River - San Lorenzo, por la Copa de la Liga: el Ciclón ganó 2-1 con goles de Uvita Fernández y Elías y se metió en el G4 de la Zona 1

Christian Leblebidjian
·5  min de lectura
Uvita Fernández (16) sale festejando su gol para San Lorenzo en el Monumental; lo sigue a la distancia Oscar Romero 

COPA DE LA LIGA PROFESIONAL.
RIVER PLATE VS SAN LORENZO DE ALMAGRO.
FESTEJO DEL GOL DE NICOLAS FERNANDEZ DE SAN LORENZO.
MAURO ALFIERI

San Lorenzo dio un gran golpe en el Monumental. Venció a River 2-1 y se metió entre los cuatro primeros de la Zona 1 de la Copa de la Liga Profesional, que inició la cuenta regresiva en las fechas finales hacia la etapa de eliminación directa. El Millonario buscaba ganar para confirmar su buen presente en el certamen local y apropiarse del liderazgo del grupo por la derrota de Colón ante Racing. Pero el Ciclón aprovechó sus momentos durante el partido y terminó imponiéndose por los goles de Uvita Fernández y Jalil Elías; Federico Girotti descontó para el local. También vale destacar la figura de Sebastián Torrico, clave con varias atajadas.

El encuentro comenzó emotivo, de ida y vuelta: San Lorenzo tuvo una chance clara en un derechazo de Uvita Fernández que se fue cruzado y ancho. River respondió con la proyección de los laterales Gonzalo Montiel y Fabrizio Angileri y un cabezazo de Julián Álvarez que se fue desviado.

El 1-0 de Uvita Fernández

Se jugó de un área al otra, aunque la posesión fue para River 68% a 32%: Borré (habilitado) no pudo controlar bien un gran pase de Alvarez que pudo ser más peligroso de lo que resultó para Torrico y al minuto siguiente Armani apareció fiel a su estilo para taparle un mano a mano a Uvita Fernández, tras una diagonal del ex Defensa y Justicia luego de una muy buena habilitación de Oscar Romero. Antes, el que había tenido una salvada heroica fue Montiel, con un cruce salvador ante un remate de zurda de Romero que llevaba destino de red. Cualquier similitud con la trabada de Javier Mascherano ante Arjen Robben en el partido con Holanda de Brasil 2014, puede ser válida.

El 2-0 de Jalil Elías

Otra ‘foto’ del Mundial 2014

Se veía venir y vino. A los 15 minutos, Uvita Fernández no perdonó: aprovechó un error de Enzo Pérez (dio un pase de cabeza hacia atrás sin darse cuenta de que estaba un rival cerca de Armani) y Fernández, tras controlar con el pecho, definió muy bien. El Ciclón daba el golpe y la imagen parecía retrotraerse al cabezazo hacia atrás de Toni Kroos en la final del Mundial de 2014, chance que luego desperdiciaría Gonzalo Higuaín para el seleccionado argentino de Alejandro Sabella.

Angel Romero presiona sobre Milton Casco, una escena del partido entre River y San Lorenzo, por la Copa de la Liga
MAURO ALFIERI


Angel Romero presiona sobre Milton Casco, una escena del partido entre River y San Lorenzo, por la Copa de la Liga (MAURO ALFIERI/)

Disconforme, Marcelo Gallardo aprovechó la lesión de Angileri (dolor en su espalda) para modificar las características del equipo a los 24 minutos del primer tiempo y hacer una movida más ofensiva: Casco pasó como lateral izquierdo e ingresó Jorge Carrascal como enganche en el esquema 4-1-3-2. Enzo Pérez como volante tapón y tres habilidosos (Palavecino-Carrascal-De la Cruz) para generar situaciones con Julián Álvarez y Borré.

