Ronaldo guía al Real Madrid de nuevo

Alfonso Duro
Ronaldo / AP

Seis partidos sin marcar eran muchos para el máximo goleador de la Champions League, y cuando ya nadie confiaba en su resurgir, Cristiano Ronaldo rugió como delantero centro en Munich para darle la vuelta a un partido que se presentaba muy complicado para el Real Madrid.

El Bayern empujó desde el inicio y machacó la puerta de Keylor Navas con un testarazo en la única ocasión que Nacho perdió la marca de Arturo Vidal en un corner. No fue un rodillo el Bayern, pero maniató a los blancos y forzó hasta siete corners en los primeros 25 córners. En el séptimo el mediocentro chileno acertó y puso por delante al Bayern, y 20 minutos después pudo prácticamente cerrar la eliminatoria, pero un penalti inexistente cometido por una supuesta mano de Carvajal, acabó con el balón muy lejos por encima del larguero.

A partir de ahí, el Real Madrid se dio cuenta que algo tenía que hacer para intentar cambiar el destino de la eliminatoria, y Ronaldo fue el hombre que marcó el camino.

Un juego más directo, más agresivo, intentando domar el balón en el medio y ganar superioridades en las bandas, empezó a volcar el partido hacia el lado del Real Madrid y Carvajal a los nueve minutos de la segunda parte puso un balón perfecto para que Cristiano actuara de delantero centro y marcara con un remate cruzado ante el que nada pudo hacer Neuer.

Ronaldo volvió a mostrarse letal dentro del área y algo fallón fuera de ella, pero fue capaz de sacarle los colores a Javi Martínez en dos jugadas que acabaron con el vasco expulsado. Esa superioridad numérica dio un brio nuevo a los blancos, que se vieron con la oportunidad de hacer la machada en Munich. Como siempre, el primero en acudir a la fiesta fue el propio Ronaldo, que conectó con la suela de su bota un magnífico centro desde la izquierda de Marco Asensio. El mallorquín, por cierto, deleitó con una gran medio hora final de partido entrando por un Gareth Bale inoperante y renqueante físicamente. Habrá que ver si Zidane entiende los gritos del universo y le da una plaza en el once titular en el partido de vuelta.

Los últimos minutos del partido fueron una avalancha de los blancos que prácticamente no permitieron que el Bayern pasara del mediocampo. Benzema, Ronaldo, Ramos y el propio Asensio tuvieron posibilidades de agrandar el marcador y finiquitar la eliminatoria, pero se encontraron con un Manuel Neuer descomunal que sacó todo tipo de balones y ocasiones.

El portero teutón mantuvo con vida al Bayern de cara al partido de vuelta, pero el Real Madrid cumplió con creces su cometido en Munich. Muchísima culpa de ello lo tuvo ese que nunca se esconde, ese al que siempre se critica y al que parece que una gran parte de la afición querría vender por no poder estar al mismo nivel que en los últimos años. Cristiano Ronaldo ha vuelto en el mejor momento posible.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7