River. Marcelo Gallardo y el debate sobre el nuevo campo de juego: ¿favorece o perjudica al equipo?

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Vista general del Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti antes de un partido entre River Plate y Colón como parte del Torneo 2021 de la Liga Profesional de Fútbol el 18 de julio de 2021 en Buenos Aires, Argentina
Marcelo Endelli

La caída inaugural de River en el Torneo 2021 de la Liga Profesional con Colón volvió a poner sobre la mesa un reiterado debate: ¿el novedoso campo de juego del Monumental favorece o perjudica al equipo de Marcelo Gallardo? Con números más favorables de visitante que de local, la pregunta se reitera constantemente entre los hinchas, los programas de debate y las redes sociales. Pero, al margen del proceso de adaptación, la situación va más allá de la superficie: los problemas que River acarrea son futbolísticos y parecen tener poco que ver con el césped, la pelota o el drenaje.

Gallardo y una estadística perdedora en la historia de River que causa sorpresa

Según pudo saber LA NACION, dentro del plantel no se escuchan referencias acerca del nuevo campo de juego, más allá de que ven una diferencia, motivo por el cual Gallardo dispone prácticas en el Monumental para seguir acostumbrando a sus futbolistas. Además, en el club afirman que el entrenador está conforme, que el cuerpo técnico define cuánto y cómo regar la cancha y que la pelota corre según los parámetros que se buscan, aún en los días de lluvia como frente a Argentinos Juniors en la Copa Libertadores -se vio agua superficial en la hoja del césped por las gotas finas de la garúa, pero no hubo charcos ni llegó el agua a la tierra como para activar el drenaje-.

Miguel Ángel Torren y Matías Suárez en el partido de la semana pasada por la Copa Libertadores; se nota el agua acumulada en el campo de juego, aunque no llovió torrencialmente
AFP


Miguel Ángel Torren y Matías Suárez en el partido de la semana pasada por la Copa Libertadores; se nota el agua acumulada en el campo de juego, aunque no llovió torrencialmente (AFP/)

“Nos llevamos bien con el césped. Ya no hay excusas. Estamos entrenando, nos estamos acostumbrando y no puede ser una excusa, vienen equipos que nos hacen un partido como el de Colón y nos ganan. No juega un rol importante”, explicó Javier Pinola en la TV. Además, sin ir más lejos, Gallardo nunca se expresó públicamente para quejarse, tal como lo ha hecho antes cuando el Monumental tenía pozos y desniveles. Al contrario, tanto en febrero como en abril, elogió las condiciones: “Está perfecto para jugar, tenemos que agarrarle la mano. Hay que ir adaptándose, pisándolo, porque es diferente. Es cuestión de tiempo. No creo que haya un jugador al que no le guste jugar en un buen campo de juego”.

Lucas Pratto se fue de River: de tocar el cielo con las manos ante Boca en Madrid a irse libre

Desde febrero, y tras una obra que duró más de seis meses con una inversión de 200 millones de pesos, el Monumental tiene un campo de arena con un césped híbrido de última generación con calefacción y enfriamiento, una nueva modalidad de drenaje y un sistema de aireación al nivel de los estadios más importantes del fútbol europeo. Todo se hizo bajo el control del Muñeco, que hace tiempo exigía tener un campo de juego estable, sostenible y rápido para desarrollar su fútbol dinámico y agresivo.

Vista general del Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti antes de un partido entre River Plate y Colón como parte del Torneo 2021 de la Liga Profesional de Fútbol el 18 de julio de 2021 en Buenos Aires, Argentina.
Marcelo Endelli


Vista general del Estadio Monumental Antonio Vespucio Liberti antes de un partido entre River Plate y Colón como parte del Torneo 2021 de la Liga Profesional de Fútbol el 18 de julio de 2021 en Buenos Aires, Argentina. (Marcelo Endelli/)

Pero, más allá de los cambios, River no pudo aprovecharlo: el equipo arrastra deficiencias marcadas en la defensa y el ataque. Por un lado, no logra orden y equilibrio en el retroceso, en la pelota parada y en los posicionamientos de la línea de fondo cuando el rival le maneja la pelota. Así, es habitual que el equipo quede mal parado o desordenado y que los rivales le hagan goles fáciles o rápidos. Por otro lado, no es lo suficientemente efectivo para transformar en goles todo lo que genera. La ecuación es simple. River necesita mejorar para ser confiable. Y Gallardo lo sabe.

Desde que se estrenó el nuevo campo el 20 de febrero de 2021 con el 3-0 a Rosario Central en la pasada Copa de la Liga Profesional, disputó 11 partidos allí con cinco éxitos, dos empates, cuatro caídas y 18 goles a favor y 14 en contra, logrando una efectividad del 51,5% . En cambio, fuera de Núñez, entre visitante y neutral, jugó otros 12 encuentros con cinco triunfos, seis empates y una sola derrota. Es decir, una efectividad superior del 58,3%.

El gol de Goez para Colón ante River en el Monumental, por el Torneo 2021; son muchos los puntos que el equipo de Gallardo pierde como local
Mauro Alfieri


El gol de Goez para Colón ante River en el Monumental, por el Torneo 2021; son muchos los puntos que el equipo de Gallardo pierde como local (Mauro Alfieri/)

“El del miércoles será el tercer partido y vamos a estar más sueltos. Somos un equipo que si estamos siete puntos podemos hacer daño. Pero también hay que estar más concentrados y defender mejor, porque nos llegan poco y nos convierten”, dijo el Muñeco luego de la caída con Colón. Y el concepto ya lo había reforzado tras el empate 1-1 con Argentinos: “Nos falta ser eficaces. Hay que aprovechar las situaciones que se generen. Tuvimos varias y ellos fueron eficaces en la que tuvieron. La eficacia es la clave de la llave”.

Pero la situación actual es una continuación. Hasta el cambio en el césped, los números eran casi iguales. En las últimas tres competencias locales, a River siempre le fue mejor como visitante. En la Copa Diego Maradona 2020, en la que hizo de local en Independiente por las reformas, ganó cuatro partidos y empató uno fuera de casa, con una efectividad del 86,67%. En cambio, fuera de Avellaneda, se impuso en tres, igualó uno y cayó en dos (55,56%).

Copa Libertadores.
River Plate vs Argentinos Juniors.
Marcelo Gallardo DT de River.
Mauro Alfieri


Copa Libertadores. River Plate vs Argentinos Juniors. Marcelo Gallardo DT de River. (Mauro Alfieri/)

En la Superliga 2019/2020, River logró 17 puntos de 33 posibles como local con cinco victorias, dos empates y cuatro caídas, con una efectividad del 51,5%, tal como la actual. Así, la diferencia la hizo de visitante, sacando 30 de 36 posibles con nueve éxitos y tres igualdades y una efectividad del 83,3%. Más atrás en el tiempo, en la Superliga 2018/2019, sacó 22 de 36 puntos posibles como visitante (61,11%) y 23 de 39 como local (58,97%), ya sin tanta distancia.

En otro inicio irregular de temporada, algo que también ya se volvió una habitualidad, River entiende que el campo de juego de su estadio no es el problema. Y sabe que necesita reaccionar y ofrecer una versión superadora si desea seguir con vida en la Copa Libertadores.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.