Sebastián Torrico, que había vuelto a la titularidad ante Huachipato, por la Copa Sudamericana, volvió a destacarse en el Monumental con dos grandes atajadas ante Santos Borré. De la Cruz era el mediocampista más peligroso, con pases y remates. Un disparo suyo se fue desviado por milímetros. También tuvo el empate Paulo Díaz, con un cabezazo, tras un córner lanzado por Alvarez. Y Héctor Martínez, con otro cabezazo desviado, luego de otro envío pasado de Alvarez.

El descuento de Girotti

El plan de Dabove fue dejar de lado los esquemas 4-3-3 o 4-2-3-1 de los últimos partidos para intentar bloquear el ancho del equipo millonario con un 4-4-2 que tenía en el doble 5 a Jalil Elías y Diego Torito Rodríguez, y en ataque (más adelantados) a Uvita Fernández y Angel Romero; por fuera, Oscar Romero y Juan Ramírez. Esa posición de Oscar, para jugar con perfil invertido de afuera hacia adentro, es en la cual el volante paraguayo se siente cómodo para lanzar esos pases “pinchados” que tanto daño pueden hacerles a las defensas adversarias. No lo pudo realizar muchas veces, pero las que sí le generó preocupaciones al fondo de River.

Agustín Palavecino avanza ante la marca de Donatti

COPA DE LA LIGA PROFESIONAL.
RIVER PLATE VS SAN LORENZO DE ALMAGRO.
MAURO ALFIERI


Agustín Palavecino avanza ante la marca de Donatti COPA DE LA LIGA PROFESIONAL. RIVER PLATE VS SAN LORENZO DE ALMAGRO. (MAURO ALFIERI/)

La segunda etapa comenzó como finalizó la primera: con un River avasallante y atacando con muchos futbolistas. Yendo por fuera y generando desdoblamientos y centros, no paró de fabricar córners: tuvo 11 en 50 minutos de juego (en total River tuvo 15 tiros de esquina).

Pero San Lorenzo seguía aferrado a su libreto: esperaba agrupado y trataba de salir de contraataque: y así anotó el 2-0, a los 6 minutos del segundo tiempo: recuperó Rodríguez en el centro, se lució Uvita Fernández con un giro y descargó rápido para un desborde de Angel Romero por la izquierda, que el N° 11 finalizó con un centro rasante que no fue conectado por Uvita Fernández pero sí por un Jalil Elías que tuvo el mérito de respaldar la jugada: el ex Godoy Cruz definió como un centrodelantero.

Mantuvo el plan San Lorenzo y cada pérdida en salida de River fue una invitación a terminar en el área millonaria. Troyansky, no bien reemplazó a Uvita Fernández, tuvo el tercero con una corrida y un zurdazo cruzado.

COPA DE LA LIGA PROFESIONAL.
RIVER PLATE VS SAN LORENZO DE ALMAGRO.
MAURO ALFIERI


COPA DE LA LIGA PROFESIONAL. RIVER PLATE VS SAN LORENZO DE ALMAGRO. (MAURO ALFIERI/)

Gallardo les pedía a sus jugadores que no se den los pases por hacer, que generen antes los espacios y afinen la puntería sobre todo en los primeros pases, en la salida. Y el entrenador buscó alternativas con los ingresos de Federico Girotti y José Paradela por Alvarez y Palavecino. A las triangulaciones había que sumarle más centros.

La noche parecía guionada para el Ciclón cuando, a los 23 minutos, Torrico apareció en toda su dimensión para taparle otro mano a mano a De la Cruz. Pero a los 30 descontó Girotti de arremetida, con un gol de goleador, tras recibir un centro desde la derecha del incansable Montiel.

Dabove tomó nota del descuento y reforzó la defensa para los minutos finales: Bruno Pittón por Juan Ramírez y Siro Rosané por Angel Romero: pasó a defender con línea de cinco en un esquema 5-3-2. Pero cada centro de River igual era peligro de gol: un envío con derecha de Paradela fue cabeceado por Girotti (nuevamente) y la pelota dio en el travesaño.

San Lorenzo terminó aguantando el resultado y River... chocando contra su desesperación y la falta de eficacia.