Rubén Capria asumió como manager de Racing y ya tiene el candidato para ser el DT

Nicolás Zuberman
·5  min de lectura

Con camisa celeste a tono para la ocasión, Rubén Capria fue presentado como nuevo manager de Racing. Para el Mago se trata de un regreso al club después de los tres pasos que tuvo como futbolista, en los que dejó un buen recuerdo con su pegada y goles importantes. Capria asume después de la salida de Diego Milito, el ídolo de la historia reciente de la Academia, aunque su función no será exactamente la misma. "El asesor futbolístico de una institución tiene que ver con marcar una hoja de ruta e ir decidiendo en consecuencia. Es prematuro hablar de decisiones, pero habrá que hacerlo rápido para organizarse porque el fútbol argentino no da mucho tiempo. La tarea encomendada -se presentó Capria, de 51 años- es asesorar futbolísticamente a la institución y a la directiva. La verdad absoluta no la tiene nadie, así que tenderemos puentes para llegar a buen puerto. Tengo convicciones futbolísticas, pero hay que aprender a hablar en plural, porque las decisiones se toman por consenso".

La primera decisión de Capria y los dirigentes será la elección de un director técnico. Y, en ese sentido, el candidato es Juan Antonio Pizzi, pese a que también ya hubo una reunión con Pablo Lavallén.

El fútbol argentino ya había convertido al puesto de entrenador en una silla eléctrica, un fusible que salta en cada ocasión. El de manager parece recorrer un camino similar: la semana pasada el que salió de su cargo fue Jorge Burruchaga, en Independiente; ahora los interrogantes también se posan sobre la tarea de Leandro "Pipi" Romagnoli y Alberto Acosta, en San Lorenzo; Nicolás Burdisso sólo duró un año en Boca. Más allá de la coincidencia en la inexistencia de los proyectos a largo plazo para un puesto que su función primera es entregar algo de previsibilidad, lo que no resulta común en cada uno de esos clubes es la tarea que llevan adelante. En el caso del Mago, que por ahora llega sin un equipo de trabajo, el presidente Víctor Blanco precisó que "viene para ayudar y asesorar en el fútbol profesional para que las cosas cada día salgan mejor". El contrato será hasta diciembre de este año.

Murió el padre de Juan Martín del Potro

"Es una enorme satisfacción estar otra vez en el club. Cuando venía por acá pensaba lo que fue mi pasado reciente en el club. Voy a dar todo para mejorar el futuro de la institución y jerarquizar cada una de las áreas", dijo Capria, que al entrar en el recinto de honor, donde fue la presentación, recorrió con la mirada cada uno de los cuadros con glorias de Racing. "Lo más importante es que todas las personas del club nos alineamos detrás del escudo. Acá está lleno de jugadores que han engrandecido la historia de la institución. En mi época de futbolista este club era otro club. Poder ser parte ahora con las condiciones en que está es un privilegio. Estoy muy estimulado, ha sido un shock de adrenalina muy grande", indicó, y resumió lo que será su tarea con tres palabras: "comunicación, confianza y sentimiento de equipo".

La primera tarea fundamental que afrontará Capria será la de definir quién será el entrenador. La idea es resolverlo antes del 21 de enero cuando el plantel se reincorpore. "Hablar de nombres no es prudente. Hay que ver cuál es el perfil y la persona adecuada en relación con nuestro país, a nuestro mercado, a nuestro plantel. Ese estudio hay que profundizarlo y luego definir. El club ha encontrado un estilo claro, de audacia. Este es un club grande. Necesitamos un entrenador que esté acorde al nivel competitivo que encontró el club. Superación es una palabra que nos tenemos que grabar a fuego todos", fue todo lo que adelanto..

Aunque surgió de Estudiantes de La Plata, Capria quedó identificado con Racing por el recuerdo que dejó en los tres ciclos que tuvo en el club como jugador: entre 1995 y 1997, en 1998/99 y entre 2005 y 2006. Sobre todo, en el primero, cuando su pegada y sus goles enamoraron al hincha académico: gritó tres veces en el histórico 6-4 ante Boca, en la Bombonera, en 1995, y dejó dos preciosos goles de tiro libre frente a José Luis Chilavert, que todavía son recordados. Blanco afirmó que ese pasado tuvo mucho que ver en esta decisión: "Las razones son obvias, todos los racinguistas recordamos con cariño los goles de Rubén".

Desde que se retiró en 2007, Capria trabajó como comentarista en televisión y tuvo una breve incursión como entrenador de Atlanta, que se cortó muy pronto por un puñado de resultados negativos en el arranque. En enero del año pasado desembarcó en Uruguay, en el club Atenas, de la Segunda División, como director deportivo junto a un grupo de inversionistas argentinos, pero la pandemia dejó el proyecto en pausa y el Mago volvió a la Argentina. Ahora le llegará la chance en Racing. "Cuando venía para acá pensaba que estoy destinado a estos colores. Temprano me mandaron una foto a los 11 años en Belgrano, el club de mi pueblo, que también tiene camiseta celeste y blanca. Tengo una felicidad enorme".