El drama tras el robo del lote de 40 Satisfyer en una tienda de Alicante

Yahoo Noticias

Hace unos días saltaba la noticia de la prensa local a la nacional de un robo un tanto particular sufrido en una tienda de Callosa de Segura, en Alicante. Las cámaras de seguridad captaron a una mujer que, en un descuido de los dependientes del comercio, se llevó una caja que contenía 40 unidades de Satisfyer. Poco después se supo que había regalado varios de ellos entre sus vecinas y en un club de masajes. Ahora, días después de aquello, el periodista Nacho Abad ha relatado para El Confidencial el drama personal que se esconde tras este robo al descuido.

La Guardia Civil la identificó por las cámaras de seguridad y acudió a su domicilio. (Foto: Getty Images)
La Guardia Civil la identificó por las cámaras de seguridad y acudió a su domicilio. (Foto: Getty Images)

Abad, que ha hablado con la madre de la acusada de haber sustraído el lote de estos vibradores femeninos, relata que la acusada, de 40 años, no sabía lo que se estaba llevando en aquel momento y que al descubrir lo que había en la caja fue cuando los repartió. A su casa, donde vive con su madre, llegó con la mitad de la mercancía y ella se lo confiscó con intención de devolverlo al día siguiente al cuartel de la Guardia Civil. No le dio tiempo ya que antes de eso los agentes se personaron en su puerta para informarle de lo que había ocurrido.

Vanessa, la protagonista de este hurto valorado en 2.000 euros, está diagnosticada de esquizofrenia paranoide desde los 17 años. Ahora, con 40 y una hija de 20 años que se tuvo que ir de casa según relata El Confidencial por lo insostenible de la situación, su historia trágica ha visto la luz. Cuenta su madre que hace lo que puede para ocuparse de su hija, pero que con su pensión no le da para mucho y su hija cobra 365 euros.

Hasta hace solo unos años conseguían salir adelante a duras penas y con ayuda de los servicios sociales, pero de un tiempo a esta parte la situación se ha complicado. “Ella lleva su tratamiento, su psiquiatra, su medicación todos los meses, pero de dos años para acá se me ha metido en las drogas”, cuenta su madre, que poco puede hacer para sacarla del pozo si no la inhabilitan. La ingresa y a los dos días se marcha del centro de rehabilitación sin que nadie pueda hacer nada.

Además, la situación en casa es complicada. “Me roba, tengo cerraduras por todas las puertas para que no me quite más. El otro día se llevó el aire acondicionado valorado en 500 euros, gracias a Dios lo he recuperado. Lo estoy pasando muy mal. Esta mañana me ha soltado un guantazo. Por las noches tengo que dormir encerrada, bajo llave, porque tengo miedo a que me haga algo”, señala Lola, quien quiere dejar claro que cuando su hija está bien es buena persona, “pero cuando mezcla la droga, el alcohol y la medicación es una bomba de relojería".

El robo del otro día en este comercio de Callosa de Segura no era el primero en el local. Llevaba varios días que pasaba por allí y en cualquier descuido se llevaba algo, pero como era tan poco el valor de los sustraído no se hacía nada. Hasta que se llevó la caja sin conocer su contenido y que el valor era de unos 2.000 euros. Y, por si no tuviesen bastante con esta acusación, a Lola le ha llegado una multa de 720 euros porque la Guardia Civil le dio el alto y le encontró dos dosis de droga encima.

Desesperada y sin saber qué hacer, lo único que espera esta madre alicantina es que la publicidad que ha tenido el robo de los Satisfyer les beneficie de algún modo y por fin inhabiliten a su hija para poder internarla y que comience su rehabilitación.

Más historias que te pueden interesar:


Qué leer a continuación