Rubén Cerda, el talento que va mucho más allá de Santa Claus

Durante años, Rubén Cerda fue reconocido como el actor que daba vida a Santa Claus durante la temporada navideña. Su sobrepeso se convirtió en una carta de presentación que lo definió como actor y afectó tanto su carrera, como su salud y la de su familia. Sin embargo, una cirugía y mucha disciplina han transformado su vida para traerle nuevas oportunidades y hasta un récord Guinness.

Rubén Cerda. Foto: Mezcalent
Rubén Cerda. Foto: Mezcalent

Pero aún antes de un cambio de vida que lo llevó a bajar más de 100 kilos, Cerda brilló por su versatilidad con una trayectoria en la que destaca su trabajo como actor de voz en las versiones en español de muchas películas animadas, incluyendo clásicos de Disney. Y a pesar de los obstáculos con los que se encontró por su sobrepeso, Rubén logró crear una carrera en tele, teatro y doblaje que va mucho más allá de su interpretación de Santa en Navidad.

Rubén Cerda, ¿clavadista olímpico?

Rubén creció con sobrepeso en una casa en la que sus padres eran obesos y tenían una mala relación con la comida. No fue hasta que empezó a interesarse en las chicas que decidió bajar de peso, obsesionándose con el ejercicio hasta llegar a ser un seleccionado olímpico de clavados. Desafortunadamente, se lastimó las rodillas tratando de impresionar a una compañera de equipo y tuvo que abandonar el deporte.

“No podía hacer ejercicio, no podía hacer nada, pero mi alimentación era una alimentación de alto rendimiento”, explicó el actor, quien cayó en una depresión que lo llevó a subir de peso una vez más. “Eso me lleva a crecer un volumen terrible que se desata en una diabetes”.

También te puede interesar: Vica Andrade, la eterna optimista y acompañante de Guillermo del Bosque

Más allá de Santa Claus

Su peso presentó más que problemas de salud, ya que no encajar en los estándares de belleza del mundo del entretenimiento le cerró varias puertas. Su sueño de ser cantante fue despedazado por ejecutivos que le decían que no tenía lo necesario para triunfar, a pesar de que toca varios instrumentos, incluyendo la guitarra, batería y saxofón.  

El actor también ha dado vida a algunos de los personajes infantiles más queridos, incluyendo al ratón más famoso del mundo, Mickey Mouse, Barney el dinosaurio, el Grinch, el elefante Horton, Oogie Boogie en ‘Nightmare Before Christmas’ y Bomb en las películas de ‘Angry Birds’.

“La gente no se imagina lo que está pasando atrás de un micrófono cuando estás grabando y tienes que hacer una escena de acción y te estas moviendo y estás, pues interpretando el personaje, ¿no?”


Cerca de la muerte….

La obesidad le trajo varios problemas que casi le cuestan la vida. Una vez, en un intento desesperado por bajar de peso, el actor compró una bolsa de pastillas para adelgazar en una “farmacia” en Tepito que lo hicieron terminar en el hospital. “Era una cantidad de anfetaminas impresionante”, explicó Rubén a De Primera Mano.

En otra ocasión, una infección de vías urinarias ocasionada por la diabetes casi le cuesta la vida. “Estuve 26 días hospitalizado, los primeros 15 estuve en terapia intermedia”, reveló durante la entrevista. “De plano me dieron los santos oleos”. Afortunadamente, el actor salió adelante. En 2006, decidió hacerse una operación que cambiaría su vida.

La operación que salvó su vida

“En 2006 tomé la decisión de hacerme la cirugía de baipás gástrico”, explicó el actor, quien llegó a pesar 220 kilos. Además, su familia también había sido afectada por su estilo de vida y relación con la comida; tanto su esposa como sus hijos compartían sus problemas de sobrepeso, además de padecer diabetes.

Cerda asegura que la cirugía fue una de las mejores decisiones que ha tomado en su vida, ya que lo ayudó a controlar la obesidad que no había logrado vencer con dietas. “El baipás gástrico es la cirugía más extrema, pero también la más exitosa. Ayuda a controlar la diabetes porque te hacen un puente en una parte del intestino y, con eso, tu cuerpo ya no absorbe azúcar”, compartió Rubén.

Su familia también perdió muchísimo peso, tanto que en 2015 estuvieron a punto de romper un nuevo récord Guinness por bajar casi 400 kilos en conjunto. Rubén bajó 120 kilos, mientras que sus hijos han bajado 89, 83 y 60 kilos, aproximadamente.

Pero no todo es la operación y Cerda reconoce que se necesita un compromiso serio con una vida saludable para evitar subir de peso y poner su salud en peligro nuevamente.  

También te puede interesar: Paty Navidad insiste en que es especial... ¿tiene poderes mentales y ve gente muerta?

Nuevas oportunidades

En algún momento temió que bajar de peso podría costarle una carrera que, de algunas formas, se definió por su apariencia durante años. Afortunadamente, tanto sus amigos como sus colaboradores sabían que su talento no dependía de su apariencia física y lo apoyaron a través de sus cambios de vida. Chabelo, por ejemplo, le aseguró que su personaje estaba es su corazón y “lo demás se rellena”; Pedro Damián le ofreció su apoyo, preguntándole cuánto tiempo necesitaba para la cirugía y prometiéndole que había contratado “a un actor, no a un gordo”.

Afortunadamente, el trabajo nunca le ha faltado y tiene varios proyectos en puerta, incluyendo una serie, doblajes y claro, el clásico navideño de Santa. Sin embargo, sí se ha encontrado con un cambio positivo y nuevas oportunidades de trabajar con personajes a los que no está del todo acostumbrado, como un “galansón otoñal”. 

Un clásico navideño

Por ahora lo podrás ver regresar a uno de sus papeles más famosos en ‘Santa Claus el musical’. El actor produce el evento navideño con su esposa, Tere Herrero, y asegura que es un espectáculo con más de 20 canciones que dejará a su público “con el corazón lleno de navidad”. El musical se presentará el 20, 21, 22 y 23 de diciembre en el Teatro Royal Pedregal.

Qué leer a continuación