Ricardo Centurión: "En Boca terminás de entrenar y tenés que guardarte bajo siete llaves"

Goal.com Latam

Cuando era un nene y vivía en Villa Luján, un barrio humilde ubicado cerca del Cementerio de Avellaneda, provincia de Buenos Aires, Ricardo Centurión no tenía ni el reloj importado, ni el último smartphone, ni el auto de alta gama. Ninguna marca ofrecía vestirlo y, cuando no había nada para poner en la mesa en su casa tras la trágica muerte de su papá Luis, a sus 5 años, el único lugar que le abría las puertas era un comedor cercano.

"Yo me crié en una villa en la que salís y tenés todo al alcance de la mano y después me tocó un club como Boca", le dice Centu a Goal y, casi sin darse cuenta, resume su vida.

"Cuando llegué a Boca no tenía los pies donde los tenía que tener y afuera no me cuidaba mucho. Igualmente yo no podía hacer más nada, como sentarme en un restaurant o ir a un shopping. Era totalmente apuntado, cualquiera venía a tratar de sacar rédito de los cinco minutos esos. Pienso y digo que son clubes que terminás de entrenar y te tenés que guardar bajo siete llaves . Más como está todo hoy. Todo gira alrededor del fútbol”.

-Pero fuiste protagonista de muchos episodios por mala conducta

-Sí, fue verdad. Pero si lo del choque (embistió a otros vehículos provocando un choque en cadena y se fue del lugar) le pasa al de la esquina de mi casa no pasa nada, pero me pasó a mí. Yo no había jugado ni un partido del campeonato con Boca y mi apellido estaba en todos los canales. La gente ve lo que dicen de mí y debe pensar "este pibe vive de joda" , pero los que me conocen saben cómo soy, cómo trabajo y cómo me dedico día a día. En ese sentido nadie puede decir nada de mí, yo no escuché a uno solo que diga que me entreno mal.

En el año que estuvo en Boca, Ricky protagonizó un choque en cadena y se dio a la fuga, después se filtraron fotos suyas desnudo en la concentración del Xeneize, otras imágenes portando armas, se conoció un video de un hotel en el que se lo ve intentando pelearse mientras estaba de pretemporada, fue denunciado por su expareja por violencia de género y tuvo un encontronazo en un boliche la noche anterior a renovar su vínculo con el club de la Ribera.

"Poniéndome en el lugar de Boca, fueron un montón de cosas que hicieron que esa sea la gota que rebalsara el vaso. El año que estuve en Boca fueron un montón de cosas que yo me hago cargo, la dejaba picando para que el periodismo la empuje , fueron muy duros conmigo. Ese finde yo salgo y esa, con las otras cagadas que me mandé, no fue nada. Pero todos al otro día hablaban de eso. El presidente llega de otro país para hacer la compra y otra vez yo en los medios no por lo futbolístico sino por lo extra. Yo no podía decir nada y después actué de caliente. Al tiempo me di cuenta y me arrepentí que estuve mal . Pero ya pasó, me hago cargo, me hice cargo de que yo me fallé primero a mí mismo”, relata hoy sentado en la platea del Cilindro de Avellaneda y con la camiseta de la Academia, club que le dio otra oportunidad y al que, se nota, no quiere ofender al hablar de Boca.

Pero Boca lo atravesó, se nota cuando cuenta lo que vivió allí, y cambió el rumbo de su carrera, para bien y para mal. “Me hago cargo de los errores que cometí y acá en Racing trato de equivocarme lo menos posible porque al final sos un ser humano y todos nos equivocamos, pero trato de mantener cierta línea porque los chicos de abajo ya te miran con otros ojos y quiero cambiar la imagen que tienen de mí”.

Ricardo Centurion Racing 090318
Ricardo Centurion Racing 090318

-¿De qué manera podrías cambiar el perfil?

-El primer paso es saber reconocer que uno se equivocó, el segundo es corregirlo y, cuando estás por cometer algo, decir no, acostumbrarse a decir no . En nuestra carrera las tentaciones son fáciles, las tenés en todos lados , más en Buenos Aires, y es muy difícil para un chico decir no. El primer paso es ese y yo lo estoy logrando.

