Ron Rivera, primero Dallas y después último tratamiento del cáncer

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 25 (EL UNIVERSAL).- Ron Rivera, entrenador en jefe de Washington, enfrenta este mediodía a los Cowboys de Dallas, un partido muy importante al tratarse de un rival divisional.

Pero el duelo más complicado de su vida, el cáncer, sigue y, 24 horas después del choque con el equipo de la estrella solitaria, terminará su tratamiento.

"Me han dicho los doctores que voy por la dirección correcta", comentó Rivera, en la semana.

Rivera comunicó en agosto que padecía cáncer y que completaría un tratamiento de siete semanas, mismo que concluye mañana. El coach recibirá una quimioterapia y un tratamiento de protones, y en las próximas semanas seguirá con consultas y escaneos rutinarios.

"La fatiga, le comento a mi esposa, es como tener a un gorila en la espalda. A veces, te da nauseas, te estropea el equilibrio, casi una sensación de vértigo; te golpea el cualquier momento y lugar, pero el cansancio era lo que me limitaba y eso me molestaba porque no puedo entrenar de la forma en que lo hago", añadió el entrenador, antes del partido de este domingo.

La próxima semana, Washington tendrá semana de descanso, lo que permitirá a Rivera aguantar este final.

"La parte difícil es que recibo tratamiento, vuelvo a las instalaciones, hago un par de cosas y luego tomo un descanso antes del entrenamiento. Cuando termino con las conferencias, vuelvo a descansar".