Roland Garros: Nadia Podoroska se despidió en la primera rueda con una derrota por amplio margen frente a Belinda Bencic

·3  min de lectura
Nadia Podoroska devuelve frente a la suiza Belinda Bencic en su partido de primera ronda en Roland Garros
Christophe Ena

Se terminó rápido este Roland Garros para Nadia Podoroska. Demasiado rápido. Como una exhalación se fue el debut y despedida frente a la suiza Belinda Bencic. Muy poco le duró la ilusión a la rosarina frente a la número 11 del mundo, que se impuso por un score contundente: 6-0 y 6-3, solamente en una hora y 9 minutos. Podía esperarse una caída ante una rival de buen ranking como Bencic, pero claramente quedaron expuestas distancias enormes en el juego y en el resultado. Es un duro impacto para la única representante de nuestro país en París, después de las semifinales que había alcanzado en la edición otoñal del Abierto francés en octubre pasado.

Roland Garros: la nueva etapa en la carrera de Federico Delbonis tuvo un exitoso estreno en el abierto francés

No la pasó bien Nadia Podoroska en la cancha 14. Desde el primer punto quedó claro que Bencic entró dispuesta a dictar presencia en cada punto, con una búsqueda constante de tiros ganadores que encontraron ángulos y velocidad para desbordar a la rosarina. Se llevó el primer set por paliza, en apenas 20 minutos, con 11 winners y apenas 4 errores no forzados. Podoroska no había sumado ni un tiro ganador y llevaba 10 desaciertos. La cuenta era contundente: 24 puntos para Bencic, sólo 5 para la argentina.

Le tomó poco más de media hora a Podoroska conseguir su primer game para quedar 1-1 en el comienzo del segundo parcial. Buscó emparejar de a poco el desarrollo, punto a punto. Pero Bencic no cedió el control. La rosarina escapó de tres puntos de quiebre en el sexto game, pero no pudo en el octavo y quedó contra las cuerdas (3-5). En el tercer match-point, Nadia dejó su derecha en la red. Así se terminó su paso por Roland Garros.

Bencic, que sólo había jugado dos veces en el polvo de ladrillo francés en los últimos cinco años, con escasos resultados en canchas lentas, fue claramente superior y desbordó en velocidad a Podoroska. “Fue un muy buen partido de ella. Empezó muy fina y yo no pude hacer daño con mis tiros. Mi pelota fue corta y la dejaba entrar, no la pude incomodar, creo que nunca pude entrar en el partido”, fue el análisis que ensayó la rosarina tras la derrota.

Roland Garros. Naomi Osaka: la multa por rehusarse a hablar y una amenaza más severa

Esperaba más de mí, claro. Este es un torneo que me gusta mucho, venía con buenas sensaciones por lo hecho el año pasado, pero me voy triste con el resultado y por la manera de jugar. Sabía que la derrota era una situación que se podía dar; no sé si con este resultado, pero sí contra una jugadora que rinde bien. ¿La confianza? No, no pasó por ahí. Me siento bien, pero me tocó una rival muy dura, que juega pocos tiros, pega muy plano, empezó muy derecha y yo no hice mi mejor juego”, aceptó Podoroska.

La rosarina seguirá en París, donde jugará el torneo de dobles con la rumana Irina Begu. Luego, antes de Wimbledon, disputará el torneo de Bad Homburg, en Alemania, sobre césped. Con la mira puesta también en los Juegos Olímpicos, evalúa la posibilidad de jugar el dobles mixto con Horacio Zeballos, y el torneo en el All England podría ser el primer ensayo en ese sentido. “Esa es la idea. Veremos si podemos coincidir en torneos previos a Tokio”, finalizó la rosarina.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.