El ruedo de La Plaza México muta para Federer

El Universal

Carlos Salgado

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 22 (EL UNIVERSAL).- Ver a Roger Federer en una cancha de tenis es un escenario común, pero la que pisará este sábado en la Ciudad de México no lo será tanto. La Plaza México, el recinto elegido para albergar el duelo entre el suizo y Alexander Zverev, ha sufrido una serie de modificaciones a su estructura, para poder estar en condiciones y entrar en los libros de récords como el sitio que más gente ha congregado para un encuentro de tenis.

Entre ellas, cobra protagonismo la superficie en la que los dos Top 10 exhibirán su destreza con la raqueta. Tuvieron que pasar cuatro días para que la cancha pudiera ser colocada, cifra que no dice mucho si no existe referencia.

"Normalmente, una cancha de estas características sería puesta en poco más de 10 días, pero debíamos adaptarnos a los tiempos de la Plaza, que tiene otros eventos", señaló Guillermo Díaz de la Vega, director de FlexyTap, empresa encargada de la creación y colocación de la cancha.

La forma natural de un ruedo es de cono, es decir, con el centro más alto que las orillas, por lo que el primer paso fue aplanar la tierra, un proceso que tomó dos semanas. El lunes y martes los dedicaron a deshacer los grumos de arena para hacer más dócil la plataforma que soportará la cancha y, por último, se "alfombró", con la esperanza de que la lluvia no perjudicara la pintura.

De acuerdo con Guillermo, a pesar de la tecnología que permite una cancha "portátil", el grosor total del terreno adaptado no supera los 12 milímetros, hecho que ayudará al momento de removerla, porque la administración del lugar puso una condición: el domingo por la mañana no deberá haber rastro de que el tenista más laureado de la historia estuvo ahí.

Qué leer a continuación