Roman Reigns retiene el título Universal de la WWE

·4  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 21 (EL UNIVERSAL).- Controversial resultado el que hubo en la batalla estelar del evento de la WWE Fastlane, la última parada rumbo a Wrestlemania 37. Roman Reings logró retener el campeonato Universal luego de que Daniel Bryan sufriera un ataque de Edge con varios silletazos. En este combate, la "Superestrella Categoría R" ingresó como refuerzo del referí, así que estaba en ringside desde el comienzo.

Bryan salió decidido a hacerse del cetro, ya que por sus propias palabras afirmó que esta sería su última oportunidad para llegar a Wrestlemania como campeón. Sin embrago, no pudo contra el poderío de Roman Reigns, que sobrevivió a sus constantes llaves. La lucha tomó un giro inesperado cuando Bryan golpeó accidentalmente al referí, por lo que Edge tuvo que entrar en acción.

Su primera intervención fue un conteo interrumpido hacia el "Perro Mayor" luego de que aplicara una Spear a su rival. Posteriormente, estuvo pendiente de la posible rendición del campeón ante el "Candado del Sí" que le aplicó Bryan, pero Jay Uso ingresó al cuadrilátero de forma inesperada para patear la cabeza de Edge.

El primo de Reigns tomó una silla para golpear a los rivales, pero su idea no fue exitosa y él termino siendo castigado con dicho objeto por parte de Bryan, quien accidentalmente golpeó a Edge. Con Roman Reigns en la lona, "The American Dragon" volvió a aplicar su candado característico para rendir al dirigido por Paul Heyman, pero al no haber autoridad en el ring no se oficializó la victoria.

La ira se apoderó de Edge que al final terminó por desquitarse con varios silletazos hacia Bryan hasta dejarlo tirado en la lona, situación que aprovechó Roman Reigns para hacer la cuenta de tres segundos y quedarse con su título Universal. Así que la lucha principal en Wrestlemania 37 se mantiene entre Roman Reigns vs Edge, a menos que en los siguientes eventos de SmackDown se cambien de planes y agreguen a Daniel Bryan en la lucha.

En un verdadero choque de trenes que hizo que el ThunderDome resonara fue la lucha sin descalificación que protagonizaron Sheamus y Drew McIntrye, que no se respetaron y se castigaron con cualquier objeto que se encontraron en su camino.

Acciones brutales como un empujón de McIntyre que hizo caer al ‘Guerrero Celta’ sobre la plataforma donde se ubican algunas pantallas con los aficionados virtuales. Aunque Sheamus también logró vengarse y con un bombazo castigó al excampeón de la WWE contra la mesa de comentaristas.

Ambos luchadores terminaron con notables cortes en sus espaldas debido a los fuertes golpes que se dieron. La clave del combate fue que con una de las partes que se rompieron de la mesa, Sheamus trató de someter a McIntyre, pero la situación la revirtió para aplicar un efectivo DDT del futuro, mismo que le dio paso para aplicar su Claymore y dejar inconsciente a Sheamus y salir victorioso.

En el Kick-Off de la cartelera, el título de los Estados Unidos lo retuvo Matt Riddle al ganarle a Mustafa Ali, quien además del cetro, también perdió el respeto por los miembros de su agrupación, Retribution.

La primera lucha televisada fue por el campeonato femenil de parejas. Las campeonas Shayna Baszler y Nia Jax, acompañada por Reginald, se vieron las caras ante Bianca Belair y Sasha Banks.

La "Jefa" y la "Superlativa" lucían como favoritas para ser las nuevas campeonas, pero el nuevo seguidor de Jax jugó un rol muy importante para distraer a las retadoras y que las cartas se acomodaran a favor de las campeonas para retener los cinturones. Al término de la lucha, los ánimos terminaron "calientitos" entre Banks y Belair, quienes se enfrentarán en Wrestlemania 37 por el cetro femenil de SmackDown.

Las acciones continuaron con Big E, quien defendió con éxito el título continental contra Apollo Crews. El "Guerrero Nigeriano" tuvo una polémica derrota después de una cuenta confusa de la réferi. No satisfecho por la decisión, Crews decidió atacar brutalmente a Big E con repetidos suplexes.

Debido a una lesión en la rodilla izquierda a unas horas de Fastlane, Shane McMahon no pudo luchar contra Braun Strowman, pero su lugar lo ocupó Elías, quien no pudo anteponerse a la fuerza brutal del "Mounstro entre Hombres", que con su ira característica, y sin poder vengarse de las últimas humillaciones de McMahon, salió del cuadrilátero con la victoria.

El regreso de Seth Rollins a la actividad luchística fue con el pie derecho al derrotar con su característico pisotón a la cara a Shinsuke Nakamura. El ‘Mesías’ y Nakamura brindaron uno de los combates más emocionantes de la noche con castigos mutuos, pero más efectivos para Rollins.

La historia de terror continúa para Randy Orton. En Fastlane le tocó enfrentar a Alexa Bliss, quien con sus "poderes paranormales" dominó a Orton, tirándole fuego o hasta una estructura de lámparas.

Pero la sorpresa fue que del centro del ring salió The Fiend, quien no aparecía desde el evento TLC en diciembre pasado después de ser incendiado por "The Viper". Su resurgimiento fue para vengarse y castigar a Randy Orton para dejarle el camino listo a su poseída para quedarse con la cuenta de tres.