Rompen protocolos en la final de la Liga de Balompié Mexicano

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, enero 31 (EL UNIVERSAL).- Los Chapulineros de Oaxaca se coronaron en la primera temporada de la LBM frente al Atlético Veracruz. El cuadro oaxaqueño se llevó el campeonato al vencer (4-2) al cuadro veracruzano en tanda de penaltis. Sin embargo, la primera campaña de la Liga de Balompié Mexicano concluyó igual que como inició: con muchas complicaciones y descuidos.

Los protocolos en el Estadio Deportivo Independiente MRCI fueron violados en diversas ocasiones. Si bien el duelo fue a puerta cerrada, en lapsos de la transmisión se vio a personas sin cubrebocas y sin guardar la sana distancia dentro del estadio.

Asimismo, al término del encuentro, durante las celebraciones el terreno de juego fue invadido por todas las familias, gente de la Liga, entre otros. Los protocolos no fueron respetados.