El hijo de Beatriz y Luis recibió el amor de sus padres, de su abuela Yaya y de sus hermanas Evelyn y Mayra, pero también muchos límites: no hay, no tenemos, no podemos, no alcanza. Hoy, a los 25 años, cuenta que la única manera de alejarse de los escándalos y poder cambiar la "mala imagen" que, dice, la gente tiene de él es, paradójicamente, diciéndole que no a todo lo que deseaba cuando era adolescente . No a esa cerveza con amigos en un bar, no a ese boliche al que de chico no podía entrar porque no tenía la ropa adecuada y al que ahora lo invitan porque es jugador de un club grande de Primera. No a todo lo que, gracias al fútbol, se transformó en sí . "Es muy complicado, es muy difícil. Hablar es fácil, es facilísimo. Ese es el tema de un jugador de fútbol. Cuando te tocan muy rápido las cosas es más difícil decirles que no a las tentaciones", repite.

-¿Cuál fue tu último "no"?

-Hacer algo un día de semana a la noche, ir a comer una pizza y tomar una cerveza que después pasa a la segunda y a la tercera. Ese es el no difícil pero el que vale la pena porque después te vas a entrenar, entonces te vas a dormir. Un profesional tiene que ser así, ese es el "no" que uno tiene que decir en ese momento. "Vayan ustedes, yo me quedo, tengo que descansar". Y si de la otra parte te dicen que sos un ortiva ese no es tu amigo.

-En Europa estabas más tranquilo. ¿Por qué quisiste volver a Argentina?

-Valoré volver a mi nivel, lo necesitaba. No me fijé tanto en lo mal que la había pasado anteriormente porque siempre acá en Argentina me tocaron grupos excelentes y yo adentro del plantel no sufrí ni la pasé mal, siempre la pasé bien, pero después el afuera me jugó en contra. Sabía que Racing no me iba a traer esos problemas, lo sabía porque nací acá y sé cómo se maneja el periodismo acá en Racing entonces sabía que haciendo las cosas bien no iba a tener ningún problema.

-¿Cuánto influyó que tu novia sea hincha de Racing? 

-Fue a la primera que se lo comenté, pero la última decisión la tomo yo. Mi mamá es de Racing y mi hermana menor también. Se habló de los temas personales, de cómo me sentía yo, si estaba seguro. Terminé eligiendo con el corazón. Fue un conjunto de cosas, el presidente también, mi representante. Estábamos todos de acuerdo de que volviera, no teníamos dudas de que si hacía las cosas bien y me ponía físicamente bien iba a estar en este nivel.

Ricardo Centurion Genoa
Ricardo Centurion Genoa

-¿Por qué no se te dio este nivel en Genoa?

-Son muchas cosas. Cuando viajé por primera vez a Italia por el pasaporte me junté con el técnico (Ivan Juric) y me dijo que me quería. Viajé a Buenos Aires y acá se abre lo de Boca y yo le había dado mi palabra al técnico de Genoa, entonces era lo normal que se sintiera defraudado. Depositó su confianza en mí y yo me incliné para venir a Buenos Aires. Se cayó lo de acá y me tocó volver, pero de la mano dirigencial. Entonces ya quedé marginado, no nos llevábamos bien.

-¿Lo entendiste al técnico?

-Sí, en parte porque tampoco es que tenía adelante mío a Cristiano Ronaldo. Son cosas que pasan que te dejan de aprendizaje que cuando tenés la posibilidad de ser titular no tenés que soltarla. Yo entrenaba día a día para jugar, para estar, pero sabía que no me tenía en cuenta, que no era prioridad para el técnico y es difícil mantener la cabeza fría y no calentarse, ir a entrenar sabiendo que el fin de semana no vas a poder jugar. No me gusta ser jugador de entrenamiento , no tengo que demostrarle nada a nadie si no superarme yo, esa es mi idea. Yo ya demostré hasta dónde puedo llegar por mis condiciones. Estuve en Europa por algo, nadie te regala nada. Aunque sea darme cuatro o cinco partidos y, si no estaba en mi nivel, darle la derecha al técnico. Pero no tuve oportunidades.

-Después de todo lo que relatás, ¿era posible que volvieras a Boca este año?

-No, por eso, yo no podía volver a Boca. Era un caramelo, era un dulce para un nene. Cualquier cosa que hiciera o moviera iba a sufrir mi mamá, iba a sufrir la gente que tenía al lado. No quería más llegar a mi casa y ver a mi mamá llorando. Porque uno está hecho para esto, pero a una madre o a una abuela que toda la vida consumieron TV cómo les decís que apaguen la tele, es imposible. Ya no podía volver.

