Ronaldo desencadenado

Cristiano Ronaldo / AP

Hace sólo un mes que Ronaldo fue expulsado en el partido de ida de la Super Copa de España aunque parezca una eternidad. El portugués se ha perdido cinco partidos, de los que el Real Madrid ha empatado dos, pero en cada oportunidad que ha tenido CR7 ha demostrado que esta bien puede ser su mejor temporada a nivel goleador.

Ronaldo fue el último jugador en incorporarse a la disciplina del Real Madrid para preparar la temporada, pues disputó la final de la Copa Confederaciones con su selección. Jugó unos minutos ante el Manchester United y estaba listo para probarse en la última media hora del partido ante el FC Barcelona por la Super Copa de España. Con el marcador 1-1 tras un riguroso penalti señalado a favor del Barça, Ronaldo se echó el mundo por montera y tras una carrera de 40 metros, fusiló a Ter Stegen para poner el 1-2 en el luminoso. Después saldría expulsado por una (también rigurosa) segunda amarilla, pero en esos 24 minutos que estuvo en el terreno de juego el portugués dejó un decálogo de remates que metieron el miedo en el cuerpo al conjunto blaugrana.

En las cinco semanas que han pasado desde entonces Ronaldo se ha vestido de corto ante la Fiorentina, en el Trofeo Santiago Bernabéu, dando una asistencia y marcando un golazo, y luego dos veces con su selección: dejó un hat-trick contra las Islas Feroe y una asistencia para dar el gol de la victoria a André Silva en Budapest ante Hungría. Después llegaría su doblete ante el APOEL Nicosia en la primer jornada de la Champions League, dejando bien a las claras que ni su edad ni el verano ni la sanción le han quitado el hambre de gol.

Su retorno ante el Betis es más que esperado por el público del Santiago Bernabéu. Un día después de que Lionel Messi metiera un póker de goles ante el Eibar, Ronaldo pisará de nuevo el césped del coliseo blanco con ganas de reclamar para si mismo el foco goleador de nuevo. Zinedine Zidane ha preparado a conciencia el encuentro y el equipo entero estará predispuesto a ayudar a que el portugués recupere su sitio en candelabro.

Ya el año pasado, habiendo pasado la treintena, Ronaldo tuvo más descanso del que acostumbraba en temporadas anteriores, lo que ayudó que llegara al final de temporada como un tiro, marcando goles cruciales ante Sevilla, Celta, Málaga, para finiquitar el título de Liga, además de anotar 10 goles en los últimos cinco partidos de la Champions League. Esta temporada, habiendo tenido el tiempo necesario para preparar a conciencia su estreno en Liga durante un mes, espoleado además por sentirse injustamente señalado por el comité de árbitros español y por el acierto goleador de Messi, la producción de Ronaldo puede acabar siendo épica –regalándonos así su versión más arrolladora hasta el momento.

También te pueden interesar:

Cristiano Ronaldo y la depresión

¿Qué hacemos con Danilo?

La inoperancia de CR7