Roland Garros. Rafael Nadal, el optimista que supera los límites, desinfló el corazón de Schwartzman y jugará las semifinales

·7  min de lectura
Rafael Nadal y Diego Schwartzman al final del gran partido que jugaron por los cuartos de final de Roland Garros; el español superó la batalla y disputará las semifinales en París por 14a vez.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT

A Rafael Nadal le restaba un obstáculo para ser uno de los mejores cuatro de Roland Garros por decimocuarta vez en su carrera, pero antes debía enfrentarse con un gladiador que hacía ocho meses lo había derrumbado sobre el polvo de ladrillo romano. Diego Schwartzman, formado en la Argentina, pero ferviente admirador de la disciplina del tenis español, se presentaba, sin dudas, como un estorbo de riesgo. Ninguno defraudó. Construyeron uno de los mejores partidos del torneo, el porteño logró llevar al límite al Matador, pero -como casi siempre-, el actual número 3 del mundo superó las dificultades, terminó desinflando a su contrario y triunfó por 6-4, 4-6, 6-4 y 6-0, en 2h45m. Ahora, su único escollo con la final del domingo en el Bois de Buologne será el viernes, ante el vencedor del serbio Novak Djokovic (1°) vs. el italiano Matteo Berrettini (9°).

Realidad compleja: la Argentina, sin juniors varones en Roland Garros por primera vez en diez años

Desde un primer momento Nadal se encontró con condiciones climáticas amables para su juego. Cuanto mayor es la temperatura ambiente, más pica y rota la pelota, situación siempre ideal para los tiros cargados de revoluciones del español. Con 27 grados y sólo un 40% de humedad, Nadal se plantó -como marca la historia- con firmeza e iniciativa sobre el polvo de ladrillo parisiense, intentando castigar la pelota para abrir, irritar y retrasar a Schwartzman (décimo cabeza de serie). El Peque, corajudo y atento, aceptó el intercambio de golpes jugando muy cerca de la línea de fondo; por momentos, lógicamente, se mostró algo asfixiando por el arsenal de Nadal (que quebró en el sexto game y se adelantó 4-2), pero se mantuvo con optimismo y recuperó rápido el break (3-4).

Nadal, que nunca se detiene, volvió a poner presión sobre el servicio del porteño: Diego sacó 0-40, se defendió bien y llegó al deuce, pero Rafa continuó empujando, tuvo una cuarta chance de quiebre en el game y no la dejó escapar (5-3). Ya con su saque, el mallorquín defendió su juego, siguió empujando a Schwartzman al límite (cometió 12 errores no forzados) y se adueñó del primer set (6-3; fue el primer parcial perdido por Diego en el torneo).

El porteño Diego Schwartzman jugó un estupendo partido ante Rafael Nadal, lo empujó a los límites, pero el español reaccionó y celebró en el Philippe Chatrier.
Thibault Camus


El porteño Diego Schwartzman jugó un estupendo partido ante Rafael Nadal, lo empujó a los límites, pero el español reaccionó y celebró en el Philippe Chatrier. (Thibault Camus/)

Vencer a Nadal en el Abierto de Francia es el mayor desafío que existe en el mundo del tenis (trece títulos y, antes de medirse con el Peque, 104 triunfos en 106 partidos). Además, los registros indicaban que cada vez que Rafa había ganado el primer set en París luego se quedaba con el match (96-0). Schwartzman, muy consciente de la gloria del Matador, mantuvo la agresividad y continuó impactando con fuerza y profundidad. Nunca nadie le regaló nada a Diego y, ante los cinco mil espectadores que disfrutaron desde las butacas del Philippe Chatrier, se unió a la fiesta, siendo inteligente en su estrategia. Después de un valioso game de saque en la apertura del segundo set, el argentino le quebró el servicio a Nadal (2-0) y se fue al descanso 3-0, antes de llegar a la hora de partido.

El español Rafael Nadal, el mayor competidor de la historia del tenis, sigue adelante en Roland Garros: busca el récord de 21 trofeos de Grand Slam.
Michel Euler


El español Rafael Nadal, el mayor competidor de la historia del tenis, sigue adelante en Roland Garros: busca el récord de 21 trofeos de Grand Slam. (Michel Euler/)

Pero Rafa, que desmoraliza hasta al ganador del Gordo de Navidad, pareció resolver los picantes reveses cruzados de Diego, su drive coqueteó con las esquinas de la cancha, le cortó el envión en el cuarto game son su saque (1-3) y, en un abrir y cerrar de ojos, le volvió a romper el servicio al jugador entrenado por Juan Ignacio Chela y preparado físicamente por Martiniano Orazi (2-3).

