El ridículo de Barça y Atlético en el mercado de fichajes da valor a la gestión deportiva del Real Madrid

Yahoo Deportes

El gran triunfador del mercado de invierno en España ha sido... el Real Madrid. Con carácter retroactivo, eso sí. Es llamativo ver cómo se han desarrollado los acontecimientos para considerar que el que sale mejor parado es un equipo que ni ha fichado nada ni lo ha intentado.

Decíamos antes que con carácter retroactivo porque el éxito de ahora viene de lo que sucedió en verano, una planificación que fue puesta en dudas por muchos -el firmante no se libra- y que se ha demostrado que fue la adecuada. No se ficharon estrellas: ni llegó Mbappé (porque no se pudo, eso sí), ni Neymar. Ni tampoco Pogba. Pese a que ese era el deseo del técnico, se tuvo cabeza para no dejarse una millonada (no menos de un centenar) en un jugador de cabeza dispersa y de rendimiento irregular.

Llegaron jugadores de complemento, como Mendy, que han acabado siendo claves. También apuestas de futuro que no pueden tener mejor pinta, caso de Rodrygo. Y futbolistas que aportan cuando salen y tienen pinta de ir a más, como Militao. Hay dudas con otros, como Jovic, pero el rendimiento general es tan satisfactorio que no es necesario ir a la desesperada en el siempre caro y complicado mercado invernal. Y se confío en Valverde, del que pocos esperaban un rendimiento tan brutal.

Florentino Pérez y Josep Maria Bartomeu, dos gestores muy distintos (REUTERS/Albert Gea)
Florentino Pérez y Josep Maria Bartomeu, dos gestores muy distintos (REUTERS/Albert Gea)

La situación madridista mejora al observar lo que están haciendo los dos grandes adversarios, que han rivalizado en ver cuál de los dos hacía más el ridículo. Por un lado tenemos al Barça, en descomposición aun cuando iba líder de la Liga. Se ha dedicado a tantear a estrellas de otros equipos sin tener un duro y con ofertas entre humillantes e irrisorias. 'Me dejas a tu mejor jugador unos meses y si no me convence su rendimiento, en verano te lo devuelvo'. Normal que ni el Valencia, cuyos dirigentes estaban desesperados por vender para sacar beneficio económico (lo único que le interesa a Lim) haya picado. Al final han soltado un 'pues no fichamos nada' como si hubiera sido decisión suya, como un trabajador mileurista que sale del concesionario de Mercedes diciendo que pasa de comprarse un coche alemán, que no son para tanto.

El caso del Atleti no es tan sangrante, pues se puede entender que no quisieran pagar cierto dinero por un jugador que acaba contrato en junio. Pero lo peor ha sido el desenlace final, optar por Carrasco, un jugador ni es lo que se necesita y que además salió hace dos años por la puerta de atrás hacia un retiro dorado en China.

Viendo el sainete protagonizado por ambos, la visión madridista no puede ser otra que la de dar las gracias. Florentino, al lado de Bartomeu y Cerezo, es una bendición.

Otras historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación