de alguna manera por lo sufrido durante el vuelo. “Había algo muy mal con ese vuelo, la gente estaba preocupada de que no hubiera suficiente oxígeno. No sé por qué no desviaron el avión para aterrizar antes. No quiero volver a pisar un avión nunca más. Era como algo salido de una película”, asegura.

Por su parte, desde el aeropuerto de Edimburgo, ciudad de destino del vuelo señalado, han reconocido a The Independent que les fue solicitada por parte de la tripulación asistencia a su llegada a pista.

“La tripulación de este vuelo de Budapest a Edimburgo (31 de enero) llamó con anticipación para solicitar asistencia médica al aterrizar después de que dos clientes se enfermaron a bordo. El avión aterrizó normalmente y los médicos se reunieron con estos clientes para recibir tratamiento adicional", han declarado.

Más historias que te pueden interesar:


Qué leer a continuación