Roger Federer en la Argentina: cómo será la comprimida agenda del suizo

Sebastián Torok
lanacion.com

El próximo lunes por la mañana. Ese será el momento en el que Roger Federer, uno de los mejores deportistas de la historia, pisará Buenos Aires. Y hasta podría hacerlo como campeón del Masters de Londres, si es que logra replicar en las semifinales y en una potencial definición en el O2 Arena londinense, la mágica actuación que dibujó ante el serbio Novak Djokovic, en el cierre del grupo Bjorn Borg. El suizo, un artista con raqueta, llegará a la Argentina por segunda oportunidad (lo hizo por primera vez en 2012). Viajará en un vuelo privado, acompañado por una parte de su equipo, para iniciar una agitada gira que incluye exhibiciones en Buenos Aires (el miércoles 20, en el Parque Roca, frente a Juan Martín del Potro), Santiago de Chile, un día antes, con el alemán Alexander Zverev, el mismo rival que en Bogotá -el 22-, Ciudad de México -el 23- y Quito -el 24-. El actual número 3 del mundo llegará con una persona de seguridad, pero Fénix Entertainment Group, la productora que organiza el evento, sumará dos agentes más en forma constante. No hay preocupación, pero sí se conoce el alto nivel de fanatismo que hay por Federer en el país y los organizadores no quieren que nada opaque la fiesta.

"Federer es como un Rolling Stone", le expresó a LA NACIÓN, a mediados de octubre pasado, Marcelo Fígoli, presidente de Fénix. Y la comparación no es descabellada. La sensación que genera el arribo de una figura como el tenista nacido hace 38 años en Basilea al país es de un magnetismo similar al que puede generar el mejor músico. Histeria, efervescencia, ansiedad, devoción. Probablemente será la última vez que el gran Roger visite la Argentina estando activo y nadie quiere perdérselo. La capacidad del estadio será de 15.750 espectadores y, a esta altura, las localidades disponibles son escasas (topshow.com.ar). "Estoy seguro de que serán días inolvidables", se ilusiona Fígoli. El evento, además, marcará el regreso del tenis a un lugar simbólico para el tenis nacional, que cobijó numerosas series de la Copa Davis, pero la última fue en 2013, ante Francia, por los cuartos de final del Grupo Mundial. El estadio fue renovado (y techado) para los Juegos Olímpicos de la Juventud. Por eso, dependiendo de las condiciones climáticas del miércoles, los organizadores podrán optar porque el espectáculo sea al aire libre o bajo techo.

La agenda de Federer estará muy comprimida. Se están evaluando algunas acciones sociales en la Ciudad, pero todavía no hay confirmaciones al respecto. De hecho, en un principio se pensaba en una rápida visita a algún punto turístico del país (en 2012, por ejemplo, fue a las Cataratas del Iguazú), pero quedaría descartada por falta de tiempo. Sí se anunció que el suizo y el tandilense brindarán una conferencia de prensa ese mismo lunes, a partir de las 14, en el Hotel Hilton Buenos Aires, en Puerto Madero. Esa primera jornada, en el salón Pacífico del mismo hotel, Federer será el gran protagonista de una cena exclusiva para aquellos que hayan comprado el ticket VIP llamado "Roger Experience". El ganador de 103 títulos se acomodará en un escenario que tendrá las mesas a su alrededor y, durante aproximadamente una hora, repasará anécdotas y momentos de su longeva y exitosa carrera. Aquellos que participen de ese momento, disfrutarán de un gran abanico gastronómico. Según pudo conocer LA NACIÓN, el menú consistirá en mozzarella burrata, jamón serrano y salmorejo (de entrada), ternera braseada acompañada de hongos Portobello y Toffe de batata (como plato principal), y tres variedades de postres (domo de chocolate, cremoso de gianduja y sorbete de naranja).

Esa misma noche, probablemente, Federer y su equipo volarán hacia Santiago de Chile, donde el martes jugará una exhibición con Zverev, en el Movistar Arena (las entradas ya están agotadas). El miércoles por la mañana, el helvético regresará a Buenos Aires. El predio del Parque Roca se abrirá a las 11, pero la apertura del estadio será a las 15.45. Como previa del partido entre Federer y Del Potro habrá una clínica de tenis, moderada por Daniel Orsanic (el capitán del equipo argentino campeón de la Copa Davis 2016) y en la que participarán chicos de distintas edades y escuelitas. Federer y Del Potro también estarán presentes, claro, y además de pelotear con los chicos presentes, explicarán algunas cuestiones técnicas. A las 17 se realizará una ceremonia de presentación. Y el comienzo de la exhibición será a las 18, con el objetivo de que todavía haya luz natural cuando termine (en 2012, cuando ambos tenistas se enfrentaron en dos oportunidades en Tigre, los partidos fueron por la noche).

Si bien se tratará de una exhibición, será una buena oportunidad para ver cómo responder Del Potro. El exnúmero 3 del mundo vivió una temporada amarga, en la que jugó pocos partidos por una fractura en la rótula derecha. El ganador del US Open 2009 fue operado en junio pasado en Barcelona y, su último partido en el circuito fue ese mismo mes, ante el canadiense Denis Shapovalov, sobre el césped de Queen's. En las últimas semanas publicó videos en sus redes sociales en los que aparecía entrenándose en canchas de polvo de ladrillo, la superficie menos dañina para sus rodillas (la exhibición será sobre cancha dura). Del Potro eguirá de pretemporada hasta decidir si actúa en la gira por Oceanía en enero de 2020 o si regresa directamente a mediados de febrero, en Delray Beach (EE.UU.). Siete veces venció el argentino, de 31 años, a Federer, en los 25 desafíos oficiales entre ambos. ¿El último partido? En la final del Masters 1000 de Indian Wells 2018 y Del Potro se impuso por 6-4, 6-7 (8) y 7-6 (2).

A lo largo de la historia, la Argentina recibió a numerosos jugadores/as que llegaron al número 1 del mundo en forma profesional. Por partidos oficiales o exhibiciones, algunos de los cracks del mundo del tenis que jugaron en el país fueron Bjorn Borg, Ivan Lendl, John McEnroe, Rafael Nadal, Andre Agassi, Pete Sampras, Novak Djokovic, Martina Navratilova, Steffi Graf, Lleyton Hewitt y Billie Jean King, entre otros. Federer se sumó a ese listado de notables en 2012. Pero para satisfacción de sus grandes fanáticos en el país, brillará de nuevo.

Qué leer a continuación