Rosario Central - Estudiantes: el Pincha se llevó tres puntos valiosos de Arroyito y crece en la Copa de la Liga

Pablo Casazza
·3  min de lectura
Martín Cauteruccio festeja un gol durante el partido que disputaron Rosario Central y Estudiantes de La Plata por la Copa Liga Profesional 2021
Marcelo Manera / LA NACION

Festeja Estudiantes una victoria importante, justa e histórica también. Porque el 1-0 dejó al equipo platense en el segundo lugar de la Zona A, por delante de River, San Lorenzo y Racing, entre otros, y se consolida en busca de un lugar en los play off. Y porque desde Arroyito no se llevaba los tres puntos después de casi 20 años. La última victoria previa, por 2 a 1, había sido el 3 de noviembre de 2002.

El partido tuvo una alta cuota de emoción, porque Central, en los últimos diez minutos, pudo empatar después de que su rival no supo liquidarlo, tras dilapidar un contragolpe tras otro. En el último segundo, literalmente, Marco Ruben, un francotirador del gol, cabeceó por encima del travesaño tras ganarle en el salto a los centrales pinchas en el área chica.

Central sigue en penumbras. Se asoma al sol y rápidamente, mucho por responsabilidad propia, cae en tormentosos rendimientos. El equipo del Kily González recuperó terreno con victorias ante Banfield y Aldosivi, y todo parecía encaminarse para todo el mundo canalla, porque el objetivo de estar entre los cuatro se podía hacer realidad. Pero el debut en la Copa Sudamericana en Paraguay fue un gran retroceso. No estaba en los planes la caída ante 12 de Octubre por la mínima, en una actuación pobre. Otra vez el tentempié. En el futuro cercano, tiene a San Lorenzo por Copa Sudamericana, casi sin margen en un grupo donde sólo se clasifica el primero, y el clásico ante Newell’s.

Copa de la Liga 2021: las posiciones, todos los resultados y el fixture de la próxima fecha

El primer tiempo osciló entre la medianía y la intrascendencia. Las imperfecciones reinaron en ambos equipos y así ninguno pudo imponer verdaderas condiciones. Fue el local, con una mayor posesión de pelota quien fue algo superior. Una diferencia mínima, mas en lo visual que en lo efectivo.

Para que los del Kily tengan pretensiones, tiene que aparecer Emiliano Vecchio, su cerebro y tampoco lo hizo. No encuentra su lugar y por eso no pesa. Arranca de cinco clásico, se tira a los costados, a veces se ubica de enganche pero toca pocos balones. Así, a Central, le cuesta avanzar.

Ricardo Zielinski, el artífice de un Estudiantes que quiere ser protagonista
Marcelo Manera / LA NACION


Ricardo Zielinski, el artífice de un Estudiantes que quiere ser protagonista (Marcelo Manera / LA NACION/)

Estudiantes fue lo de siempre. Un bloque férreo, orden y solidaridad. Y apostar al manejo de Tití Rodríguez y las apariciones de González y Cauteruccio. Lo hizo por momentos, pero en general resolvió mal las intervenciones en las que tuvo ventaja en la jugada. Todos, errores de conducción individual.

La mas clara del visitante fue a los 30, cuando Sánchez Miño metió una asistencia perfecta al pique de Cauteruccio, que le ganó a los centrales Lazo y Ferreyra, pero una salida rápida de Broun impidió la conquista. Fue, al fin y al cabo, la única jugada de peligro de todo el primer tiempo de ambos bandos.

Lucha en el medio: pocas emociones entre Estudiantes y Central
MARCELO MANERA


Lucha en el medio: pocas emociones entre Estudiantes y Central (MARCELO MANERA/)

Nada pasaba en el complemento, pero con una sucesión de toques de otro partido, Estudiantes se puso en ventaja. A los 8, la tocaron seis jugadores. Sanchez Miño, Pasquini y el pase a la red de Cauteruccio participaron de la conjunción final.

El gol fue un golpe que dejó desconcertado al local. Y casi recibe el segundo. A los 10, Federico González robó en ataque y Corcho Rodriguez remató seco al palo derecho, pero Broun salvó al corner. Central siguió estático y sin reacción, mucho mas cuando se fue expulsado Villagra a los 21. Estudiantes no liquidó el partido, y solo por la exigua diferencia, Central siguió con el cercano objetivo del empate. Y por eso dio su último esfuerzo para empatarlo. Y estuvo cerca. A los 40, no pudo Vecchio desde la medialuna, y a los 42, Lazo, de cabeza,, inexplicablemente debajo del arco. Incluso tuvo una mas, la ya citada de Marco Ruben. Derrota y preocupación en Arroyito. Alegría, y mucha, en La Plata.