Roland Garros: la nueva etapa en la carrera de Federico Delbonis tuvo un exitoso estreno en el abierto francés

·4  min de lectura
Federico Delbonis debutó con un sólido triunfo sobre el moldavo Radu Albot
Julian Finney

A los 30 años, Federico Delbonis vive una segunda primavera en su carrera tenística. Con una sólida gira europea sobre polvo de ladrillo, llegó en plena forma, acaso como nunca, para este Roland Garros. Y con cierta lógica, el estreno estuvo a la altura de sus últimas actuaciones, con una victoria sobre el moldavo Radu Albot por 6-1, 2-6, 6-0 y 6-1. Para Delbo, un triunfo en París no es algo menor. De hecho, este éxito sobre Albot fue apenas la cuarta victoria del zurdo de Azul en nueve participaciones sobre el polvo de ladrillo galo, y hasta aquí, nunca llegó a la tercera rueda.

En busca de levantar esa barrera, en la segunda etapa se enfrentará con el español Pablo Andújar, 68º del ranking y con la confianza por la estratosfera después de ganarle en cinco sets a Dominic Thiem. Ambos con larga experiencia en canchas lentas, se han medido siete veces entre torneos ATP y challengers, con seis victorias para Andújar. Pero el argentino ganó el último duelo entre ambos, hace unos meses, en Cerdeña. “Creo que va a ser un partido interesante. Jugamos bastante, nos llevamos bien fuera de la cancha. Imagino que va a ser duro, nos conocemos, espero un partido típico de polvo de ladrillo”, cuenta Delbonis en conferencia ante la prensa argentina.

¿Qué cambió para mejorar tanto en las últimas semanas y estar de nuevo a un paso del Top 50? “No cambié nada. Hay detalles que vengo trabajando, que se vienen dando. Yo quería ser competitivo cada semana, sin que haya tantos picos de altos y bajos, y desde principios de año creo que, más allá de una lesión, mi nivel fue muy parejo. Gané partidos en todos los torneos y por ahí antes tenía muchas primeras rondas. En Europa me fue muy bien en los Masters 1000 y en los 250 que jugué. También hicimos paradas inteligentes para recuperar”, expresó Delbonis, entrenado desde hace unos meses por Mariano Hood. Y sobre su tarea con el exdoblista y asistente de Daniel Orsanic en la Copa Davis, añadió: “Me aportó pequeños detalles que por ahí cuando no me iba tan bien los pasaba de largo, pero que son importantes para no bajar los brazos. El trabajo y la actitud siempre tienen que estar al máximo”.

Roland Garros: Guido Pella y Juan Ignacio Londero, la alegría y la frustración como las caras de una misma moneda

Acostumbrado a no proyectar en exceso, Delbonis dio más detalles sobre este momento de renacimiento en su tenis. “Cuando uno es un poco más grande, ve que está en otra etapa de su carrera, tomando las cosas con la seriedad que se merece. Me siento contento con esta nueva versión y este año fui entendiendo más cómo es mi juego, aprendí a ser más paciente cuando mis tiros no estaban o cuando las cosas no salían, y busqué más variantes, porque a veces quería hacer siempre lo mismo, aun cuando no iba a funcionar”.

Eso sí: el “paso a paso” se mantiene. “Quiero disfrutar este día y después pensar un poco cómo voy a jugar contra Andújar. No me puse a pensar si va a ser mi mejor Roland Garros, si vengo bien preparado. Obviamente que voy a dar el máximo, y sea como me vaya, luego sacaré conclusiones. Me tengo que enfocar en el partido de segunda ronda, en sentir mi juego, y luego en el resultado se verá si pude hacer mi tenis o no. Ya voy a tener bastante para entretenerme en ver cómo juego contra Pablo [Andújar]”.

Más temprano, Francisco Cerúndolo, que había ingresado a última hora como lucky loser (perdedor afortunado) en reemplazo del canadiense Milos Raonic, se despidió de su primer main draw en Roland Garros con caída en sets corridos ante el brasileño Thiago Monteiro: 6-3, 6-4 y 6-3. En la cuenta pesaron los 48 errores no forzados. Anotó 29 winners, sí, pero el balance claramente fue desfavorable. Pudo quebrar una vez a su rival (1/7 en break-points), pero Monteiro generó más con la devolución y tomó 5 veces el saque del argentino.

“Fue un partido complicado. Él jugó bien, y yo no. En realidad, vengo igual durante toda la semana. Nunca me encontré con un buen nivel de tenis, creo que no logré controlar la pelota nunca, siento que está muy rápido acá, y eso me hizo cometer varios errores, porque no vuela mucho la bola y se iba afuera. No me encontré bien, pero creo que él también jugó y no me dejó nunca meterme en el partido”, analizó Cerúndolo sobre este debut con derrota.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.