River cerró el mejor año del ciclo Gallardo

Aunque 2017 quedará asociado con la eliminación de la Copa Libertadores, en estos 12 meses el Millonario consiguió su mayor efectividad con el Muñeco.

Frente al Decano, el Millonario dejó atrás aunque sea una parte del dolor que significó la eliminación de la Copa Libertadores contra Lanús, recuperó la confianza tras los bajísimos rendimientos recientes en el torneo local y continuó con la sana tradición de ganar al menos un título por año desde que llegó Marcelo Gallardo. El 2017 es el mejor año del ciclo del Muñeco.

Resulta extraña una afirmación tan tajante, cuando el Millonario atraviesa su primera crisis futbolística seria desde la llegada del entrenador y tuvo en 2015 su momento más glorioso, pero los números no mienten: hasta aquí, en los 47 partidos que disputó en 2017, River sumó 27 victorias, 9 empates y 11 derrotas, para una efectividad del 63,8% de los puntos, una cifra ampliamente superior a la que había obtenido en los dos años calendario completos en que tuvo a su actual DT.

En aquel glorioso 2015 donde ganó la Libertadores, la Suruga Bank y la Recopa Sudamericana, llegó a la final del Mundial de Clubes y a las semifinales de la Sudamericana, la eficacia fue del 53,80% (25 triunfos, 17 igualdades y 15 caídas), la peor de todo el ciclo. En el 2016 en que repitió el título de la Recopa y ganó el primer título local de la era Gallardo en la Copa Argentina, el porcentaje de puntos obtenidos fue del 55,07% ( 21 victorias, 13 empates y 12 derrotas).

Las cifras de este 2017 se explican principalmente por tres motivos: el andar arrollador en la Copa Argentina (ganó seis de seis), la muy buena segunda mitad del campeonato 2016/17 (sumó 10 victorias, cuatro empates y sólo dos caídas) y el cómodo andar de la fase de grupos de la Copa Libertadores (cuatro triunfos y apenas un empate y una derrota). Sin embargo, estas estadísticas están aún muy lejos de lo que consiguió River en el primer semestre del Muñeco como entrenador: en aquella segunda mitad de 2014 en la que ganó la Copa Sudamericana y fue subcampeón de Racing en el torneo local, obtuvo un impresionante 70,83% de los puntos, producto de 19 triunfos, 11 igualdades y sólo 2 derrotas.