River - Nacional, otro examen por la Copa Libertadores: ¿cómo hará Gallardo para reemplazar a Enzo Pérez?

·4  min de lectura

Es una prueba de fuego. Uno de esos momentos especiales que River lo toma como motivación, como una inyección anímica. Marcelo Gallardo siempre lo dejó en claro: él, su cuerpo técnico y su plantel se alimentan de la adrenalina. Necesitan atravesar situaciones para poder apostar nuevas fichas y fijar una cima a alcanzar en el corto plazo. Y la Copa Libertadores, con todas sus rarezas en una edición extraña e impensada, le vuelve a ofrecer un panorama ideal: Nacional aparece en el camino para jugar los cuartos de final. Todo comienza esta noche en Avellaneda y se definirá el próximo jueves en Montevideo, pero la serie se empezó a jugar hace rato.

Los últimos cinco triunfos de River en la Copa Diego Maradona le otorgaron a Gallardo una tranquilidad: tiene diferentes opciones de recambio en el banco que le pueden dar respuestas en caso de necesitarlas. Y en la previa del partido frente a los uruguayos ya se vio obligado a mirar hacia el costado. Enzo Pérez no podrá estar disponible tras dar positivo de Covid-19 el martes pasado (al igual que los colaboradores Facundo Greco y Fabián Robledo del cuerpo técnico) y está aislado sin saber cuándo podrá volver a jugar. Debido a eso, se decidió cancelar la concentración habitual en el Hotel Faena y todos los integrantes de la delegación pasaron la noche en sus casas como medida preventiva para evitar contagios masivos.

Con la obligación de modificar el equipo, el DT apostaría por Leonardo Ponzio, el gran capitán de 38 años que tuvo convincentes actuaciones en los cuatro partidos que jugó como titular en el ámbito local sin ser reemplazado. Aunque solo suma 120 minutos en la Libertadores a lo largo de cinco encuentros, tiene todo para ganarse su lugar y se trataría de su segundo partido desde el arranque en la Copa, tras jugar en el debut en Ecuador en la derrota 3-0 con Liga de Quito.

Copa Libertadores: así está la llave con los equipos argentinos hacia el título

No hay nombres ni apellidos que tengan un puesto asegurado con Gallardo. Esa es otra de las máximas del ciclo del DT. El presente y los rendimientos dominan la escena para configurar la estructura del equipo. Por eso, aunque todo parece indicar que repetirá el equipo con el 3-3-2-2 que jugó frente a Athletico Paranaense con el único cambio de Ponzio por Enzo Pérez, la incógnita posiblemente se sostenga hasta horas antes del encuentro. ¿La otra alternativa? Romper con la línea de tres centrales, regresar al 4-3-3 o al 4-3-1-2 y optar por el ingreso de Bruno Zuculini, Santiago Sosa o Julián Álvarez, otras tres cartas con buenas tareas en el torneo local, en lugar de Robert Rojas.

A pesar de que no habló en conferencia de prensa durante la semana, antes de medirse con Athletico Paranaense en Brasil el DT dejó un concepto que hoy se vuelve a reflotar: "Las alternativas del equipo prefiero reservarlas para no darle una posibilidad al rival, pero tengo diferentes posibilidades. Analizo todo el contexto, lo global, no solo el inicio. Muchas veces uno se queda con el armado del equipo o cómo plantea inicialmente. Pero después hay que evaluar todo lo que puede llegar a pasar durante estos 90 minutos. Nosotros no tenemos problemas en jugar con diferentes sistemas, porque la idea es la misma: no ceder el protagonismo y que los rivales no nos condicionen a través del juego. La idea no cambia más allá de los sistemas de juego".

Enfrente estará Nacional, un rival más que especial para Gallardo: allí, entre 2011 y 2012, terminó su carrera como jugador como campeón y comenzó su etapa de entrenador, también como campeón. El Bolso superó en octavos de final a Independiente del Valle por penales tras dos empates 0-0 en Quito y Montevideo y alcanzó esa instancia tras cuatro años sin conseguirlo.

Siendo un rival aguerrido, duro y directo, que tiene como figura absoluta a su arquero Sergio Rochet y referente al delantero argentino Gonzalo Bergessio, vive una situación particular: es dirigido por el interino Jorge Giordano, quien era el director deportivo y asumió a pedido del presidente José Decurnex tras la renuncia de Gustavo Munúa luego de perder la final del Torneo Apertura frente a Rentistas a mediados de octubre.

"Detallista, meticuloso e intenso", lo definen a Giordano en Uruguay. Y la misma prueba de fuego que tendrá el River de Gallardo también la tendrá Nacional, que apuesta a dar el gran batacazo. Dos históricos de la Libertadores se enfrentan en Cuartos de Final después de verse por última vez las caras en la Fase de Grupos de 2005. Quince años atrás, el Muñeco marcó un gol en el Monumental para un triunfo por 1-0. Ahora, busca dar otro golpe.