Todos con Román. Plantel y DT en el aeropuerto para recibir al colombiano que no podrá jugar en Boca

LA NACION
·3  min de lectura

El mundo del fútbol sigue triste por la situación que le tocó vivir a Felipe Román y su frustrado pase a Boca. Claro que el foco no está puesto en la transferencia fallida, sino en el problema cardíaco que se le detectó en la revisión médica y que puso en jaque su continuidad en las canchas. Al lateral derecho que provenía de Millonarios, de Colombia, le detectaron a los 25 años una miocardiopatía hipertrófica progresiva. Si bien fue un golpe duro para el defensor, también fue una alerta que pudo prevenirle futuros inconvenientes.

Y este sábado Román recibió la solidaridad de todo el fútbol colombiano, en especial, de sus compañeros en Millonarios. El jugador regresó a Bogotá y todo el plantel de jugadores, el director técnico Alberto Gamero y el presidente Enrique Camacho llegaron a la puerta del aeropuerto El Dorado para recibirlo.

Dan Carter: el retiro de una leyenda de los All Blacks y el mejor apertura de todos los tiempos

"No estoy rompiendo códigos ni mucho menos. Como grupo sí tuvimos la oportunidad de hablar con él, y nosotros como compañeros le hicimos saber que lo queremos mucho, que aquí lo estamos esperando con los brazos abiertos", manifestó el arquero Juan Moreno a ESPN, en declaraciones que fueron publicadas en el diario El Tiempo. "Es una lástima que no se haya podido dar lo de Boca, pero acá lo estamos esperando un grupo de amigos, una familia que lo quiere demasiado, y lo apoyaremos en lo que más podamos", agregó el arquero, que también compartió la selección con Román.

Bermúdez: "Vimos un riesgo en su vida deportiva"

El mundo Boca todavía luce consternado por el pase caído de Felipe Román. Asimismo, asoma cierta tranquilidad por haber cumplido como correspondía. Más que perder la posibilidad de un nuevo jugador, se cree que se salvó una vida al diagnosticarle la miocardiopatía gracias a la revisión médica. Y Jorge Bermúdez, integrante del Consejo de Fútbol, fue el primero en hablar públicamente del tema: "Esto es un regalo de Dios. No lo tomo mal. Gracias a Dios se le descubrió ahora. Y Boca no lo contrata porque ve un riesgo en su vida deportiva", dijo el ex defensor.

Maradona y Boca: a 40 años, detalles inéditos del día de la firma de un pase histórico y el nacimiento de un romance eterno

"Todo el mundo dice «qué lástima», «qué dolor». Imaginen el dolor mío; estuve todo el día con él", expresó Bermúdez en Balón Dividido, por ESPN. "Vi la felicidad que tenía cuando llegó, cuando ya terminábamos los exámenes y nos íbamos al club; el nerviosismo cuando le empezaron a decir que las situaciones no estaban bien", contó el dirigente xeneize, y añadió: "Lo entiendo porque yo lo viví; fuimos a un club y nos probamos; la ilusión... Y terminar ese día llorando por teléfono con la mamá, diciéndole lo que había pasado... Es muy duro".