Rugby: luego del escándalo por tweets discriminatorios, Santiago Socino fue presentado en un equipo inglés

LA NACION
·4  min de lectura

Santiago Socino,uno de los tres jugadores de los Pumas involucrados en el escándalo de los tweets, continuará su carrera en el mejor nivel del rugby profesional: la liga Premiership de Inglaterra. El club Gloucester, que ya contaba con los argentinos Matías Alemanno y Santiago Carreras, anunció la contratación del hooker surgido de Los Matreros.

Socino quedó expuesto cuando, luego del segundo partido de los Pumas en el Tri-Nations 2020 ante los All Blacks, el 28 de noviembre, fue divulgada una serie de tweets del capitán Pablo Matera, del segunda línea Guido Petti Pagadizábal y del propio Socino de hacía alrededor de diez años atrás. Los suyos, particularmente, eran comentarios de corte antisemita, racista y discriminatorio.

Será su segunda participación en el rugby de Inglaterra, hacia donde emigró por primera vez en 2013 para jugar en Hull RUFC (quinta división). También actuó en Newcastle Falcons (Premiership, con su hermano Juan Pablo, mundialista en Inglaterra 2015) y Rotherham Titans (segunda). A mediados de 2019 regresó a la Argentina y firmó contrato con la UAR para actuar en Jaguares y fue convocado a los Pumas, camiseta que oficialmente vistió en cuatro oportunidades. Estuvo entre los 32 argentinos que participaron de Japón 2019, aunque fue el único que no vio acción.

Matera y Petti Pagadizábal ya actuaban en el exterior cuando se desató el escándalo de los tweets, en Stade Français el primero y en Bordeaux Bègles el segundo. De los 32 mundialistas, de los cuales 29 actuaban entonces en la Argentina, sólo dos mantienen su vínculo con la UAR: Felipe Ezcurra y Javier Ortega Desio, que representarán a Jaguares XV en la Superliga Americana. Gonzalo Bertranou, que se sumó al plantel mundialista para el último partido por la lesión de Tomás Cubelli, está buscando club en el exterior. Desde que se disolvió el Super Rugby en marzo pasado, Socino es el 29º jugador de Jaguares que emigra al rugby profesional.

Tanto Socino como Matera y Petti Pagadizábal todavía tienen pendiente el cumplimiento de una sanción para poder volver a representar a los Pumas. De acuerdo con el dictamen de la Comisión de Disciplina de la UAR, deberán participar de un curso sobre estereotipos discriminadores y prejuicios, grabar un video con contenido formativo al respecto y concurrir dos días a un espacio de intercambio de experiencias con otro jugadores y jugadoras que realicen el curso.

En Gloucester, Socino, de 28 años, se reencontrará con Matías Alemanno y Santiago Carreras, dos cordobeses con quienes compartió equipo en Jaguares y Pumas y que recientemente se sumaron a los Cherry & White, como se autodenominan por la camiseta roja y blanca, a rayas horizontales. La máxima figura del equipo es el wing Johnny May, tryman del seleccionado inglés. Otros argentinos que actuaron en Gloucester son Diego Albanese, Rodrigo Roncero y Mariano Galarza.

El escándalo se desató luego de que la Argentina se enfrentó a los Nueva Zelanda en Newcastle, Australia, por la quinta fecha del Tri-Nations 2020 (derrota 38-0). Los Pumas fueron criticados por no haber recordado a Maradona más que con una cinta aisladora en la manga y dos días después del partido, en una evidente maniobra maliciosa, se divulgaron a través de las redes sociales tweets de Matera, Petti Pagadizábal y Socino que datan de 2011 y 2012.

El homenaje a Diego Maradona

La llegada del argentino a Kingsholm se produce luego de la salida del australiano James Hanson, que regresa a su país. "La calidad de Socino nos permite compensar la salida de Hanson", expresó Alex Brown, director de operaciones de Gloucester. "Santiago llega con experiencia internacional y en la Premiership y va a aportar profundidad a nuestro puesto de hooker".

Por tener pasaporte comunitario, Socino no ocupará plaza de extranjero, según informó el club. El argentino llegó esta semana a Gloucester y deberá realizar una cuarentena antes de poder sumarse al equipo.

Cinco veces subcampeón de la primera división inglesa, la última en 2007, Gloucester busca levantar cabeza esta temporada, en la que luego de siete fecha marcha en el fondo de la tabla, con una sola victoria y seis derrotas.