-A Lautaro Martínez lo quiso Boca. ¿Le recomendarías jugar en un club así?

-Nosotros los futbolistas nos conocemos casi todos, uno sabe lo que mueven Boca y River. Acá no hay secretos. A Lautaro no le puedo decir nada, es un pibe que estando acá en Racing no hace nada, no te sale a comer una pizza, nada. Él sí es un jugador para estar ahí porque él sí se va a mantener en su realidad, en su eje.

-¿Por qué Lautaro sí y vos no?

-Eso es la vida. Lautaro no tuvo el mismo crecimiento o la vivencias que tuve yo. Lauta no vio cosas que vi yo. El viene de un papá y una mamá que le dieron otros valores y con esto no quiero decir que mi mamá no me dio valores. Pero yo me crié en una villa en la que salís y tenés todo al alcance y después te toca jugar en un club como Boca.

Centu se da cuenta de que otra vez está hablando del Xeneize.  Entiende que eso puede “enojar al hincha de Racing”, pero asume el riesgo: “Tenés que responder si te preguntan. Yo a Racing lo quiero mucho, no tengo dudas de que estoy totalmente enfocado en Racing. Lo quiero como a un hermano porque estuvo al lado mío siempre y tranquilamente me podría haber cerrado las puertas después de mi paso con Boca pero, al contrario, fue el primer club que me recibió con los brazos abiertos". 

-Pero sos hincha de Boca.

-Siento amor por el escudo y por la camiseta por mi papá y por mi hermana. La gente de Racing sabe que soy hincha de Boca, pero eso no quiere decir que mañana me toque jugar contra Boca y tire la pelota al córner.  Voy a ser el primero que quiera hacerle un gol a Boca y que el equipo gane porque para eso me contrataron. Tengo mucho hambre de gloria, necesito ganar cosas, sumar títulos. 

A pesar de eso, admite que será difícil volver a conquistar a los fanáticos de la Academia : "Obviamente que no me van a ovacionar, tienen un cierto remordimiento conmigo por el paso que di por Boca, pero yo tengo 25 años, no vine de última. Existió la posibilidad de volver a Boca pero de este lado (Racing) hubo más peso, más interés conmigo".

Ricardo Centurion Racing
Ricardo Centurion Racing
Lautaro Martinez Ricardo Centurion Racing
Lautaro Martinez Ricardo Centurion Racing

LAUTARO MARTÍNEZ, TEVEZ Y LA SELECCIÓN ARGENTINA.

-¿Le dijiste algo a Lautaro cuando Tevez se refirió a su nivel y a sus posibilidades en el Mundial ?

-Lauta no le da bola a esas cosas, es un pibe que ni hay que decírselo porque es capaz de sacarte cagando, en el buen sentido. A él no hay que decirle nada, hay que dejarlo que duerma bien y que haga tres o cuatro goles . Le toca la Selección bien merecido y nosotros acompañándolo porque, si le va bien a él nos va bien a nosotros.

-¿Es un jugador para Inter?

-Mal no le va a ir. Seguro le va a costar la adaptación, pero no es lo mismo ir a un club chico que un club grande. Debe ser increíble jugar en Inter, la va a romper.

Los que la rompen, dice, son Messi y Di María, uno de los referentes en su puesto, aunque reciba duras críticas por su desempeño en la Selección. "Cuestionan a Messi, es increíble. Qué puedo decir de Di María y esos jugadores. Yo estoy agradecido porque son argentinos, porque triunfaron. Un poco mi arrepentimiento es no poder hacerlo como lo hicieron ellos. Yo estoy agradecido que nos llevaron a una final del mundo, que nos llevaron arriba aunque no tuvieron la suerte de hacernos ganar algo. Como colega estoy agradecido".

-¿Es una meta para jugar en Europa?

-No, no es que cierro la puerta pero un veedor de Milan o Inter no va a venir a buscar a un jugador de 25 años.

-Pero Sampaoli habló de vos después de verte jugar.

-Lo viene a ver a Lautaro y a mí me ve de rebote, ja. Ojalá, pero es lejano. Sé que todavía mi techo no lo alcancé, tengo mucho para dar, veremos...

Qué leer a continuación