Rafa se volvió a meter en el partido, defendió su saque en cero (3-3). Pero el Peque ganó un puntazo después de recorrer todos los rincones (para el 30-0, con drops, smash y globo), con el que se ganó una ovación del público y cargó combustible anímico (4-3). Nadal sacó con pelotas nuevas e igualó el score (4-4), aunque cometiendo más errores de lo convencional y luciendo algunas grietas. “¡Diego! ¡Diego! ¡Diego!”, rugió el estadio cuando el argentino se llevó el noveno game sin perder puntos (5-4). La tensión aumentó y Schwartzman, frío, dio un golpe sobre la mesa: le rompió el saque a Nadal y se quedó con el segundo set (6-4). El último parcial que el español había concedido en Roland Garros había sido en la final de 2019, ante Dominic Thiem: la racha se cortó en 36 sets.

Muy extrañamente, Nadal mostró ciertas debilidades sobre la misma tierra en la que construyó la mayor porción de su leyenda. “Diego está con un nivel extra de confianza”, había advertido Rafa, ante los micrófonos, antes del match. “Diego es un jugador que se mueve bien, es listo y valiente. Sale a ganar, sin miedo. Eso le convierte en un rival temible”, había avisado Francis Roig, uno de los dos entrenadores del mallorquín (el otro es Carlos Moya). Y Schwartzman, con lucidez y una capacidad atlética estupenda, cimentó sobre el court semejantes elogios. El tercer set, muy cerrado y con escaso margen de error, fue un intercambio de tiros milimétricos y movimientos ardientes. Llegaron al noveno game sin sacarse ventaja (4-4), pero Nadal apretó los dientes, presionó, amedrentó, le generó dos oportunidades de quiebre a Schwartzman y, en la segunda, lo concretó (5-4). Se desahogó. La fiera gritó. Y terminó el trabajo defendiendo su saque en cero (6-4).

Nadal tiene el poder de desmoralizar hasta al más optimista, como Diego Schwartzman; el argentino jugó un muy buen partido pero de todos modos terminó cayendo con Rafa en París.
ANNE-CHRISTINE POUJOULAT


Nadal tiene el poder de desmoralizar hasta al más optimista, como Diego Schwartzman; el argentino jugó un muy buen partido pero de todos modos terminó cayendo con Rafa en París. (ANNE-CHRISTINE POUJOULAT/)

Schwartzman asumió el desafío frente a Nadal con un amplio historial en contra (1-10) y habiéndole ganado cuatro sets de los 29 que había jugado ante el español, sin embargo, ello no fue un factor de intimidación. Claro que se encontró con uno de los competidores más feroces de la historia, que ostenta la capacidad de suplir las falencias con el poder de la mente y terminó enmarañado. Diego empezó sacando en el cuarto set y cedió su servicio por quinta vez (0-1). Recién allí, tras casi dos horas y media de acción, Diego sintió el impacto anímico.

El desahogo de Rafael Nadal tras vencer a Diego Schwartzman en los cuartos de final de Roland Garros.
CHRISTOPHE ARCHAMBAULT


El desahogo de Rafael Nadal tras vencer a Diego Schwartzman en los cuartos de final de Roland Garros. (CHRISTOPHE ARCHAMBAULT/)

Nadal, con jerarquía, no disminuyó el fuego y volvió a hacerle añicos el saque al Peque en el tercer juego (3-0). Lo abrumó como nunca en el partido, encadenó winners y volvió a despojarlo del servicio al argentino en el quinto game (5-0). Con el reloj marcando las 18.16 en París, Nadal cerró otra obra maestra en el Philippe Chatrier. Diego, despedido con una ovación, jugó con el corazón y un partido extraordinario hasta que se quedó sin combustible: en los próximos días saldrá del Top 10, pero después de varias semanas con altibajos en la gira europea en canchas lentas tendrá que valorar lo logrado en Roland Garros. Debería ser un punto de recuperación para el resto de la temporada.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Nadal llegó a París buscando ganar la Copa de los Mosqueteros por quinto año consecutivo y encumbrarse como el tenista con más trofeos de Grand Slam de todos los tiempos, con 21 (superando los 20 de Roger Federer). Por momentos, su objetivo pareció estar en riesgo ante Schwartzman, pero supo reaccionar para enderezar el barco y seguir navegando por aguas amigables hasta la orilla. Más gloria lo espera.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.