River-Depro: el jugador que "en su interior" hizo un gol y la fila para pedir autógrafos por la ventana

LA NACION
·5  min de lectura

Fue la noche con la que todos los futbolistas y los hinchas de Defensores de Pronunciamiento soñaron, pero que quizá no terminó de la manera que esperaban. El Florencio Sola de Banfield fue el escenario del triunfo 4 a 0 de River sobre el equipo entrerriano, por los 32 avos de final de la Copa Argentina. El partido tuvo polémicas que perjudicaron a los futbolistas del humilde equipo perdedor, pero también tuvo gestos de grandeza por parte de los integrantes del poderoso, de la mano de Marcelo Gallardo y de todo River para con sus rivales, que fueron protagonistas de una noche que no hubieran querido que se termine nunca.

River y una goleada sin maquillaje: más allá de los cuatro goles, necesita reforzarse

River abrió el partido con un gol de Matías Suárez a los 15 del primer tiempo. Y a la media hora de juego, se dio la primera situación de controversial de la noche. Milton Alves convirtió lo que era el empate parcial para Depro. Festejó, pero el árbitro asistente Duilio Montello levantó su banderín y anuló la conquista del equipo del Federal A. La repetición demostró que Pinola habilitaba al zaguero goleador. Sergio Chitero, entrenador de Depro, protestó la decisión de la terna arbitral.

Al finalizar el juego, Alvez habló sobre esa jugada puntual y contó cómo la vivió: "Era más que un gol, ya que era el primer gol de Defensores ante River. Nosotros habíamos trabajado la jugada donde el primero entraba para distraer. Nos salió bien y cuando me di vuelta lo vi al línea levantando la mano. Delfino me dijo que me calmara, y yo le dije 'entendeme a mí'. Luego hablé con el juez de línea y le dije: 'No me podés levantar la bandera'. Y me respondió: 'Pero si yo no le anulé, fue el árbitro'. 'Dale, lavate las manos', le dije'", explicó el defensor que, sobre el gol que no fue, aseguró: "El día de mañana voy a contar la verdad. En mi interior fue gol y se lo hice a River".

Más tarde, el Millonario pudo imponer su jerarquía en el campo de juego. Julián Álvarez, Fabrizio Angileri y Federico Girotti ampliaron la ventaja para River y pusieron el marcador 4 a 0. Cuando restaban cinco para el final, si bien el partido estaba liquidado se dio la segunda polémica del partido. Armani desvió un centro desde la izquierda y en la jugada forcejeó con Alvez abajo del arco. Delfino en principio marcó penal, pero luego se retractó de la medida porque el juez de línea le dijo que no fue falta. Esta situación generó más bronca en los jugadores del Depro.

El resumen de la goleada de River

El defensor del Depro Milton también habló sobre ese momento del partido:"Yo siento el golpe de Armani. Delfino cobra el penal y el línea le dijo que no fue falta. El penal lo iba a patear yo. En la semana habíamos practicado penales y anduve bien, los dos que pateé los convertí. Le dije a Delfino: '¿Por qué no nos das el penal?' Me dijo que el línea le indicó que no fue falta". Pero al concluir, se manifestó feliz sobre la posibilidad de haber jugado contra River: "Igual estamos contentos. Siempre soñamos con esta posibilidad. Antes del partido sabíamos que veníamos con responsabilidad. Era la primera vez que el club juega en esta instancia. El planteo salió tal cual lo pidió el técnico y tuvimos errores, pero ahora ya estamos pensamos en la pretemporada", cerró.

Una vez que Germán Delfino terminó el partido, se vivieron situaciones muy emotivas dentro del campo de juego. Lo primero que hicieron los jugadores del Depro fue ir en busca de Marcelo Gallardo. Todos quisieron un saludo suyo y una foto con el entrenador del Millonario que con gran amabilidad aceptó sus requerimientos.

El gesto de Gallardo con los jugadores del Depro

En la noche del sur, todos los futbolistas del Depro no quisieron perderse ninguna oportunidad. Una de los momentos más lindos que se pudo ver fue una foto entre los futbolistas de los dos planteles. Además, los jugadores del conjunto entrerriano aprovecharon para sacarse fotos de manera individual con los jugadores de River.

Por último, la promesa del Presidente Rodolfo D'Onofrio se llevó a cabo. Todas las camisetas del Millonario fueron entregadas en una caja a sus rivales y una vez que el plantel de Marcelo Gallardo ya se encontraba en el vestuario, los jugadores y el cuerpo técnico de Defensores pidieron que fueran autografiadas. Se acercaron a la ventana del vestuario de River, hicieron una fila y vieron cómo los jugadores de River se acercaban a cumplirles el deseo. Y se volvieron a casa con las firmas...

Estas son las historias que permite la Copa Argentina, que un equipo del interior profundo pueda medirse ante uno de los poderosos del país. Además, que después de todo queden imágenes inolvidables para equipos como Defensores de Pronunciamiento, el pueblo de casi 3 mil habitantes que siempre soñó con vivir algo así y pudo hacerlo realidad.